:::: MENU ::::

22 de febrero de 2021

  • 22.2.21
Los montillanos Rafael Mesa y Miguel Arce han participado en la jura de los nuevos inspectores de la Policía Nacional en la provincia de Córdoba como parte de la trigésimo segunda promoción de la Escala de Ejecutiva, compuesta por 393 nuevos agentes, que tras haber superado el periodo de formación se incorporarán en breve a sus destinos por toda España.


Con motivo de la COVID-19, este año no se ha celebrado el acto habitual de jura a nivel central en la Escuela Nacional de Policía en Ávila, siendo sustituido por actos descentralizados en todas aquellas provincias donde los inspectores se encontraban destinados.

Concretamente en Córdoba, el acto tuvo lugar en la Subdelegación del Gobierno de España, donde juraron o prometieron el cargo cinco agentes, en un acto presidido por la subdelegada del Gobierno de España, Rafaela Valenzuela Jiménez, y del comisario jefe provincial, Carlos Enrique Serra Uribe. Al mismo también asistieron familiares de los nuevos inspectores de policía, acompañándoles en este momento.

Estos cinco inspectores, son los primeros de un total de 13 inspectores que se incorporaran a lo largo de las próximas semanas, y que han sido destinados a Córdoba, para ejercer sus funciones de dirección y mando en la diversas unidades y grupos de la Comisaría Provincial.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

  • 22.2.21
El Centro de Información a la Mujer (CIM) Campiña Sur ha puesto en marcha su programa de actividades para conmemorar el Día Internacional de la Mujer que, este año, estará marcado por la situación sanitaria. Por ello, desde la Mancomunidad se ha apostado por talleres en formato telemático, además de diferentes concursos dirigidos a los más jóvenes, para concienciar sobre igualdad.


La presidenta del ente comarcal, Francisca Carmona, ha indicado a este respecto que “el CIM continúa manteniendo activos todos los mecanismos de información, asesoramiento, apoyo psicológico, sensibilización y dinamización, porque la situación de pandemia que estamos viviendo no puede impedir que sigamos sacando a la luz los logros conseguidos en pro de la igualdad, así como nuestro compromiso en seguir luchando por el equilibrio de género”.

Carmona ha manifestado que “estamos garantizando todos los servicios a las mujeres de nuestra comarca, intentando conseguir que la vida cotidiana funcione pese a los riesgos sanitarios y, esto, es un reto colectivo pero, para las mujeres en particular, está suponiendo más contribución y menos igualdad”.

En este sentido, la presidenta de la Entidad supramunicipal ha explicado que desde el CIM se han elaborado una serie de talleres y actividades, fundamentalmente de carácter virtual, como por ejemplo, el taller ¿Por qué me siento vacía?, que va a estar dirigido a mujeres, en general, que por alguna circunstancia se sientan “vacías”, solas emocionalmente o sin autorrealización personal. Por su parte, el taller ¿Qué nos aporta el feminismo?, está dirigido a representantes de asociaciones de mujeres, así como la población en general.

Además, se va a continuar con el Club de Lectura que, durante el mes de marzo, va a estar dedicado a la reflexión del papel de los hombres y las mujeres en la construcción de una sociedad más igualitaria; y se va a ofrecer un Concurso Tik ToK sobre igualdad y corresponsabilidad, dirigido al alumnado de ESO y Bachillerato de los IES de la comarca.

Finalmente, se va a desarrollar un Curso sobre manejo plataformas digitales, dirigido a las asociaciones de mujeres, para que aprendan a utilizarlas como herramienta de dinamización y trabajo en la asociación; y se va a llevar a cabo y una recopilación de poesía y relatos escritos por mujeres de los municipios que conforman la Mancomunidad, para editarla en formato digital y visualizar el trabajo de las mismas en este campo.

Para poder inscribirse a cualquiera de las diferentes actividades propuestas por el Centro de Información a la Mujer Campiña Sur pueden ponerse en contacto a través del teléfono 957 37 51 58, mediante Whatsapp en el 687 42 99 93 o por correo electrónico en cim@campisur.es.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 22.2.21
Según afirma un estudio de la Federación Andaluza de Asociaciones de Máquinas Recreativas, Salones y Ocio (Anmare), 265.000 personas de Andalucía jugaron en casinos online en 2018, por lo que está demostrado que los juegos de azar atraen a un amplio público en el sur del país. Sin embargo, no todos los usuarios conocen a la perfección el funcionamiento de dichas plataformas, pues aunque tienen similitudes con los casinos tradicionales, también tienen notables diferencias que se acentúan con el paso del tiempo. Por ello, seguidamente comentaremos algunos de los aspectos más relevantes del tema.


Los mismos juegos con distinta dinámica

En primer lugar, cabe decir que los títulos de los casinos en línea funcionan de distinta manera. Por ejemplo, si entramos en el portal de betfair ruleta, tendremos la oportunidad de jugar al clásico juego de la ruleta de distintas maneras, ya sea escogiendo su modalidad francesa, la europea o Quantum Roulette. En cambio, en un casino físico lo más probable es que solo encontremos una de ellas. Por esa razón, es imprescindible conocer las diferencias de cada tipo de ruleta, tal y como el número total de casillas. Además, aquellos que prefieran vivir la emoción del juego en directo, también pueden hacerlo en línea con la Ruleta Betfair o la Ruleta Relámpago de la misma plataforma.

Por otro lado, mientras que en un casino tradicional debemos esperar nuestro turno para jugar a las tragaperras, la versión online de éstas permite que todos los usuarios que lo deseen jueguen a la vez. Asimismo, en una sola plataforma podemos encontrar un centenar de juegos, así que es más sencillo escoger una que nos agrade. No obstante, algunas de las slots digitales pueden ser más complicadas que las tradicionales, por lo que es conveniente aprender sus reglas antes de jugar. Un ejemplo es el título The X-Files, que se inspira en la famosa serie de misterio que podría volver con un tono más cómico próximamente. Si queremos aprovechar su potencial, debemos saber que tiene 20 líneas de premios y 5 rodillos.


De igual manera, en dicha máquina se activarán una serie de bonos, mientras que en otras serán ligeramente distintos. En el caso de Terminator Genisys, la slot basada en la franquicia que tendrá un nuevo videojuego para PlayStation 5, no optaremos por los mismos combos, ya que el juego dispone de 25 líneas de pago y cinco carretes, y por ende tendremos más combinaciones ganadoras. Si preferimos otro título como el conocido blackjack, deberemos tener en cuenta también sus distintas variantes, dado que las reglas cambian de forma sutil.

Finalmente, es relevante saber que los casinos online disponen de varias ofertas para nuevos usuarios, así que es posible jugar gratuitamente un tiempo determinado. La mayoría de ellos también disponen de un excelente servicio de atención al cliente, por lo que puedes consultar cualquier duda o problema con facilidad. En conclusión, los casinos en línea y los tradicionales no son completamente distintos, pero es aconsejable conocer las diferencias para poder aprovechar al máximo las ventajas de los portales online.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

21 de febrero de 2021

  • 21.2.21
La Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque ha elegido el Nobleza del Andaluzia de Gonzalo Argote de Molina como protagonista de El Libro del Mes, un proyecto puesto en marcha el pasado mes de abril –coincidiendo con la celebración del Día Internacional del Libro– con el objetivo de dar a conocer, a través de la página web de la entidad, aspectos singulares de algunos de sus títulos más selectos o extraños.


La elección de este título coincidiendo con la celebración del Día de Andalucía el próximo domingo, pone de manifiesto el cuantioso y singular fondo documental de la Fundación, tanto de impresos como de piezas manuscritas, cuyo contenido está relacionado con la historia local de numerosos pueblos y ciudades de España, y más concretamente de Andalucía.

"Aprovechando que en el mes de febrero celebramos el Día de Andalucía, entendemos que es momento oportuno para acercar uno de estos libros primordiales en los que encontramos ese necesario punto de partida que nos permite conocer algunos aspectos históricos que han contribuido a moldear las ciudades de nuestra comunidad autónoma", indica la directora de la Biblioteca-Fundación, Elena Bellido, sobre esta obra del siglo XVI.

Según confiesa Gonzalo Argote de Molina en las páginas preliminares de Nobleza del Andaluzia, fue Felipe II quien dispuso que redactara esta obra, con el propósito de «escrevir el principio de la fundación de la ciudades, villas y lugares de Andaluzia, y la sucession de los Linajes nobles, que las poblaron». Sin duda, se trataba de una magna composición que, para proceder a su redacción, el autor habría de contar con una reconocida trayectoria humanística, así como del suficiente crédito para que el mismo Monarca le solicitara semejante encargo.

El plan que estaba previsto para dar forma y contenido a la obra abarcaba, inicialmente, el estudio histórico de las ciudades y villas, «desde sus principios», de los tres reinos que conformaban la geografía andaluza anteriormente a la incorporación del territorio granadino en 1492: Córdoba, Jaén y Sevilla, además de incluir un estudio genealógico de los principales linajes nobiliarios asentados en estos lugares.

Sin embargo, Argote de Molina solo llegó a ver la luz una primera parte del trabajo completo, dedicado al reino de Jaén, en el que se incluyen los dos primeros libros de los cuatro proyectados. De este modo, las partes correspondientes a Córdoba y Sevilla nunca se dieron a la imprenta, ni consta que Argote las terminara.

Nobleza del Andaluzia fue la obra a la que Argote de Molina dedicó un mayor esfuerzo, tiempo y preparación de cuantas compuso, también la más divulgada pues no se limitó a tomar datos recogidos en crónicas que le precedieron, sino que se preocupó por obtener mejor información en otras fuentes documentales, procediendo a un hábil contraste. De este modo, su “metodología” y resultados obtenidos le valieron el crédito de historiador responsable, convirtiendo sus escritos y apuntes en fuentes para la historiografía posterior.

Una obra de referencia de la que la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque cuenta con un ejemplar de la primera edición, junto a una reimpresión datada en 1867 que incluye el retrato que Francisco Pacheco dedicó a Gonzalo Argote de Molina.

REDACCIÓN /ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 21.2.21
FACUA Andalucía critica que el vídeo que ha lanzado la Junta para conmemorar el próximo Día de Andalucía, que se celebra el 28 de febrero, obvie cualquier elemento propio de la identidad andaluza al no utilizar el acento y lengua propios de la comunidad, además de recurrir a imágenes de archivo compradas en Internet.


En el vídeo, publicado el pasado 16 de febrero, pueden verse distintas imágenes sobre las que se recita parte del himno oficial de la comunidad autónoma. Sin embargo, la voz lo hace en un lenguaje neutro, sin utilizar la lengua y acentos propios andaluces, y se recurre a imágenes de archivo compradas en bancos genéricos de Internet, "por lo que las personas que aparecen en ella ni siquiera deben ser andaluzas".

Como han denunciado diferentes usuarios, algunas de estas imágenes ni siquiera pertenecen a zonas de Andalucía, sino que son de otras partes del mundo. Tampoco aparece por ninguna parte la bandera de la comunidad, sólo el logo de la Junta al finalizar el vídeo.

En este sentido, la federación lamenta que la Junta diluya la identidad andaluza y a la propia Andalucía en un vídeo realizado expresamente para conmemorar el Día de Andalucía, sin utilizar ni uno sólo de los elementos que caracterizan a la comunidad autónoma. Salvo por el uso del himno, advierte FACUA Andalucía, este vídeo podría servir perfectamente para cualquier otra región, al ser tan genérico.

De igual forma, FACUA Andalucía indica que no se pueden obviar los elementos identitarios andaluces -la propia geografía de la comunidad, la imagen de sus municipios y las particularidades propias de la lengua andaluza, entre otros- en una promoción del Día de Andalucía. No tiene sentido celebrar la fiesta de la comunidad vaciándola del contenido propio y particular de Andalucía.

Así, la federación considera que la Junta ha perdido la oportunidad de utilizar esta campaña para potenciar la imagen de la comunidad tanto entre los propios andaluces como fuera de la región. En un momento en que la crisis económica derivada del covid-19 está perjudicando gravemente la salud del turismo andaluz, no se entiende que no se aproveche este vídeo para promocionar Andalucía y buscar así una mejoría de uno de los motores económicos de la comunidad.

FACUA Andalucía, por tanto, espera que la Junta recapacite y rectifique su campaña para realizar una promoción del Día de Andalucía que potencie la identidad andaluza, permita a los andaluces reflejarse en ella y muestre con orgullo las particularidades que hacen única a la comunidad autónoma.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL




  • 21.2.21
“Tengo un cuaderno nuevo y no sé en qué gastarlo. Es invierno, ya ha oscurecido, hace mucho frío y afuera resuena el temporal. Yo me he arrimado a este cuaderno como el mendigo al calorcillo de la lumbre. Por el momento no sé qué escribir, es cierto, pero eso importa poco”.


Así comienza el nuevo relato de Luis Landero, que lleva por título el mismo que he utilizado para este artículo: El huerto de Emerson. Un relato que es más bien la incursión por una senda que no se ha planificado de antemano y cuyo suelo va emergiendo a medida que el escritor se adentra en los recuerdos que atesora en su lúcida memoria.

Han transcurrido casi treinta y dos años desde que viera la luz su primera novela, Juegos de la edad tardía, una inmensa obra que nos sorprendió a todos, tanto que recibió los mayores parabienes al ser aclamada en el año siguiente, 1990, con el Premio de la Crítica y el Premio Nacional de Narrativa.

En mi caso, dado que conozco a Luis desde que éramos pequeños, ya que habíamos nacido en Alburquerque, teníamos la misma edad y vivíamos muy cerca el uno del otro en la calle Calzada (la que se ve en la fotografía de la portada y que asciende hacia el castillo del pueblo, justo al lado del Llano del Pilar, territorio mágico de nuestros juegos infantiles), cuando tuve noticias de esta publicación inmediatamente fui a comprarla.

Estaba editada por la prestigiosa editorial Tusquets, lo que era garantía de la calidad del trabajo que comenzaría a leer. Decir que quedé de inmediato prendado es quedarme corto. Ante mí tenía unas páginas escritas con verdadera maestría.

Las leía muy despacio, como hay que hacerlo con todo lo que publica Luis Landero, pues la belleza que se desprendía de su prosa suponía sumergirme en una novela cuyos protagonistas, no sé por qué, me hacían recordar a los de Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes.

“Una mañana de octubre de 2016 fui a visitar la tumba de mis padres. Siempre habíamos ido juntos, mi madre y yo, y ella era la que se conocía el camino y me lo iba indicando con frases breves y precisas: “A la izquierda”, “Todo derecho”, “Métete por aquí”. Pero ahora mi madre había muerto y por primera vez fui solo, con la atolondrada convicción de que, recordando sus palabras, guiado por ella, por su voz aún reciente, encontraría finalmente el camino. Pero no”.

No es excesivamente prolífico el autor de este conjunto de capítulos, cada uno con su propia denominación: “Tiempo de vendimia”, “El viento en la vela”, “Un hombre sin oficio…”, que se articulan hasta completar un imaginario huerto, digno del filósofo estadounidense Ralph Waldo Emerson, al que hace referencia en el título del libro.

Sus libros, al igual que el artesano que elabora con mimo su pieza sin importarle el tiempo que le dedica, aparecen con cierta regularidad. De este modo, sus fieles seguidores siempre tendrán entre sus manos esas páginas tan deseadas que las irán desgranando lentamente, de modo que al final cerrarán el volumen con la esperanza de que no tardarán demasiado en citarse de nuevo con el autor al que admiran.

Bien es cierto que su anterior y aclamada novela, La lluvia fina, había sido publicada hacía poco, en 2019, es decir, algo más de un año para que viera la luz este relato íntimo y emotivo. Y digo relato, ya que en este caso no es una novela que tenga la intensidad de La lluvia fina, puesto que ahora el autor navega por sus recuerdos, teniendo en cuenta que no solo son los que lo retrotraen a las experiencias vividas, sino también a las lecturas y a los escritores que acuden libremente a la cita de sus evocaciones.


“Cuando yo era niño y llegué a Madrid, ¡qué tiempos aquellos!, había mucho que ver, y más para mí que venía de un pueblo donde no había más maravillas que las que venían de los cuentos que nos contaban a los niños. Aquella época fue irrepetible, como todas las épocas, y la gente y los sucesos de entonces no volverán ya nunca, y morirán cuando ya nadie los recuerde”.

Para alguien cuyos escritos se encuentran con frecuencia impregnados de los posos dejados por el tiempo, especialmente los imborrables de la infancia, necesita tener una fértil memoria o que alguien acuda en su ayuda para que le actualice relatos o vivencias que se escondieron en un rincón del camino transitado.

Sería el propio Luis el que me traería al presente, la primera vez que nos encontramos en Alburquerque al cabo de muchos años de no vernos, la imagen que guardaba de mí, paseando por la calle del pueblo con un camaleón al hombro.

Lo había olvidado totalmente. Y si no fuera por él, todo aquello habría quedado sepultado o muerto en el recuerdo, pues no tengo ninguna fotografía que me actualizara la pequeña aventura nacida de la estancia en un campamento de Chipiona, lugar en el que compré un camaleón para traérmelo a mi pueblo y pasearme todo contento con él (debo apuntar que por aquel tiempo no era la especie protegida que es hoy; aunque, pensándolo bien, en aquellos años del franquismo no creo que hubiera muchas especies protegidas).

“¿Y de mis autores más queridos, a los que vengo leyendo y leyendo desde hace tantos años? ¿Qué podría decir yo de Cervantes, de Kafka, de Shakespeare, de Dickens, de Faulkner, de Conrad, de Chéjov, de Borges, de Quevedo…? Apenas nada. Ni siquiera me he parado a pensar en ello. Alguna vez, por cierto, he contado que soy lector, escritor y profesor, por este orden cronológico, y que no siempre esas tres personas coinciden en sus criterios, gustos e intereses”.

Tengo que advertir que este relato, esta narración o estos quince capítulos engarzados como las cuentas de un collar, de modo que cada pieza tiene valor por sí misma, ha nacido de la imperiosa necesidad del autor de hablar, a su manera, de sí mismo, de sus recuerdos, de sus reflexiones, de sus dudas e incertidumbres.

Son esas dudas e incertidumbres que asoman y nos inquietan cuando las Parcas sobrevuelan a nuestro lado, o cuando lo han hecho de manera imprevista y despiadada, de forma que rompen el destino que habíamos imaginado para nosotros o para quienes queremos, quebrándonos por dentro y dejándonos lejos de la felicidad que nos regalaron en la infancia.

Y si En el balcón de invierno nos acercaba a sus recuerdos más preciados, en esta ocasión vuelve con su muy cuidada prosa a invitarnos a que le acompañemos en esta senda incierta en la que comenzó en esa noche fría de invierno.

“Pero, si aun así, tú hacías la última pregunta, o en sus tiempos Miguel o Félix Lope, ¿cuál es el mejor sitio para esconderse de la muerte?, ya no te contestaba nadie, ya todos habían vuelto a sus pensamientos insoldables, los ojos hipnotizados por el chisporroteo de la lumbre. Solo la vieja a la que nadie conoce y por la que nadie pregunta tiene en el rostro la sombra dorada de una sonrisa imperceptible. Así fue siempre, durante siglos, cuando en las casas la gente se reunía toda junta al fuego”.

Así se cierra, con estas interrogantes, el último trabajo de Luis Landero. A fin de cuentas, yo no desvelo ningún inquietante o inesperado final que hubiera que silenciar, dado que no nos encontramos en una novela al uso. En todo caso, es un relato en cuyo fondo bulle la inquietud que ahora asalta a su autor (la que a todos en algún momento nos asalta): “¿A dónde irán todos nuestros recuerdos, todas nuestras vivencias, todos nuestros ensueños, todas nuestras ilusiones, cuando las Parcas hayan decidido dejar de hilar y, cínicamente, nos avisen con sus risas burlonas de que el hilo de nuestras vidas se les ha acabado?”.

AURELIANO SÁINZ
  • 21.2.21
La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha confirmado hoy 120 nuevos casos positivos por coronavirus en la provincia de Córdoba en las últimas 24 horas. De este modo, el número total de afectados en toda la provincia asciende a 42.528, de los que 3.609 han estado ingresados en algún centro hospitalario –428 de ellos en alguna Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)–. La provincia registra además 818 fallecidos por covid-19 (uno más que ayer) y cuenta ya con 28.961 personas que habrían superado la infección (39 más que ayer).


Actualmente, 188 pacientes confirmados con covid-19 permanecen ingresados en los hospitales cordobeses, 62 de ellos ingresados en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). La Comunidad Autónoma, por su parte, contabiliza oficialmente a 468.412 personas afectadas por coronavirus (1.220 más que ayer) y 8.088 fallecidos (39 más en las últimas 24 horas). Según la Junta, el número de personas curadas se sitúa hoy en el conjunto de Andalucía en 307.356 (1.566 más que ayer).

Asimismo, según ha informado la Consejería de Salud y Familias, la campaña de vacunación frente al covid-19 a 20 de febrero ha alcanzado a un total de 602.489 personas, de las que 173.561 han recibido una primera vacuna, mientras que 214.464 han completado el proceso de vacunación con dos dosis.

Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía no actualiza durante los fines de semana el estudio pormenorizado que ofrece en colaboración con el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, por lo que hasta el lunes no será posible ofrecer esta información con más detalle. En cualquier caso, los datos –se pueden consultar a través de este enlace– "no se corresponden realmente con las cifras que se registran en estos momentos", según sostienen diversas fuentes oficiales.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 21.2.21
La Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir (ASAG), que gestiona el Hospital de Montilla, deberá abonar a su personal el complemento de domingos y festivos, y de turnicidad durante las vacaciones. El Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia que ya fue emitida por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, tras la demanda interpuesta por el Sindicato de Enfermería (SATSE), desestimando así el recurso de casación interpuesto por la Agencia.


Así, este fallo contra el que no cabe recurso alguno, reconoce el derecho de los trabajadores a percibir durante las vacaciones el complemento por trabajar en domingos y festivos y el complemento de turnicidad, en el promedio que en el convenio colectivo se establece para la nocturnidad y el complemento de guardias en vacaciones, en función de la media aritmética de las cantidades percibidas por sendos conceptos en el semestre anterior.

De esta manera, con esta sentencia firme del Tribunal Supremo, la Agencia estará obligada a que se compute en las retribuciones correspondientes a las vacaciones anuales de los trabajadores, además de los conceptos ya tenidos en cuenta y que se vienen abonando actualmente, el complemento por trabajar en domingos y festivos y el complemento de turnicidad, cuando éstos se perciban de manera habitual.

SATSE recuerda que el ámbito del conflicto se extiende aproximadamente a unos 1.700 trabajadores distribuidos en los siete centros hospitalarios que la Agencia gestiona en toda Andalucía, res de ellos –Hospital de Montilla, HARE Puente Genil y HARE Valle del Guadiato y Peñarroya– en la provincia de Córdoba.

"Estos trabajadores se encontraban en una situación discriminatoria en cuanto a derechos laborales pues se trata de un complemento que ya se viene abonando al personal de otras Agencias Públicas, como la de Poniente", señala el Sindicato de Enfermería en un comunicado.

Por ello, SATSE se congratula de esta sentencia que ha resultado favorable y que reconoce al fin este derecho a los profesionales de la ASAG, y recuerda que continúa a la espera de que la empresa también reconozca el solape de jornada, tal y como ha sido acordado, así como la carrera profesional al personal eventual.

A este respecto, puntualiza SATSE, ya son múltiples las sentencias ganadas, por lo que se asegura que desde la organización sindical se continuará luchando para que al personal de la Agencia se le reconozcan todos los derechos laborales que les corresponden, para lo que se tomarán las medidas que sean necesarias.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos