:::: MENU ::::

5 de junio de 2020

  • 5.6.20
La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha vuelto a declarar un conjunto de medidas cinegéticas "excepcionales" para controlar el incremento de las poblaciones de conejo silvestre y evitar así daños en cultivos e instalaciones agrícolas en zonas con presencia o alta densidad de ejemplares de Oryctolagus cuniculus, como es el caso de Montilla.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

La medida será de aplicación en veinte municipios de la provincia de Córdoba: Aguilar de la Frontera, Baena, Benamejí, Bujalance, Cabra, Cañete de las Torres, La Carlota, Castro del Río, Fernán Núñez, Guadalcázar, Iznájar, Lucena, Montalbán de Córdoba, Montilla, Monturque, Moriles, Puente Genil, La Rambla, Santaella y La Victoria. Asimismo, también afectarán a la localidad jiennense de Porcuna y a la ciudad sevillana de Dos Hermanas, entre otras muchas.

La resolución, publicada este miércoles en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), se aplicará hasta la finalización de la temporada de caza 2020-2021. A ella podrán acogerse los titulares de los cotos que tengan incluidos en sus planes técnicos de caza el control de los daños causado por el conejo silvestre y cuyos terrenos se localicen en algunos de los municipios afectados.

Las poblaciones de conejos de monte en Andalucía tienen, al igual que en otras regiones de España, una distribución tremendamente irregular presentando lugares con gran escasez de ejemplares junto a terrenos con excesiva densidad incluso en territorios contiguos. Allí donde presentan una alta densidad de ejemplares su presión sobre los recursos y la agricultura hacen que se puedan llegar a considerar plaga local por los efectos que producen.

La captura de conejos se podrá llevar a cabo en vivo con hurón y redes, y mediante capturadero durante toda la temporada cinegética. Cuando se realice con armas de fuego o con aves de cetrería, el periodo hábil se amplia desde el 30 de noviembre hasta el 25 de abril, siendo hábiles los jueves, sábados y domingos con arma de fuego y hasta el 26 de abril todos los días con ave de cetrería.

Para el empleo de perros, dicho periodo abarca desde el 30 de noviembre hasta el 7 de febrero. No obstante, las delegaciones territoriales competentes podrán autorizar excepcionalmente el empleo de otros medios de captura, de acuerdo con lo contemplado en la Ley de la Flora y la Fauna Silvestres.

Además, a lo largo del nuevo periodo hábil de caza del conejo, que en esta ocasión transcurre desde el 9 de agosto al 29 de noviembre, se aplicarán las medidas contempladas en los planes técnicos de caza, así como las fijadas en la Resolución de 5 de mayo de 2020 por la que se publican los periodos hábiles de caza para la temporada 2020- 2021 en el territorio de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Una cuestión a tener en cuenta es que se incorpora la posibilidad de trasladar los conejos dentro del propio coto cuando así esté contemplado en el Plan Técnico de caza y siempre que se produzca a lugares distanciados donde la especie no pueda causar daños. Igualmente, se ha incorporado la posibilidad de destinar los ejemplares al autoconsumo.

Cuando el destino de los conejos capturados sea para la repoblación de otros cotos, deberán adoptarse medidas preventivas, así como cumplir la normativa vigente en materia de sanidad animal, transporte y comercialización en vivo de especies cinegéticas.

El conejo silvestre es una especie clave de los ecosistemas mediterráneos, considerándose como el principal recurso trófico de muchas especies amenazadas y uno de los mejores indicadores biológicos del territorio.

Su amplia distribución histórica ha permitido, además, que la caza del mismo sea una de las actividades cinegéticas con mayor tradición en Andalucía y la pieza de caza menor más frecuentemente cobrada por los cazadores, lo que refrenda la importancia socieconómica y ambiental que juega esta especie en la región.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

4 de junio de 2020

  • 4.6.20
El Hospital Comarcal de Montilla ha puesto en marcha un servicio de cita previa para los pacientes que necesiten realizarse una analítica. El nuevo procedimiento permitirá programar la extracción de sangre, siempre que su proceso lo permita, y beneficiará diariamente a unos 320 usuarios en todos los centros que gestiona la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir (ASAG).



Para pedir cita, el usuario tendrá que hacerlo a través de Salud Responde, durante las 24 horas del día los siete días de la semana, usando dos vías: marcando el teléfono de Salud Responde (955 545 060) y contestando a una serie de sencillas preguntas (entre ellas, el código que incluye su documentación) o mediante una aplicación móvil.

"El Área Instrumental de Biotecnología, en colaboración con otros servicios, como el de Cita Previa, ha puesto en marcha este nuevo servicio que resulta muy útil para profesionales y pacientes, ya que ayudará a mejorar la atención que reciben las más de 320 personas que a diario acuden a estos ocho centros para realizarse su analítica", indican desde la ASAG.

Este sistema ya se viene utilizando con éxito en otros centros hospitalarios andaluces y permite optimizar la gestión de los flujos de asistencia, de forma que cada día pasen por este servicio el mismo número de personas y el tiempo de respuesta sea el mínimo posible, haciendo más accesible el sistema. Además, con motivo del Covid-19, este nuevo sistema va a ayudar a mantener la distancia social recomendada por las autoridades sanitarias y, con ello, la seguridad de los pacientes.

Hasta ahora, los usuarios procedentes de Consultas Externas o de su Centro de Salud acudían a demanda a las salas de toma de muestras hospitalarias. Este comportamiento generaba a veces y en determinadas horas un acceso masivo y, como consecuencia, malestar entre los pacientes y esperas en la atención.

En este sentido, la responsable del proyecto, la directora de Cuidado de Enfermería del Hospital Alto Guadalquivir, Lucrecia Sánchez, destaca que “ponemos en marcha este servicio, que se irá implantando de forma progresiva durante los próximos meses, para garantizar una atención ordenada, ágil y que mejorará el rendimiento y la organización del trabajo que se viene realizando desde los laboratorios de nuestros centros”.

¿Cómo funciona?

Para ordenar la atención, se han creado once códigos mediante los que se clasifican las diferentes pruebas analíticas. Cada código identifica a un centro hospitalario y a un tipo concreto de analítica. Cada Agenda concreta lleva asociado además un código numérico que la identifica de manera inequívoca.



Los códigos se entregarán impresos en el reverso de las peticiones de analítica que se entregarán al paciente, que simplemente tiene que llamar al teléfono 955 545 060 de Salud Responde o acceder a través de la app “Salud Responde” y facilitar el código según tipo de agenda y centro, para que se le facilite su cita.

La aplicación de Salud Responde es de descarga gratuita y está accesible para IOS y Android a través de este enlace o en la página web de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias y de la Consejería de Salud y Familias. Para inscribirse en la app de Salud Responde solo es necesario rellenar los datos personales e introducir el DNI y el número de la tarjeta sanitaria.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 4.6.20
La publicidad, como no podía ser de otra manera, rápidamente ha enlazado los anuncios a la situación que estamos viviendo. En la primera etapa, resumida en la cita "cuarentena", insistía en la reclusión en el ambiente familiar. Jugar mayores con los hijos para hacerles la situación más llevadera; cocinar buscando lo más agradable para todos, etcétera. Todos los anuncios iban inscritos en dicho ambiente y contaban con la comprensión, con la iniciativa del producto en venta. "Quédate en casa"; "juntos venceremos al virus"; "aplaude en el minuto fijado"...



Digamos que nos ofrecieron el día a día organizado de cara al exterior; digamos que aplaudir en un determinado momento del día, antes de que se esconda el sol, era un aliciente para quedarse algo tranquilo, para ventilar la cabeza cansada de ordenador o de móvil donde los “guasap” recorrían el cerebro como meandros disponiendo el camino y calmando nuestro deseo de volar por los vericuetos del día a día y, de paso, ventilábamos la casa al abrir ventanas para que dichos aplausos refrescaran el ambiente, que era una de las ideas alimentadoras de tal acción.

Era algo bonito en la medida que se agradecía la noble y generosa entrega de todo un conjunto de profesionales. Por otros vericuetos, por desgracia, se deslizaban los muertos que el “bichito” se había llevado en su último suspiro sin poder decirle adiós a la vida y a la familia. Todo se realiza desde el corazón y, en definitiva, la generosidad de los profesionales hace que podamos salir adelante.

La solidaridad juega a favor de todos nosotros, reforzando los mensajes oficiales de unos y otros. Pero siempre hay alguien que “mea fuera del tiesto”, sobre todo en el ámbito político. Pero eso es otro cantar que, de momento, es preferible dejarlo de lado. Vale más el esfuerzo de los profesionales.

El miedo que se ha infiltrado en el cuerpo a todo el personal es algo serio: el encierro es más coercitivo de lo que parecía, hasta el punto de silenciar los gritos que la fobia a la reclusión emitía nuestra conciencia –o nuestro deseo, si lo preferimos–.

Curiosidad para no perder de vista: al levantar el retiro y hacer el aislamiento algo más suave suspiramos pensando que ya no pasaba nada. Pero el ansia de salir, en muchos de los casos, vencía hasta cierto punto el posible equilibrio del sentido común. Pero…

El deporte gana terreno en todas partes. Por doquier surgen corredores exagerados que, necesitados de desentumecer la adormilada musculatura, van destilando arrobas de sudor. Las bicicletas y patinetes inundan espacios públicos a toda velocidad. Es lógico aunque no sea recomendable.

Deporte, gimnasia, actividad física, predominan por doquier. Las normas higiénicas prescritas contra el virus, poco a poco se van relegando. Mascarillas, guantes, distancia de seguridad se desvanecen por momentos. La alegría de volar cuasi libres emborracha nuestro organismo.

¡Viva la libertad…! Solo que estamos ante una libertad controlada, estamos ante un rato –“espacio de tiempo, especialmente cuando es corto” (sic)– que de por sí es fugaz y aún se nos hará más breve, dejándonos con el sabor a flor de piel. Diría que en lugar de sosegar ha potenciado aun más nuestra necesidad de correr, de saltar...

Vivo a muy corta distancia del cauce del río Turia, en Valencia, convertido desde hace tiempo en un entorno ajardinado y desde luego muy utilizado por el personal. En esos días de asueto, de preapertura, dicho cauce ha sido desbordado por una gran afluencia de personas.

Hasta aquí nada que decir, salvo que como espacio para la actividad deportiva y lúdica es muy valioso. Pero parece que la mayoría nos hemos desmelenado deportivamente. Deporte (correr, bicicleta, patinetes) y el helicóptero de Tráfico, auxiliado por drones, se ve obligado a dar vueltas por la zona, recordando por los altavoces que hay unas normas para esos momentos de expansión que son obligatorias para todos. Difícil cometido.

A veces el helicóptero se resiste a marchar y permanece casi quieto, colgado en el aire, avisando insistentemente en despejar el terreno y a la espera de que acuda un coche patrulla a la zona que intentará primero avisar y después multar. Que si quieres arroz… El personal remolonea como niños saturados de caprichos.

Esta perorata me lleva a recordar que amén del daño físico, económico, laboral en el que estamos metidos, se hace necesario educar a esos retoños que completan el grupo familiar. La escuela está cerrada pero la necesidad de educar, en el amplio sentido de la palabra, cobra valor dentro del hogar.

Dentro de casa –dicen– parece que en general hemos sido educadores atendiéndolos y enseñándoles cómo pueden divertirse; cómo compartir espacios y quehaceres; cómo organizar el tiempo. No deshagamos el trabajo realizado. Asumamos que la familia es –siempre lo ha sido– un pilar fundamental, la base primordial desde la que se puede ir creciendo como personas.

Si durante la cuarentena hemos educado compartiendo juegos, leyendo, ayudando en posibles deberes escolares, amén de colaborar al mantenimiento limpio y aseo del espacio familiar porque es parte de la responsabilidad personal lo que están haciendo…

Ahora que empezamos a salir del encierro se hace necesario continuar la labor y es ineludible dejar unas huellas relacionadas con algunos valores morales que les permitan crecer como personas respetuosas, generosas, colaboradoras, honradas, capaces de desechar la mentira que tanto daño genera.

¿Y los quinceañeros? Personalmente creo que han quedado en el “limbo de los justos”, es decir “sin enterarse de lo que ocurre” (sic). Me refiero a los jovencitos que son o deben ser responsables por ellos mismos frente a las razones del encierro, a posibles contagios.

Puede –no afirmo, insinúo– que son más propensos a escurrir el bulto a la hora de participar en las tareas hogareñas y desde luego, esto es un supuesto, más nerviosos y rebeldes ante la tardanza de libertad de movimientos. La posible clave de botellones y saraos varios celebrados en ciudades o pueblos son muestra clara de las ansias de volar y de la gravedad de dichos eventos. ¿Hay peligro? A mí no me llega.

Y nos propusieron –más bien sugirieron– los diversos lemas que adornaban la mesa de cada día con la publicidad adaptada al momento. Eran anuncios suaves y fáciles de captar: atended a los pequeños para que pudieran extraer de dicha situación todo el jugo posible.

Se crea así una infrautilización del virus, minimizando el miedo e intentando valorar el buen hacer sobre todo de los más pequeños, a pesar de lo amarga que es la situación. Resulta curioso cómo ellos nos dicen: "cuidado, papi o mami, no toques eso, lávate las manos, que el bichito no se ve pero sí está".

¿Había y hay peligro de contagio? No dudemos que sí. Cito textualmente dos lacónicos mensajes. Uno de Sanidad: “O nos separamos o volveremos juntos para atrás". Otro de una especialista de UCI: “Todavía no hemos vencido”.

Es decir, estamos rodeados por el virus que no ha desaparecido y puede contagiarnos en cualquier momento. De las barreras que pongamos cada uno de nosotros dependerá, en el mejor de los casos, chafarlo o caer en sus garras. La broma es facilona pero peligrosa. La actitud defensiva nos resguardará. Al menos, eso esperamos.

Cito una iniciativa sugerente e interesante alrededor de los pequeños y el confinamiento. Y es que los pediatras de Atención Primaria han publicado un cuento para implicar a los más pequeños en la lucha contra el malvado y feo Covid. El cuento, que se puede descargar en este enlace, termina con esta esperanzadora frase: “Los niños y la Pequepanda hemos salvado al mundo del malvado coronavirus”. Salgamos con sentido común.

PEPE CANTILLO
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 4.6.20
El Hospital Quirónsalud Córdoba ha comenzado a aplicar una técnica pionera y mínimamente invasiva para tratar la estenosis carotídea, que consiste en la implantación de un stent carotídeo con protección cerebral mediante inversión de flujo transcerebral, evitando embolias intraquirúrgicas, según ha explicado el jefe de servicio de Angiología y Cirugía Vascular, Manuel Sánchez Maestre.



El doctor Sánchez Maestre ha señalado que la estenosis carotídea consiste en el estrechamiento progresivo de la arteria carótida debido a la aterosclerosis, lo que puede provocar embolias cerebrales o ictus, por lo que es muy importante la detección precoz de esta dolencia.

Para ello está indicado practicar una eccodoppler carotídea en pacientes mayores de 65 años y que presenten factores de riesgo o antecedentes de enfermedad coronaria y en aquellos pacientes de cualquier edad que presenten enfermedad arterial en las piernas. En ese sentido, el especialista ha indicado que, una vez diagnosticada la estenosis, "el tratamiento variará según el grado de estenosis que tenga y podría establecerse sólo tratamiento médico o indicarse cirugía".

La cirugía puede hacerse mediante la técnica clásica, denominada endarterectomía carotídea, “en la que se abre la arteria y se extrae la placa de ateroma en su totalidad, siendo un procedimiento más agresivo que normalmente precisa anestesia general”. Sin embargo, puede llevarse a cabo también a través del stent carotídeo, una técnica “más moderna y menos agresiva, que presenta resultados cada vez mejores, por el constante avance de la tecnología”, ha explicado el doctor.

El stent carotídeo se puede llevar a cabo mediante el abordaje de arterias femorales o directamente por la arteria carótida común a través de una pequeñísima incisión en el cuello. Consiste en implantar un stent en la zona de la estenosis que mantiene abiertas las paredes de la carótida restableciendo el flujo arterial y sellando las placas para evitar su desprendimiento.

Para disminuir el riesgo de que se suelten fragmentos de placa hacia el cerebro mientras se coloca, es necesario realizar una técnica de protección cerebral que puede hacerse mediante la colocación de un filtro o creando una inversión de flujo cerebral que hace que los fragmentos no se dirijan hacia ramas del cerebro.

La ventaja del stent carotídeo frente al método tradicional, es que puede realizarse con anestesia local y la recuperación es más rápida con menos tiempo de ingreso y máxima seguridad para el paciente. Esta técnica se ha aplicado ya en el Hospital Quirónsalud Córdoba a un paciente de 84 años diagnosticado de estenosis carotídea derecha de más del 70 por ciento, que evolucionó sin complicaciones y recibió el alta en 48 horas.

Quirónsalud en Andalucía

El Grupo Hospitalario Quirónsalud cuenta en la actualidad en Andalucía con siete centros hospitalarios situados en las ciudades de Málaga, Marbella, Los Barrios (Cádiz), dos en Sevilla, Córdoba y Huelva, además de 18 centros médicos de especialidades y diagnóstico y un hospital de día quirúrgico, que lo posicionan como líder hospitalario privado de esta comunidad autónoma.

Quirónsalud es el grupo hospitalario líder en España y, junto con su matriz Fresenius-Helios, también en Europa. Cuenta con más de 40.000 profesionales en más de 125 centros sanitarios, entre los que se encuentran 50 hospitales que ofrecen cerca de 7.000 camas hospitalarias.

Dispone de la tecnología más avanzada y de un gran equipo de profesionales altamente especializados y de prestigio internacional. Entre sus centros, se encuentran el Centro Médico Teknon, Ruber Internacional, Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, Fundación Jiménez Díaz, Hospital Quirónsalud Barcelona, Hospital Universitario Dexeus, Policlínica de Gipuzkoa...



El Grupo trabaja en la promoción de la docencia (ocho de sus hospitales son universitarios) y la investigación médico-científica (cuenta con el Instituto de Investigación Sanitaria de la FJD, acreditado por la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación).

Asimismo, su servicio asistencial está organizado en unidades y redes transversales que permiten optimizar la experiencia acumulada en los distintos centros y la traslación clínica de sus investigaciones. Actualmente, Quirónsalud está desarrollando multitud de proyectos de investigación en toda España y muchos de sus centros realizan en este ámbito una labor puntera, siendo pioneros en diferentes especialidades como oncología, cardiología, endocrinología, ginecología y neurología, entre otras.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 4.6.20
Los Comentarios Reales del Inca Garcilaso de la Vega protagonizarán durante el mes de junio El Libro del Mes, una iniciativa de la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque de Montilla que arrancó el pasado 23 de abril, Día Internacional del Libro, y que permite conocer, a través de la página web de la entidad, aspectos singulares de algunos de sus títulos más selectos o extraños.



La obra, de la que se conservan varias primeras ediciones en la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque, fue publicada por vez primera en Lisboa en el año 1609 y supuso la consagración definitiva  como escritor de Gómez Suárez de Figueroa, dado que contiene la mejor prosa del período colonial del Perú, además de representar, según numerosos críticos, el texto más importante de la historia del país andino, por su importancia, su impacto y su trascendencia.

Tal y como explicó Elena Bellido, directora de la Fundación Ruiz Luque, la elección de Los Comentarios Reales en el marco de esta iniciativa cultural se justifica por la "estrecha vinculación" del Inca Garcilaso con Montilla, donde residió a lo largo de tres décadas, acogido por su tío, el capitán Alonso de Vargas.

La primera parte de Los Comentarios Reales fue redactada en Córdoba, donde el escritor cuzqueño fijó su residencia a partir de 1591. Y confió su primera impresión a Pedro Crasbeeck ─como hiciera con La Florida algunos años antes─, un acreditado tipógrafo de origen flamenco pero asentado en Lisboa que ha sido considerado como uno de los precursores de la imprenta en Portugal.

La obra está estructurada en nueve libros, divididos a su vez en capítulos. "El desarrollo del texto impreso está cuidadosamente tratado a dos columnas, dando comienzo cada uno de los capítulos por una letra capital ornamentada", explica Elena Bellido, quien recalca que "la identidad mestiza con la que el Inca Garcilaso se reafirma en esta obra queda de manifiesto en el escudo de armas que precede a la narración, ocupando la extensión de una hoja".

La directora de la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque defiende que aunque Los Comentarios Reales "se destinaron primordialmente a un público intelectual español", la obra adquirió pronto una importante difusión. "Hacia 1612 salieron de Sevilla algunos ejemplares con destino al puerto del virreinato peruano de Callao, fruto de la incipiente fama que por entonces estaba adquiriendo el Inca por aquellas latitudes", recalca Elena Bellido.

Precisamente, uno de los ejemplares que nacieron de las prensas de Pedro Crasbeeck en 1609, encuadernado en pergamino, se custodia en la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque, además de otro volumen editado en España en 1723 en el taller madrileño de Nicolás Rodríguez Franco. "Su lectura nos brinda una gran oportunidad para apreciar, a través de la palabra del Inca Garcilaso, el inmenso valor que supone el entendimiento cultural entre las civilizaciones", concluye la responsable de la entidad.

Un templo de las Letras

La Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque constituye la recopilación de historia local más importante de España junto con la existente en el Seminario de Álava y contiene una valiosa sección de manuscritos que cuenta con piezas esenciales para conocer la historia civil y religiosa de muchas ciudades andaluzas.

Además, la biblioteca que durante más de medio siglo ha logrado reunir el bibliófilo montillano Manuel Ruiz Luque –que en 2001 fue distinguido con la Medalla de Oro de Andalucía– también conserva un completo archivo de material efímero: hojas volantes, octavillas, bandos, anuncios o panfletos de diferentes épocas.



Ubicada en la segunda planta de la Casa de las Aguas, la biblioteca de la Fundación Manuel Ruiz Luque puede ser consultada en dos salas: una que sólo contiene publicaciones contemporáneas –como actas de congresos, monografías y publicaciones periódicas– y otra sala para investigadores –en la que solo se sirven libros de fondo antiguo, editados entre los siglos XVI y XIX–. Desde la declaración del Estado de alarma por el coronavirus, las instalaciones permanecen cerradas al público aunque una buena parte de sus recursos puede consultarse a través de su página web.

De este modo, una de las colecciones más curiosas de cuantas conforman la Biblioteca Manuel Ruiz Luque la constituyen los más de 5.000 catálogos de anticuaria, esenciales para la labor de los bibliófilos y bibliográfos, entre los que pueden encontrarse desde catálogos de principios de siglo, hasta un gran número de listas de subastas. Además, la sección de historia contemporánea incluye la mayoría de las publicaciones editadas en Andalucía, así como un gran fondo misceláneo compuesto por varios miles de volúmenes sobre arte, literatura o arqueología.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 4.6.20
El Ayuntamiento de Santaella ha decidido potenciar su "identidad" con la Ruta del Vino Montilla-Moriles como estrategia de promoción turística y local. Así lo anunció el alcalde del municipio, José Álvarez, quien confirmó que la iniciativa se enmarca en el Plan Post Covid-19, una iniciativa de la Concejalía de Turismo que pretende divulgar la marca Santaella, Catedral de la Campiña como un destino “cercano, seguro y exclusivo”.



Ya en mayo del pasado año, el Consistorio santaellense, en colaboración con Bodegas Robles, referente de los vinos ecológicos andaluces, pusieron en marcha un Museo del Vino dentro de la Casa de las Columnas, en el que se recrea una pequeña bodega con maquinaria antigua que permite al visitante conocer la historia de los vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles.

“Los expertos sugieren que, tras la crisis sanitaria, los turistas se decantarán principalmente por destinos próximos a su residencia habitual y que estén bien comunicados para, de este modo, poder aprovechar mejor el tiempo de ocio, invirtiendo el mínimo tiempo posible en el desplazamiento”, explicó el alcalde de Santaella.

En ese sentido, José Álvarez resaltó el "interés" de su equipo de gobierno por reforzar la vinculación del municipio con la Ruta del Vino Montilla-Moriles, que discurre por el sur de la provincia de Córdoba y atraviesa 17 localidades: Aguilar de la Frontera, Baena, Cabra, Córdoba, Fernán Núñez, Espejo, La Rambla, Lucena, Montemayor, Montilla, Moriles, Montalbán, Monturque, Castro del Río, Doña Mencía, Santaella y Puente Genil.

Según el último informe sobre visitas a bodegas y museos del vino que elabora la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin), la Ruta del Vino Montilla-Moriles cuenta con casi una veintena de entidades miembro que ofrecen 44 servicios enoturísticos, entre los que destacan alojamientos (hoteles, hostales y alojamientos rurales), restaurantes, tabernas, bodegas, lagares, enotiendas, tonelerías y alfarerías, entre otros.



Con todo, el Ayuntamiento de Santaella también ha previsto fijar "nuevas alianzas" con otros proyectos turísticos y rutas que abundan en la vida y obra de figuras históricas vinculadas a la localidad, como el arquitecto Hernán Ruiz I, Miguel de Cervantes o Gonzalo Fernández de Córdoba, El Gran Capitán, que recaló en el municipio en 1474 para asumir la Alcaldía aunque fue apresado junto a su esposa, Isabel de Sotomayor, tras la traición de su primo don Diego, regidor de Cabra.

“En Santaella, además, se pueden realizar muchas actividades de manera individual o en grupos muy reducidos, como rutas de naturaleza o senderismo que no requieren estar federados o pertenecer a algún grupo, además de actividades culturales y visitas guiadas que permitirán al visitante sentirse parte de una iniciativa exclusiva, que se adapta perfectamente a sus gustos, preferencias y necesidades”, indicó el primer edil.

Por todo ello, el equipo de gobierno que dirige José Álvarez ha diseñado varias estrategias de promoción turística para hacer más visible el municipio, que contemplan la creación de un paquete turístico compuesto por alojamiento, degustaciones gastronómicas y actividades turísticas ofrecidas por los propios agentes turísticos de la localidad, así como el fomento de actividades de turismo individual en la naturaleza, a través de rutas de senderismo o turismo ornitológico.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: J.P. BELLIDO / JOSÉ ANTONIO AGUILAR

3 de junio de 2020

  • 3.6.20
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta de agradecimiento dirigida por un vecino de la localidad a todo el personal que desempeña su labor en el Centro de Salud y en el Hospital Comarcal de Montilla. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.



Después de más de tres meses de consultas, analíticas y algunas pruebas médicas más, el pasado 19 de mayo me intervinieron quirúrgicamente del pie derecho en el Hospital Comarcal de Montilla y, pasados nueve días, me dieron el alta hospitalaria.

Y recapacitando un poco te das cuenta de que te has cruzado en tu vida con personas que están fuera de lo normal. Este es el caso de la doctora doña Pilar Llereda y de la auxiliar doña Rosa Salido, del Centro de Salud de Montilla, así como de los doctores Don Antonio Vicente Rueda, hematólogo, y de Don José Luis Jiménez Lefler, cirujano, ambos del Hospital Comarcal de La Retamosa.

A todos ellos, gracias por hacer más de lo que su trabajo les exige. Gracias por ser magníficos profesionales, por su preocupación por los pacientes y por su calidad humana. Gracias, sencillamente, por ser buenas personas.

Y no puedo dejar de recordar a todo el personal del Hospital: sanitarios, enfermeros, enfermeras, celadores y celadoras por su profesionalidad, su trato amable ysus palabras de ánimo. Ahora entiendo cuando oigo hablar de que la Sanidad española es de las mejores del mundo: tiene que serlo necesariamente, contando con profesionales como los que yo he tenido la suerte de conocer. Nuevamente, gracias.

JUAN ANTONIO PRIETO LÓPEZ
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.



  • 3.6.20
“En los espejos ruedan globos de fuego”
Jean Paul Sartre: La náusea.

El actual confinamiento me ha recordado una experiencia de relativo aislamiento que tuve hace unos años. Me encontraba en una zona rural, casi selvática, de un país tropical y era bastante difícil el acceso a todas esas cosas que nos hacen la vida más cómoda en nuestras sociedades “civilizadas”. Curiosamente, lo que más echaba de menos, a pesar de carencias bastante más importantes a primera vista, era un espejo que me permitiera recuperar mi propia imagen de vez en cuando.



Años después, visitando el magnífico museo egipcio en El Cairo, ya no me sorprendió que, entre los objetos más antiguos de los primeros atisbos de civilización, aparecieran algunos espejos. Por su cuidada elaboración se notaba que eran objetos muy apreciados.

Quizás los primeros espejos conocidos son los aparecidos en las ruinas de Çatal Hüyük, un asentamiento urbano de hace 9.000 años en la península de Anatolia. Están hechos de obsidiana pulimentada, que se obtenía de un cercano volcán. Este origen otorga un carácter mágico a los espejos y herramientas hechas con el producto de las entrañas de la Tierra madre; asociados al fuego y al inframundo subterráneo.

Una cierta reminiscencia de esta capacidad del espejo como ventana a las oscuras profundidades donde habitan los dioses telúricos se encuentra en la práctica de las sacerdotisas de Deméter, que hacían oráculos a los enfermos con la ayuda de un espejo que introducían con una cuerda en un pozo.

En las culturas mesoamericanas se hacían espejos de obsidiana, de pirita y de hematites. Algunos tenían un carácter ritual y formaban parte de la indumentaria de los guerreros de alto rango. Su fabricación y comercio estaban firmemente establecidos, como puede deducirse de lo que nos cuenta Bernardino de Sahagún en su Historia general de la Nueva España:

El que vende espejos es de los lapidarios, porque también corta sotilmente piedra del espejo y las raspa con el instrumento que llaman teuxalli; y la asierra con un betún hecho de estiércol de murciélagos, y púlelos en unas caixas maciças que se llaman quetzalntatl”.

También entre los aztecas se pueden encontrar valores mágicos asociados a los espejos. Hay varios relatos sobre ocho presagios o señales de la inminente aniquilación de su cultura. El séptimo de ellos nos cuenta cómo Moctezuma vio, con gran espanto, en un espejo situado en la cabeza de una extraña ave “grande número de gentes, que venían marchando desparcidas y en de mucha ordenanza, muy aderezados y a guisa de guerra”.



Ese espejo permitió ver, más exactamente prever, un futuro próximo en el que las tropas dirigidas por Hernán Cortés acabarían con su gobierno y su realidad social tal y como había sido hasta entonces. Sí los poderes mágicos del espejo permiten mirar hacia un futuro invisible, también pueden hacer un viaje al también invisible mundo de los espíritus y los dioses. De hecho, los espejos de cobre de los chamanes siberianos eran esenciales para “ver el mundo”, tan esenciales que sin su auxilio es imposible su “viaje” al reino de las sombras.

Espejos de obsidiana, de cobre o de bronce aparecen con significados esotéricos en las antiguas culturas de la milenaria China o de la Grecia homérica, en la Roma imperial... Más agresivos son los fantásticos espejos incendiarios de Arquímedes, capaces de destruir las naves romanas, aunque solo fuera en la imaginación de Luciano de Samosata y de muchos otros que repitieron la “fake new”. Hay soportes más sutiles para las imágenes especulares, como el aire, que en las condiciones apropiadas produce espejismos de diversa índole.

Los espejos tienen también una función mucho más utilitaria, en cuanto que permiten ampliar el espacio aparente, más allá de la pared en la que están colocados. Una de las características definitorias de los grandes cafés del siglo XIX son los abundantes espejos que llenan las paredes y multiplican los espacios y los reflejos. Paradójicamente, esta multiplicidad de imágenes genera un ambiente perfectamente singular y envolvente que, de alguna manera, nos abstrae de la lineal cotidianeidad.

Aprovechando esta capacidad, el arte pictórico (también el cine) ha utilizado los espejos como instrumento eficaz para ampliar lo representado más allá de los límites del marco, lo que no podríamos ver de otra manera.

Paradójicamente, en las Venus del espejo (de Rubens, de Tiziano y en la de Velázquez) lo que vemos en el espejo es únicamente la cara de Venus y fuera del espejo vemos lo que normalmente aparece escondido a la vista: la erótica desnudez de Venus.

El cordobés Romero de Torres da una vuelta de tuerca a este motivo en una obra con una composición que, en parte, imita la versión de Velázquez, pero que añade unos siniestros personajes y un contexto que parece sugerir que la bella protagonista del cuadro no es la mítica Venus; el título del cuadro, El pecado, parece confirmar cual es la intención simbólica del autor [segunda imagen que ilustra estas líneas].

En la pintura flamenca encontramos ejemplos magníficos de la presencia de espejos en la imagen como, por ejemplo, en el tríptico Werl de Robert Campin [tercera imagen de este artículo]. Lo que aparece dentro de esos espejos se ve modificado, distorsionado, dentro de una atmósfera más propia de los sueños que de la realidad; son como atisbos a otro mundo paralelo tras de la superficie del espejo, a una parte de la realidad más allá del alcance de la ventana a otro mundo que es el cuadro.



Hay espejos que nos devuelven las imágenes secretas del universo o que son la puerta que separa o abre a ese otro mundo de la Alicia de Lewis Carroll o al surrealista y líquido de Jean Cocteau en La sangre de un poeta (1930):

“El poeta: No se entra en los espejos. La estatua: Inténtalo, inténtalo siempre”.

JES JIMÉNEZ


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos