:::: MENU ::::
DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

Mostrando entradas con la etiqueta Montilla-Moriles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Montilla-Moriles. Mostrar todas las entradas

22 de marzo de 2022

  • 22.3.22
El patio central del Real Círculo de la Amistad de Córdoba acogió al mediodía de ayer Vinos Nuevos, Nuevos vinos, una iniciativa promovida por once bodegas y lagares de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles con el objetivo de dar a conocer sus nuevas propuestas enológicas de cara a la recién estrenada primavera.


En un acto que contó con la presencia del delegado territorial de Turismo en Córdoba, Ángel Pimentel, así como del alcalde de Montilla, Rafael Llamas, y de la alcaldesa de Moriles, Francisca Carmona, los numerosos asistentes a este evento pudieron degustar, de manera gratuita, vinos de Lagar de Casablanca, Bodegas Doblas, Lagar de Los Frailes, Bodegas Maíllo, Bodegas El Monte, Lagar La Primilla, Lagar Los Raigones, Bodegas Robles, Bodegas San Pablo, Toro Albalá, así como de la Cooperativa Nuestra Señora de la Aurora de Montilla.

"Estos nuevos vinos deben ser entendidos como un complemento que busca ampliar horizontes, educar nuevos paladares, atraer miradas, conquistar nuevos corazones, además de ser instrumentos para defender la tierra, proteger la economía y para no perder viñedo", explicó el portavoz de la organización, Cristóbal Luque, gerente de la Asociación de Bodegas de Moriles, quien defendió la necesidad de "salvar lo tradicional para salvar nuestra identidad".

Entre las propuestas enológicas que pudieron degustarse ayer en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba destacó el Robles Brut Nature, el primer espumoso elaborado íntegramente con uvas de la variedad Pedro Ximénez, que recientemente se ha granjeado los elogios de la Unión Española de Catadores (UEC), una entidad integrada por un prestigioso grupo de expertos en análisis sensorial que divulgan las prácticas de la cata en toda España.


Sin abandonar la senda de los vinos ecológicos, Bodegas Doblas de Moriles presentó ayer su vino blanco ecológico fermentado en tinaja tradicional. "Llevamos dos años fraguando el proyecto en colaboración con Francisco Robles, que nos ha hecho entender la importancia de que Moriles también cuente con una bodega ecológica", explicó el responsable de la firma, Antonio Doblas, quien aseguró sentirse "muy ilusionado" con esta "aventura empresarial" que lleva también aparejada "una apuesta por la innovación y por las energías renovables".

Por su parte, Lagar Los Raigones presentó en sociedad Cerroverde, un vino blanco joven elaborado, principalmente, con uvas de la variedad Sauvignon Blanc procedentes de un viñedo situado junto al Arroyo Benavente, en el corazón de la Sierra de Montilla. "Tiene también un aporte de uva Moscatel, que le confiere una mayor untuosidad y una personalidad muy característica", subrayó Santiago Jiménez Luque-Romero, actual gerente del lagar.

Junto al Verde Sur de Bodegas San Pablo y el Eterna Sonrisa de Lagar La Primilla –el primer vino “inclusivo” del marco Montilla-Moriles, con el que se homenajea a las personas con Síndrome de Down–, el Real Círculo de la Amistad permitió degustar el Miut El Jabonero de Bodegas Toro Albalá; el vino dulce Gran Pedro en Rama de Bodegas La Aurora; o el Sonrojao, un vino tinto joven elaborado por el Lagar Los Frailes con uvas de la variedad Syrah.


"Se trata de vinos innovadores que, sin renunciar a la identidad de los vinos del marco Montilla-Moriles, trazan un nuevo camino de excelencia a través de nuevas expresiones y de formas de elaboración muy cuidadas", resaltó el gerente de la Asociación de Bodegas de Moriles.

"La innovación, los deseos de mejora, la tradición, el saber hacer e, incluso, la necesidad de supervivencia, se conjugan cada vez más en Moriles y en Montilla, y muestran las posibilidades de toda la Denominación de Origen", añadió Cristóbal Luque, quien se mostró convencido de que estos nuevos vinos "tienen en común la capacidad de ofrecer nuevas sensaciones al paladar y diferentes emociones".

La terna de vinos participantes en Vinos Nuevos, Nuevos Vinos se completó con el Cuen Blanc de la Colección Ximenium de Bodegas El Monte; el vino semidulce Carmelita, de Bodegas Maillo; y el Yema de Tinaja, de Bodegas Lagar de Casablanca, un vino fresco que procede de los mostos de yema fermentados en las tinajas tradicionales de este lagar emblemático de los Altos de Moriles.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: J.P. BELLIDO

20 de marzo de 2022

  • 20.3.22
El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha convocado el “Premio Alimentos de España al Mejor Vino, año 2022”, mediante una orden ministerial cuyo extracto se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Con este galardón, el Gobierno de España quiere promocionar y dar a conocer los vinos con Denominación de Origen o Indicación Geográfica Protegida de mayor calidad y propiedades organolépticas.


Según establece la convocatoria, solo podrán participar en el premio los vinos que pertenezcan a alguna de las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) e Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) españolas reconocidas por la Unión Europea, cuya empresa elaboradora tenga su sede principal situada dentro del territorio nacional y que hayan obtenido una de las cinco mejores puntuaciones en el concurso internacional de vinos Bacchus 2022, organizado por la Unión Española de Catadores, y que este año se celebra del 25 al 28 de abril próximos. Las bases completas con todos los detalles de la convocatoria están disponibles en este enlace.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

19 de marzo de 2022

  • 19.3.22
Descubrir el "carácter especial" de los vinos nuevos de Montilla-Moriles y reivindicar el trabajo de un sector "fundamental" para el desarrollo de esta comarca cordobesa. Esos son los objetivos que se han marcado las once bodegas y lagares que se darán cita este lunes, a partir de las 12.00 del mediodía, en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba para "reivindicar la personalidad y la calidad de unos vinos innovadores que, sin renunciar a la identidad de los vinos del marco ni a la personalidad de nuestros generosos, marcan un nuevo camino con sello propio de excelencia", en palabras del portavoz de la organización, Cristóbal Luque, gerente de la Asociación de Bodegas de Moriles.


La jornada, que se extenderá hasta las 15.00 de la tarde, ofrecerá a todos los asistentes degustaciones gratuitas de vino y catas dirigidas de las firmas impulsoras del proyecto VinoenRama.es: Lagar de Casablanca, Bodegas Doblas, Lagar de Los Frailes, Bodegas Maíllo, Bodegas El Monte, Lagar La Primilla, Lagar Los Raigones, Bodegas Robles, Bodegas San Pablo, Toro Albalá y la Cooperativa Nuestra Señora de la Aurora de Montilla.

Según Cristóbal Luque, "la investigación, la innovación, la tradición y el buen hacer se están dando la mano cada vez más en Montilla-Moriles", por lo que estos vinos que el grupo VinoenRama.es compartirá este próximo lunes en Córdoba "tienen en común la capacidad de ofrecer nuevas sensaciones al paladar y a la nariz y emociones diferentes al cerebro, nacidas igualmente de nuestras albarizas".

"Se trata de emociones y sensaciones que van a sorprender, que buscan ampliar horizontes y que quieren revolucionar los paladares de Córdoba", recalcó el gerente de la Asociación de Bodegas de Moriles, quien defendió la necesidad de "seguir dando vida a iniciativas interesantes encaminadas a la promoción y divulgación de nuestros vinos y, también, a dar a conocer las mejoras en la sostenibilidad del cultivo de la vid así como a los avances en las técnicas de vinificación de nuestras uvas y, especialmente, las cualidades de nuestra variedad reina, la Pedro Ximénez, que cada día más nos muestra su gran versatilidad y su enorme potencial".

I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO
FOTOGRAFÍA: REAL CÍRCULO DE LA AMISTAD

15 de marzo de 2022

  • 15.3.22
El Sindicato de Industria de CCOO de Córdoba advierte que pedirá la mediación del Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla) si la patronal de las industrias vinícolas, licoreras y alcoholeras de Córdoba no convoca la mesa de negociación del convenio colectivo de inmediato.


CCOO denunció el convenio colectivo en octubre de 2021, con dos meses de antelación a su vencimiento, como marca la normativa. Sin embargo, tres meses después del vencimiento del convenio la patronal sigue sin convocar la mesa negociadora con excusas vanas como que están decidiendo quiénes negociarán en su representación.

“Con estos retrasos la patronal solo persigue ahorrarse las subidas salariales de las personas trabajadoras contratadas a tiempo parcial o que abandonan el sector, que no suelen reclamar a toro pasado las actualizaciones que le puedan corresponder en el nuevo convenio”, señaló el responsable de negociación colectiva del mencionado sindicato, José Carmona.

En este sentido, CCOO apuntó que en el último convenio, los aproximadamente 500 trabajadores del sector hicieron un importante esfuerzo dada la difícil situación que atravesaban las empresas debido a la pandemia. “Ahora no vamos a aceptar excusas para negar a los trabajadores y trabajadoras una subida salarial justa”, apuntó Carmona.

Por ello, el responsable sindical de Industria de CCOO Córdoba hizo un llamamiento a la patronal, para que actúe “con responsabilidad” y “se siente a negociar un convenio que permita las condiciones necesarias para el desarrollo del sector y de todos sus actores”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)

14 de marzo de 2022

  • 14.3.22
La variedad de uva Pedro Ximénez ha reducido su presencia en Andalucía a lo largo de la última década, un descenso en el que ha jugado un papel muy significativo la reducción de viñedos en el marco Montilla-Moriles. Según constata el informe sobre las autorizaciones concedidas en 2021 y el potencial de producción vitícola a 31 de julio de 2021 publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, esta variedad ocupaba el pasado año un total de 5.949 hectáreas en Andalucía, 1.757 menos que hace una década.


A nivel nacional, el potencial de producción vitícola sumaba en total 981.120 hectáreas, un 0,8 por ciento menos que en la misma fecha de la campaña anterior. Asimismo, la variedad tempranillo se ha convertido en la uva de vinificación más plantada en España, con 202.917 hectáreas, y desbanca por primera vez a la airén.

El potencial de producción vitícola se compone de la superficie plantada de viñedo –945.578 hectáreas, un 0,1% más que en la misma fecha de la campaña anterior–, que representa el 96 por ciento del mismo, y de los derechos y autorizaciones sin ejercer. De este segundo componente, los derechos de replantación vigentes se redujeron a 6.863 hectáreas y las autorizaciones sin ejecutar ascendieron hasta las 28.680 hectáreas.

Así en 2021 se concedieron autorizaciones para 945 hectáreas de nuevas plantaciones –15 de ellas en Andalucía–, para 15.363 hectáreas para replantación y para 1.826 hectáreas como conversión de derechos de replantación. 

En Andalucía, de las 53 solicitudes registradas el pasado año –23 de ellas por personas físicas y 30 por personas jurídicas–, once de ellas fueron solicitadas por nuevos viticultores jóvenes, y 14 correspondían a titulares de pequeña o mediana explotación.

Además, 36 de las hectáreas solicitadas correspondía a superficies en zonas admisibles para la producción de vinos con denominación de origen protegida (DOP), y once de ellas en zonas con indicación geográfica protegida (IGP).

Respecto a la superficie de autorizaciones para replantaciones concedidas, los viticultores andaluces solicitaron 193 hectáreas para vinos con DOP, ocho con IGP y dos sin ninguna clasificación. Finalmente, en el caso de autorizaciones de conversión de derechos concedidas, el Ministerio aprobó la conversión para 43 de vinos con DOP, una para vino con IGP y dos para el resto.

Crecimiento controlado

Por su importancia social y económica, la viticultura es una actividad regulada desde antiguo. En la actualidad se rige por el régimen de autorizaciones para plantaciones de viñedo, que sustituyó en 2016 al sistema de derechos de plantación.

En consecuencia, solo se puede plantar viña si se cuenta con autorización para nueva plantación (cada año la superficie nacional puede crecer como máximo un 1 %), a partir de un viñedo arrancado (replantación) o a partir de un derecho de replantación reconocido pero todavía sin ejecutar (autorización por conversión de derechos de replantación). Los jóvenes y los viticultores con pequeñas explotaciones tienen prioridad en sus solicitudes de autorizaciones de nuevas plantaciones.

"Con estas limitaciones se evitan crecimientos descontrolados que puedan causar distorsiones de mercado y perjuicios a la imagen de las denominaciones de origen protegidas", sostienen desde el Ministerio de Agricultura.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN 
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

13 de marzo de 2022

  • 13.3.22
El Concurso Internacional de Vinos Ecológicos (EcoRacimo) celebrará en el castillo de Montilla su vigésimo tercera edición, bajo la dirección técnica de la enóloga Rocío Márquez. Estos galardones, organizados por Ecovalia, la Diputación de Córdoba y el Ayuntamiento de Montilla, tienen como objetivo el fomento, promoción y comercialización de los vinos ecológicos.


Las bodegas interesadas en concurrir a esta convocatoria podrán hacerlo en las categorías de vinos tranquilos; blancos; rosados y tintos; de aguja; espumosos; de licor y vinos de uvas sobremaduras. Además, el concurso premiará también las bebidas aromatizadas y vinagres. Y, como novedad de esta edición, se crea una nueva categoría de otras bebidas fermentadas a partir de frutas bio.

El secretario general de Ecovalia, Diego Granado, asegura que Ecoracimo “es una cita plenamente consolidada en el calendario de concursos de vinos y así se demuestra, año tras año, con la buena acogida que tiene la convocatoria entre las bodegas”. Además, añade, este concurso “es una muy buena herramienta de promoción para los vinos ecológicos españoles e internacionales participantes”.

El plazo de envío de muestras permanecerá abierto hasta el 31 de mayo. Todas las bodegas inscritas tendrán la posibilidad de participar de forma gratuita en el concurso Ecodiseño, los galardones de Ecovalia a los mejores diseños y envases de productos ecológicos.

El concurso, que contará con catadores nacionales e internacionales, otorgará, en cada categoría, los galardones: Ecoracimo Gran Oro (a los que obtengan 100-93 puntos); Ecoracimo de Oro (92-88 puntos); y Ecoracimo de Plata (87-83 puntos). Además, el vino con mayor puntuación recibirá por parte de EncajaBio –uno de los patrocinadores del concurso–, 200 envases sostenibles para este producto.

Además, en esta nueva edición, entre las 15 muestras mejora valorada por el jurado, el público podrá elegir a su favorita mediante votación 'online'.

Entre las acciones paralelas a este concurso, la organización enviará muestras a restaurantes y profesionales del sector HORECA, así como a influencers y blogueros especializados, para dar a conocer estos vinos. Los vinos premiados estarán también presentes en ferias especializadas del sector y en actividades promocionales, como catas dirigidas.

Ecoracimo cuenta, un año más, con la colaboración de Spanish Organic Wines (SOW); Vinavín, la asociación de amigos amantes del vino y vinagre; la revista Sobremesa; la Cátedra de Gastronomía de Andalucía de la Universidad de Córdoba; Etiquetas Macho y el patrocinio de EncajaBio.
 
REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

10 de marzo de 2022

  • 10.3.22
Promocionar los vinagres de calidad a través de una asociación o plataforma a nivel internacional similar a las ya existentes en torno al vino. Este es el objetivo conjunto establecido entre la Denominación de Origen Protegida (DOP) de Vinagre de Montilla-Moriles y la Asociación de Divulgación Vinagres de Calidad en Hungría tras el encuentro celebrado en el marco cordobés con motivo del Concurso Internacional de Vinagres "Premios Vinavín".


Este encuentro, fruto del trabajo de divulgación de los vinagres de calidad desarrollado en la provincia de Córdoba, según destacó la presidenta de la Asociación Amigos Amantes del Vino y Vinagre (Vinavín), la enóloga Rocío Márquez, ha posicionado a Montilla-Moriles como un referente para el sector a nivel internacional. "Productores de Tokaji quieren desarrollar vinagres de calidad y para ello han querido conocer la experiencia de Montilla-Moriles. El objetivo es trabajar de forma conjunta por y para el vinagre de calidad a nivel europeo", subrayó Márquez.

En este sentido, el presidente de la Asociación de Divulgación Vinagres de Calidad en Hungría, Ferenc Formanek, apuntó que el objetivo de su visita a la provincia de Córdoba es "observar y aprender de la experiencia de vinagres de calidad en Montilla-Moriles" con el fin de impulsar el sector en Hungría, una zona de gran tradición vinícola y que, pese a llegar a contabilizar más de 150 productores de vinagre tras la II Guerra Mundial, busca reactivar esta industria.

"Una parte importante del ácido acético que se produce en muchas partes del mundo es de origen industrial, algo que está prohibido en nuestra cultura gastronómica incluso como conservante. Por eso el objetivo es que España sea un ejemplo a seguir en otras partes del mundo, donde todo el ácido acético provenga de la fermentación del alcohol procedente de la fruta, tanto uva como otras materias primas", indicó Márquez.

Un compromiso por impulsar y promocionar los vinagres de calidad que, como adelantó el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, se trasladará al Ministerio de Agricultura con el objetivo de favorecer un órgano a nivel internacional que favorezca este objetivo gracias al intercambio de experiencias con otros territorios.

"Nuestros vinagres están muy vinculados a la gastronomía, al turismo y a la promoción, y ese es el punto de unión con otros territorios productores. Por eso es muy interesante que desde Hungría consideren a Montilla-Moriles como referente para ese trabajo", subrayó el primer edil montillano.

Premios Vinavín 2022

En la VI edición de la Cata-Concurso Internacional de Vinagres "Premios Vinavín", se han otorgado la medallas Gran Vinavín Oro a vinagres procedentes de la Denominación de Origen Ribeiro, de Montilla Moriles y Ko-Duett KFT de Hungría.

Así, los vinagres galardonados han sido Albarro al Pimiento del Padrón, de vinagres DO Ribeiro (Galicia); Vinagre Seco Gran Reserva, de Bodegas Toro Albalá (Montilla-Moriles); Un&Co Vinagre Balsámico a la Naranja, de Único Vinagres y Salsas (Montilla-Moriles) y Vinagre Balsámico Formanek Vineárt Rosa Mosqueta, de Ko-Duett KFT (Hungría).

Durante la celebración del concurso, el jurado, compuesto por un grupo de expertos y comunicadores especializados en el sector gastronómico, ha otorgado, además de las cuatro medallas Gran Vinavín Oro, nueve medallas Vinavín Oro y trece Vinavín Plata. Los Premios Vinavín, nacidos en 2015 y pioneros en destacar los vinagres de calidad internacionales, han recibido en esta ocasión un total de 85 muestras participantes. Estos galardones se pusieron en marcha con el objetivo de impulsar y apoyar al sector de vinagre y dar a conocer entre el comercio y los consumidores finales la riqueza de vinagres de calidad, así como visibilizar su proceso de elaboración.

Asimismo, con el fin de promocionar el sector del vinagre, a los participantes se les incluirá en la VI Guía de Vinagres Vinavín Internacionales, además de incluir a los galardonados en diversas actividades como en revistas de carácter internacional, en la participación de muestras y ferias o en su presentación en restaurantes nacionales.

En este 2022, desde la organización de Vinavín se destaca la participación de vinagres de origen español, principalmente procedentes de Andalucía, Cataluña, Castilla La Mancha, La Rioja, País Vasco, Islas Canarias y Galicia, destacando de manera especial la representación de productos de las denominaciones de origen Montilla-Moriles, Jerez y Huelva. También se ha contado con la presencia de vinagres europeos (Italia, Francia y Hungría), a los que se suman los llegados desde Argentina.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

8 de marzo de 2022

  • 8.3.22
La Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles acoge desde el pasado domingo la visita de cerca de 70 sumilleres de toda España con motivo de la celebración de la Asamblea General de la Unión de Asociaciones Españolas de Sumilleres (UAES), un colectivo que representa a más de 4.000 profesionales nacionales. Un encuentro que pretende ser la llave para descubrir a los participantes las peculiaridades y la identidad de los vinos del marco cordobés más allá de lo que puede se esconde en cada copa.


Las instalaciones de Pérez Barquero, Alvear y Toro Albalá han sido algunas de las primeras paradas realizadas por esta comitiva de cara a que el nombre de Montilla-Moriles sea, a partir de ahora, "algo más que la calidad que ya es conocida por estos profesionales".

"Esta es una tierra de un vino singular, diferente y distinto, que los sumilleres conocemos pero que es necesario conocerlo desde dentro", destacó el presidente de la UAES, Pablo Martín, quien apuntó que la obligación de este colectivo profesional es "promocionar estos grandes vinos a nivel nacional e internacional".

Un cometido que, como señaló el presidente de la Federación de Asociaciones de Sumilleres de Andalucía, Rafael Bellido, ha permitido situar a los caldos del marco cordobés como un referente en cualquier menú degustación de Estrellas Michelin en todo el mundo. "No hace falta convencer a nadie de que la calidad de estos vinos, sino que lo que hace falta es que la gente conozca la filosofía, la forma de vivir y la forma de hacer nuestros vinos", aseveró el presidente andaluz.



Una idea compartida por el presidente de la Asociación Cordobesa de Sumillería, Ángel González, quien agradeció a Pérez Barquero, Alvear y Toro Albalá su colaboración con esta actividad porque, "si bien son marcas reconocidas por cualquier sumiller, han permitido conocer en sus bodegas cómo se elaboran y lo que representan sus vinos en el territorio".

"Montilla-Moriles cuenta con tesoros que hay que difundir y dar a conocer, y para ello el sumiller es fundamental porque son quienes aconsejan sobre los vinos, y deben conocer sus entrañas", añadió, al respecto, el presidente del grupo Pérez Barquero, Rafael Córdoba.

Por su parte, el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, subrayó la importancia de acoger en el marco este tipo de iniciativas para potenciar un sector "que marca la identidad de este territorio, su cultura y su patrimonio" y que en los últimos años asiste a la paulatina pérdida de superficie dedicada al viñedo.

Nueva presidenta de la UAES

La asamblea general que en estos días se celebran en Córdoba será, asimismo, escenario para celebrar las elecciones que designarán a la persona que ocupe el cargo de presidente de la UAES durante los cuatro próximos años. En este sentido, Martín destacó que entre los objetivos de futuro se debe trabajar en “el relevo generacional, la incorporación de un mayor número de mujeres al colectivo y la formación”.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

5 de marzo de 2022

  • 5.3.22
El Grupo Pérez Barquero, una de las firmas de referencia en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, ha decidido impulsar su primer Plan Transversal de Igualdad con el objetivo de alcanzar la igualdad de trato y de oportunidades entre los 45 profesionales que conforman su plantilla en la actualidad.


La iniciativa, que la firma bodeguera montillana inicia de manera voluntaria, representa un paso más en la apuesta de Pérez Barquero por dar cumplimiento a la normativa vigente en materia de igualdad, que solamente exige este tipo de planes para empresas con más de cincuenta empleados.

“La voluntad de nuestra dirección es que en Pérez Barquero exista una cultura de igualdad entre hombres y mujeres, propiciando así un clima de convivencia que facilite el desarrollo personal y profesional de todos nuestros trabajadores en condiciones de igualdad”, destacan desde Pérez Barquero.

Para ello, el primer Plan Transversal de Igualdad de la bodega establece, entre sus objetivos, aspectos como la necesidad de alcanzar un equilibro en el número de trabajadores y trabajadoras en su plantilla; garantizar para todos ellos las mismas oportunidades de formación y promoción profesional en la empresa; favorecer la conciliación laboral, personal y familiar desde la corresponsabilidad; procurar la igualdad retributiva por trabajos de igual valor; eliminar el posible sesgo de género en sus procesos selectivos; o prevenir el acoso por razón de sexo.

Una empresa con más de un siglo de historia

Pérez Barquero es la cabecera de un grupo de empresas en el que se integran otras tres bodegas de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles: Gracia Hermanos, Compañía Vinícola del Sur y Tomás García.

Desde su fundación en 1905, Pérez Barquero ha cuidado todas las labores que giran alrededor de la creación del vino: la selección de los pagos de viñas –albarizas de la Sierra de Montilla y de Moriles Alto–; la recolección, transporte y molturación de la uva; la elaboración del mosto nuevo; su cata y selección, previas al destino final que, según sus características, serán las botas de crianza, en la amplia gama de vinos de la zona: finos, olorosos, amontillados, palos cortados y dulces.


Reconocida con las distinciones más relevantes en el mundo del vino –entre las que destacan las máximas puntuaciones de Robert Parker, además de innumerables premios y medallas en concursos nacionales e internacionales–, además de ser una de las pocas bodegas españolas distinguidas con el sello Pyme innovadora del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

Asimismo, Pérez Barquero ha extendido su nombre por todos los rincones del territorio nacional y sus vinos, brandies y vinagres se encuentran en 46 países de los cinco continentes, figurando a la cabeza de los exportadores de vinos de la zona.

I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)

2 de marzo de 2022

  • 2.3.22
La sede de la Mancomunidad de Municipios de la Campiña Sur Cordobesa acogió en el día de ayer el inicio de la acción formativa Montilla-Moriles, aproximación a unos vinos únicos, una iniciativa que se enmarca dentro del proyecto impulsado por Fundecor junto a las mancomunidades de la provincia y la Diputación de Córdoba, para fomentar la empleabilidad y el desarrollo de las zonas rurales.


De esta forma, el taller formativo impulsado en la Campiña Sur Cordobesa –impartido por el gerente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, Enrique Garrido– busca reforzar el papel del vino como motor económico de la comarca, y por ende de la provincia de Córdoba.

"El objetivo es mantener y crear actividades empresariales relacionadas, principalmente con la Economía Social, como fuente de generación de empleo y actividad económica sobre la base de desarrollo de actividades sostenibles, cooperativas, participativas, orientadas a la capacitación de las personas y el aprovechamiento de los recursos y capacidades territoriales", explicó la presidenta de la Mancomunidad, Francisca Carmona.

En este sentido, la propuesta impulsada por Fundecor junto con la Mancomunidad de la Subbética, y que se desarrolla en la Campiña Sur, busca hacer de la viticultura cordobesa la base para el desarrollo de nuevos proyectos creativos que pongan en valor el carácter "único y singular" de los vinos de Montilla-Moriles.

Así, como destacó el gerente del Consejo Regulador, esta acción formativa no solo pretende dar a conocer aspectos teóricos de unos caldos que "están muy presentes en la sociedad, en la cultura y en la economía", sino también con ofrecer una visión amplia de qué es la DOP "para despertar el emprendimiento entre el alumnado".

Para ello, el curso recoge entre sus contenidos aspectos como la historia de los vinos de Montilla-Moriles; características edafoclimáticas y materia vegetal; elaboración y crianza; conservación y servicio; vinagres; y emprendimiento en el sector del vino; además de una visita y cata a Bodega Toro Albalá de Aguilar de la Frontera.

Montilla-Moriles. Aproximación a unos vinos únicos está destinado a personas desempleadas, emprendedores, estudiantes, personal de hostelería, restauración y establecimientos turísticos, además de personal laboral del sector agroalimentario. En concreto, en esta actividad está participando alumnado de Aguilar de la Frontera, Montilla, Lucena, Hornachuelos y Priego de Córdoba.

Generación de empleo

El proyecto de Dinamización de la Economía Social en la provincia de Córdoba nace como una iniciativa conjunta de Fundecor y las Mancomunidades de Municipios Alto Guadalquivir, Campiña Sur Cordobesa, Guadajoz-Campiña Este, Los Pedroches, Subbética, Valle del Guadiato y Vega del Guadalquivir para establecer medidas de desarrollo y fomento de la economía social en el territorio.

Este proyecto se considera como una iniciativa generadora de empleo que favorece la empleabilidad, desarrollo Económico y social de la provincia a través de Territorio Social Córdoba. Por ese motivo, se han preparado las Píldoras formativas para el desarrollo rural, una serie de acciones formativas que sirven de apoyo al emprendimiento en economía social, innovación y desarrollo en entornos rurales en nuestra provincia.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

25 de febrero de 2022

  • 25.2.22
Conocer los vinos con todos los sentidos. No solo con la vista, el gusto y el olfato sino, además, con el oído, a través de los sonidos que evocan en quienes los paladean. Esta es la propuesta de Paisajes Sonoros del Vino, una iniciativa impulsada por Bodegas Robles, santo y seña de la producción ecológica en Andalucía y referente de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles.


"El vino tiene el poder de ser una experiencia sensorial completa y tendemos a subestimar la influencia y, quizás la importancia, del sonido", destacó el gerente de Bodegas Robles, Francisco Robles, acerca del objetivo de Paisajes Sonoros del Vino, una iniciativa con la que explorar la identidad sonora que identifica cada una de sus referencias.

Para ello, esta bodega montillana ha querido contar con el talento del creador audiovisual Dany Ruz y de Carlos García Santiago, gerente de la Taberna Bolero, un referente de la gastronomía en la Campiña Sur Cordobesa. Dos nombres que se suman a Arte Reunido de Bodegas Robles, una propuesta en la que confluyen talentos de diferentes sectores en torno al vino.

En concreto, en esta una primera fase se han realizado las catas sonoras del vermut VRMT Paco Morales, el espumoso Robles Brut Nature, Pedro Ximénez Selección de Robles 1927 y Piedra Luenga Verdejo, que pueden descubrirse a través del canal de Youtube de Bodegas Robles. "No se trata de una prescripción de la correcta concordancia de vinos y sonidos, sino una interpretación personal y una invitación al público a abrirse a esta experiencia de descubrir el vino a través del sonido", puntualizó Dany Ruz.




Una interpretación sonora que, además, podrá ser disfrutada desde la experiencia gastronómica el próximo 10 de marzo en la Taberna Bolero en el marco de la actividad Cuatro platos para cuatro vinos, cuyas entradas pueden adquirirse a través de este enlace y en la que los participantes podrán "interpretar y sentir el concepto sonoro de los vinos junto a la gastronomía".

"La idea es completar esa experiencia sensorial con cuatro recetas que se caracterizan por el uso de productos de temporada y de cercanía", adelantó Carlos García Santiago, propietario de la Taberna Bolero, quien aplaudió esta iniciativa "que se enmarca dentro de nuestra apuesta por proyectos poco comunes, novedosos y que aporten algo más a la hostelería local".

Por su parte, el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, agradeció esta nueva propuesta de Bodegas Robles, "que parte desde la creatividad y busca provocar los sentidos de quienes se acercan al vino, gracias a la unión de tres talentos, con una visión desde la modernidad, trascendiendo de lo típico y lo tópico".

Una firma innovadora en España

La creación del primer Robles Brut Nature a partir de uvas Pedro Ximénez supone un hito más dentro de la apuesta por la investigación e innovación que ha marcado el recorrido de Bodegas Robles durante las últimas dos décadas cuando, también con el apoyo del centro de Ifapa en Cabra, apostó por la reconversión de sus viñedos a la agricultura ecológica.




Desde entonces, esta bodega montillana se ha caracterizado por iniciativas novedosas como la certificación de su huella de carbono o el desarrollo alimentos derivados de sus vinos ecológicos. Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así, en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ

22 de febrero de 2022

  • 22.2.22
La Interprofesional del Vino de España (OIVE) y la Plataforma Tecnológica de Vino (PTV) han puesto en marcha esta semana el nuevo plan de formación y capacitación técnica de 2022, una iniciativa dirigida a profesionales del sector que analizará aspectos como las técnicas innovadoras en el uso de fitosanitarios, la digitalización o la agenda de innovación del sector vitivinícola.


La formación de los profesionales del sector vitivinícola es uno de los pilares fundamentales, tanto para la OIVE como para PTV, dentro del acuerdo de colaboración de ambas organizaciones para el desarrollo de un plan conjunto de actuación cuyo objetivo es el fomento de la I+D+i del sector.

El webinar La importancia del microbioma en vitivinicultura, puesto en marcha este lunes, que supone la apertura de los cursos de formación previstos para 2022, se centrará en la importancia del microbioma en viñedo y bodega, desgranando la utilidad de su estudio, limitaciones y algunas recomendaciones prácticas y será impartido por Ignacio Belda, profesor de Microbiología en la Universidad Complutense de Madrid e Ignasi Salaet, director adjunto de I+D+i de Fertinagro Biotech.

Además, a lo largo del año, OIVE y PTV planean diferentes acciones formativas tanto de forma virtual como presencial en las que se abordarán temas como la innovación en el uso y aplicación de fitosanitarios, así como su impacto medioambiental, con especial foco en la remediación de suelos contaminados, la digitalización y las nuevas tecnologías aplicadas al riego de la vid, entre otras propuestas.

Desde que en 2018 firmaran un acuerdo marco de colaboración, ambas organizaciones no han cesado en su empeño por impulsar la Innovación del sector vitivinícola en pro de su competitividad e internacionalización. En 2021, gracias a su convenio, se aprobaron 12 proyectos de I+D+i que contribuyen de manera directa a la sostenibilidad del sector y a paliar los efectos del cambio climático. Estos trabajos representaron un presupuesto movilizado de 23,9 millones de euros y una financiación pública concedida de 19,1 millones de euros.

En 2022, además, se continuará acercando al sector la Agenda Estratégica de Innovación del Vino 2021-2024, la cual recoge los principales retos y objetivos de la industria vitivinícola en lo que a I+D+i se refiere. Un documento de referencia que ha sido impulsado gracias al acuerdo de colaboración entre la OIVE y la PTV, además de presentado ante las principales administraciones públicas nacionales como referente de la I+D+i vitivinícola.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

21 de febrero de 2022

  • 21.2.22
Apenas dos meses después de la aparición de los primeros nidos de oruga peluda en viñedos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, el Consejo Regulador ha alertado de la "dispersión" por algunas fincas del marco vitivinícola de los primeros ejemplares de este lepidóptero que ataca a cultivos como las habas o la vid y que, de no atajarse a tiempo, es capaz de causar “auténticos estragos” en las plantaciones.


Según detalla el Aula de Viticultura del máximo órgano de control de los vinos cordobeses a través del boletín que emite semanalmente la Agrupación para el Tratamiento Integrado en Agricultura (Atria), la presencia de orugas peludas en los viñedos del marco es "muy irregular" y, por tanto, no puede hablarse de un "ataque generalizado", aunque en algunos casos puntuales se aprecia un ataque de "bastante intensidad".

"Es aconsejable vigilar su evolución en la viña, lindes y las parcelas colindantes", recomienda la responsable del Aula de Viticultura, Ángela Portero, quien aclara que la falta de lluvia no ha tenido el "efecto destructor" esperado y que hubiera posibilitado un "control parcial" de la plaga con la rotura de las telarañas. "Por tanto, debemos tener en cuenta estas circunstancias en la programación en los tratamientos para el control de las orugas y, en el caso de parcelas con fuerte ataque, se recomienda primero tratar y labrar a los dos o tres días del tratamiento", detalla.

A su vez, las condiciones climáticas podrían hacer coincidir la fase de dispersión de las orugas –que en uno de sus últimos estadios vitales son principalmente errantes– con la fase de brotación de la vid, lo que terminaría siendo "dañino" para el cultivo.

Por ello, desde el Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles instan a los agricultores a recorrer las viñas y las parcelas colindantes para detectar el nivel de ataque, especialmente en olivares que presenten cubierta vegetal por falta de laboreo.

"Cuando están en los nidos, lo ideal es destruir las telarañas que las protegen y matar las orugas por métodos mecánicos o químicos pero, cuando ya están dispersas, el método de control más recomendable es el químico, siempre mediante productos autorizados", advierten desde el Consejo Regulador, que recuerdan que "las orugas errantes son las más voraces", dado que atacan las yemas brotadas del viñedo e, incluso, de otros cultivos como las habas.

Las orugas errantes se alimentan de las yemas principales, lo que obliga a la planta a brotar una yema secundaria que ya no presenta racimos, por lo que genera una importante pérdida de cosecha. Por este motivo, el Consejo Regulador anima a los viticultores que detecten ejemplares de este lepidóptero a tomar cartas en el asunto, dado que es en marzo cuando alcanzan el tamaño suficiente para dispersarse por la viña, atacando las yemas recién brotadas.

Y es que, como insisten desde el Aula de Viticultura, “la presencia de oruga peluda en terrenos que no se labran es importante y las consecuencias para el viñedo pueden ser serias en el caso de que la brotación de las cepas se adelante y coincida con la diseminación de los primeros ejemplares”.

Las colonias de oruga peluda son capaces de recorrer hasta 300 metros de distancia, permitiendo que, al año siguiente, “estén separadas y no compitan por el alimento”. En los últimos estadios del desarrollo, las orugas errantes se alimentan vorazmente y son las que dañan el viñedo por lo que, en su caso, es preferible acometer la destrucción de las colonias cuando están agrupadas.

“Las colonias pueden destruirse con lamparillas o pisándolas, cuando aún son pequeñas, especialmente en viñedos ecológicos o en parcelas que tengan limitado el uso de productos químicos”, recalcan desde el máximo órgano de control de los vinos cordobeses.

Aunque pueden aplicarse insecticidas autorizados en terrenos sin labrar, lindes, bardales u olivares con cubierta vegetal, desde el Aula de Viticultura del Consejo Regulador advierten que los tratamientos generalizados en el viñedo pueden eliminar también los insectos auxiliares que controlan los focos de araña, de ahí que se suelan recomendar acciones “más selectivas” y “focalizadas”, centradas exclusivamente en la erradicación de la oruga peluda.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO

20 de febrero de 2022

  • 20.2.22
La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha decidido destinar más de un millón de euros a la última convocatoria de ayudas a la reestructuración y la reconversión de los viñedos incluidas en el Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola para el marco 2019-2023.


En los próximos días, el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) publicará la convocatoria para este año y la apertura del plazo para solicitar estas subvenciones, que se extenderá veinte días laborables desde el siguiente que se realice su publicación. El trámite podrá realizarse exclusivamente de forma telemática a través de la página web de la Junta de Andalucía.

La consejera, Carmen Crespo, ha resaltado que, contando con esta nueva convocatoria, “el Gobierno andaluz habrá puesto a disposición de los viticultores de esta Comunidad Autónoma más de 10 millones de euros en subvenciones entre 2019 y 2023 para facilitar la mejora de estas explotaciones”.

“Según las estimaciones, durante estos años se habrán beneficiado de las ayudas cerca de 500 viticultores que, en total, mejorarán una superficie de más de 1.250 hectáreas”, ha concretado la responsable de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.

En concreto, estos incentivos apoyan proyectos que se llevarán a cabo en 2023 para fomentar la modernización de las plantaciones de viñedo y su transformación de vaso a espaldera. Las ayudas pueden ascender hasta el 50 por ciento de la inversión total que realizan los viticultores y el 25 por ciento de la pérdida de renta que ocasione esta modernización.

La consejera ha recordado que en esta convocatoria “se valora especialmente que las explotaciones agrarias donde se realicen las mejoras estén inscritas en el Registro de Titularidad Compartida de Explotaciones Agrarias de Andalucía”, integrado dentro del Registro de Explotaciones Agrarias y Forestales de Andalucía (Reafa). “Apostamos por dar visibilidad al papel de las mujeres en el campo andaluz, que siempre ha sido, es y será de gran importancia”, ha recalcado.

Carmen Crespo ha comentado también que a través de estas subvenciones, financiadas a través del Fondo Europeo Agrícola de Garantía (Feaga), “la Junta continúa apostando por impulsar el desarrollo de las fincas vitícolas de Andalucía mediante la renovación de las variedades, la adaptación de la producción a la demanda de los mercados y la mejora de la estructura productiva de las explotaciones”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO

10 de febrero de 2022

  • 10.2.22
El Consejo de Ministros ha aprobado, a propuesta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, sendos reales decretos para adaptar la normativa nacional a las flexibilidades introducidas por la legislación comunitaria con el fin de ayudar a los viticultores y bodegas a afrontar las dificultades derivadas de la pandemia de la covid-19.


Se trata de dos decretos que modifican el que regula el potencial de producción vitícola (1338/2018, de 29 de octubre) y el de medidas del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola (PASVE) 2019-2023 (1363/2018, de 2 de noviembre).

Con los cambios al decreto regulatorio del potencial de producción vitícola, se prolonga hasta el 31 de diciembre de 2022 la vigencia de las autorizaciones de nueva plantación y de replantación que caducaban en 2020 y 2021. Con esta modificación se permite, además, que los titulares de las referidas autorizaciones que no deseen beneficiarse de su prórroga puedan renunciar a ellas sin ser objeto de sanción administrativa. Para ello deberán comunicarlo antes del 28 de febrero de 2022 a la autoridad competente de la comunidad autónoma que la concedió.

Con el fin de evitar discriminación con los titulares de autorizaciones que en 2021 ya hayan renunciado a las autorizaciones que vencían en 2020, éstos podrán retractarse de su declaración anterior. A tal fin, deberán hacerlo por escrito antes del 28 de febrero de 2022, y beneficiarse de esta prórroga hasta el 31 de diciembre de 2022.

Todas estas flexibilidades se aplicarán con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2021, lo que permitirá que la ampliación de la vigencia sea automática desde la entrada en vigor del Reglamento de Organización Común de Mercados el 7 de diciembre de 2021.

Con el fin de que la pandemia no mermase los derechos de los viticultores, la incorporación a los nuevos textos legislativos para la Política Agraria Común (PAC), cuya trasposición a la normativa nacional para su aplicación se ha aprobado hoy, fue defendida por España en Bruselas en las negociaciones para cerrar el correspondiente texto de la reglamentación europea.

Ayudas del PASVE

El otro real decreto aprobado permitirá a los viticultores acceder sin incidencias a las ayudas del vigente Programa de Apoyo, garantizando una transición ordenada hacia la nueva Intervención Sectorial para el sector Vitivinícola adoptada en el marco de la nueva PAC. Así mismo, incorpora las flexibilidades aprobadas para 2022 por la Unión Europea (UE) por razón de la covid-19 para las medidas de reestructuración y reconversión de viñedos, de inversiones en bodegas, de cosecha en verde y de promoción en terceros países.

De esta forma se favorece el acceso a las ayudas a los viticultores y bodegas afectados por las incidencias causadas por la pandemia. Estas flexibilidades se aplicarán para solicitudes de pago presentadas a más tardar el 15 de octubre de 2022.

Además introduce un periodo transitorio para poder pagar todas aquellas operaciones que se aprueben dentro del marco del PASVE 2019-20 con presupuesto de la nueva Intervención sectorial del sector vitivinícola dentro del Plan Estratégico de la PAC hasta 2025. Esta modificación afectará a todas las operaciones aprobadas antes del 31 de diciembre de 2022 y, como máximo, hasta el 15 octubre de 2025.

Esta regulación aprovecha para modificar también la demarcación del apoyo a las inversiones en bodegas en base a distintos fondos, medida que se introduce para establecer la posibilidad de que, hasta la entrada en aplicación de la intervención sectorial de inversiones en vino prevista en el Plan Estratégico de la PAC para España, las solicitudes de ayuda se puedan auxiliar con cargo al Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader).

Hay que considerar que el 31 de enero de 2022 finalizó el plazo de presentación de solicitudes de ayuda dentro del PASVE 2019-2023. Asimismo, se clarifica que la demarcación no será aplicable a las medidas establecidas con cargo al Instrumento Europeo de Recuperación (EURI)

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

28 de enero de 2022

  • 28.1.22
El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles ha alertado de la aparición de los primeros nidos de oruga peluda, un lepidóptero que ataca a cultivos como las habas o la vid y que, de no atajarse a tiempo, es capaz de causar “auténticos estragos” en las plantaciones. Estos nidos, cuya presencia en la zona comenzó a observarse a finales del pasado mes de diciembre, se han retrasado con respecto a años anteriores "como consecuencia de la falta de lluvias en otoño
La voz de alarma la ha dado el Aula de Viticultura del máximo órgano de control de los vinos cordobeses a través del boletín que emite semanalmente la Agrupación para el Tratamiento Integrado en Agricultura (Atria), donde detallan que el pasado 27 de diciembre se detectaron los primeros nidos de oruga peluda en parcelas sin labrar del marco Montilla-Moriles.

Aunque, por el momento, la presencia de ejemplares de oruga es irregular, desde el Aula de Viticultura del Consejo Regulador recomiendan vigilar la evolución de las telarañas tanto en el viñedo como en su entorno. "Aunque es pronto para hacer previsiones de la evolución de la plaga con respecto al cultivo, podría coincidir la fase de dispersión de las orugas y la brotación", apuntan desde la Atria, a la vez que instan al control de los nidos y vigilar su evolución en la viña, lindes y las parcelas colindantes.

Las orugas errantes se alimentan de las yemas principales, lo que obliga a la planta a brotar una yema secundaria que ya no presenta racimos, por lo que genera una importante pérdida de cosecha. Por este motivo, el Consejo Regulador anima a los viticultores que detecten en sus viñedos las características telarañas que teje este lepidóptero a tomar cartas en el asunto, dado que es en marzo cuando alcanzan el tamaño suficiente para dispersarse por la viña, atacando las yemas recién brotadas.

"En otoños secos, la presencia de poblaciones de oruga peluda suele ser baja", detalla el boletín de la Atria, en el que se aclara que los ejemplares adultos de este lepidóptero "pasan el verano enterrados y, cuando el suelo se moja lo suficiente con las lluvias de otoño, salen a la superficie".

Y es que, como insisten desde el Aula de Viticultura, “la presencia de telarañas en terrenos que no se labran es importante y las consecuencias para el viñedo pueden ser serias en el caso de que la brotación de las cepas se adelante y coincida con la diseminación de las orugas”, de ahí que se recomiende un control de las colonias de forma "localizada", siendo necesario tratar todo el viñedo únicamente cuando las orugas estén ya repartidas por todo el cultivo.

Las colonias de oruga peluda son capaces de recorrer hasta 300 metros de distancia, permitiendo que, al año siguiente, “estén separadas y no compitan por el alimento”. En los últimos estadios del desarrollo, las orugas errantes se alimentan vorazmente y son las que dañan el viñedo por lo que, en su caso, es preferible acometer la destrucción de las colonias cuando están agrupadas. “En este momento, el control es más económico y tiene un menor impacto ambiental”, añaden desde el Aula de Viticultura.

En ese sentido, los expertos recomiendan recorrer las lindes de las viñas y terrenos aledaños “en las mañanas con rocío”, dado que las telarañas adquieren un característico color blanquecino y brillante que facilita su localización.

“Las colonias pueden destruirse con lamparillas o pisándolas, cuando aún son pequeñas, especialmente en viñedos ecológicos o en parcelas que tengan limitado el uso de productos químicos”, recalcan desde el máximo órgano de control de los vinos cordobeses.

Aunque pueden aplicarse insecticidas autorizados en terrenos sin labrar, lindes, bardales u olivares con cubierta vegetal, desde el Aula de Viticultura del Consejo Regulador advierten que los tratamientos generalizados en el viñedo pueden eliminar también los insectos auxiliares que controlan los focos de araña, de ahí que se suelan recomendar acciones “más selectivas” y “focalizadas”, centradas exclusivamente en la erradicación de la oruga peluda.

J.P. BELLIDO / I. TÉLLEZ
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

24 de enero de 2022

  • 24.1.22
La caída en la elaboración de vinos en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles se sitúa ya en "mínimos casi absolutos". Así lo advierte el Consejo Regulador que asegura que aunque existe "cierto margen de mejora" de cara a las próximas campañas, las condiciones climáticas, unidas al paulatino arranque de viñedos, hacen prever un futuro en el que la demanda y la producción se nivelarán, hasta el punto de hacer desaparecer los excedentes.


En las dos últimas décadas, la campaña más productiva en la zona Montilla-Moriles fue la del año 2003, con 86,1 millones de kilos de uva recolectada, una cosecha que permitió elaborar 14,5 millones de litros de vino, de los que 1,5 millones correspondieron a la variedad Pedro Ximénez y 507.000 litros a vinos jóvenes. Desde entonces, el aforo hecho público por el Consejo Regulador sitúa en 2012 la peor cosecha de la última década, cuando cooperativas y bodegas apenas molturaron 27,6 millones de kilos.

Unas cifras "mínimas" que, como reconoció a Andalucía Digital el gerente del Consejo Regulador, Enrique Garrido, han sido muy similares a las registradas en los dos últimos años, con campañas que concluyeron con un aforo en torno a los 30 millones de kilos de uva, debido en gran medida a los efectos de la sequía y a la continua reducción de la superficie dedicada a la vid.

"Es una producción que se acerca a los niveles de comercialización, lo que hace que el mercado se esté tensionando", aseguró Garrido que, no obstante, se mostró confiado en que haya "margen para la estabilización" en próximas campañas.

En la actualidad, el marco vitivinícola cordobés elabora anualmente cerca de 33 millones de litros de vino, veinte de de ellos amparados por la propia DOP. Con todo, y dada la paulatina recuperación de los mercados tras la grave crisis generada por el cierre de hoteles, restaurantes y cafeterías –el conocido como canal Horeca– durante los meses más duros de la pandemia del coronavirus, desde el Consejo Regulador apuntan a que esa posible "tensión" en los mercados favorecería un incremento en el precio del vino y de la uva

Según el Consejo Regulador, el sector vitivinícola cordobés depende en un 73 por ciento de la comercialización en hoteles, restaurantes y cafeterías de ámbito nacional, mientras que el 27 por ciento restante está vinculado principalmente a la distribución y a la exportación, aunque también de forma mayoritaria con destino al sector Horeca.

Impulsar la comercialización

Con estos datos sobre la mesa, la apuesta del Consejo Regulador será, un año más, la mejora de la comercialización, tanto en el mercado internacional como en el nacional. En este sentido, Garrido destacó que, pese a la "limitada disponibilidad económica", el apoyo al comercio exterior e interior seguirá siendo una de las principales líneas de trabajo, especialmente en el caso del vino envasado, "porque es el que genera más valor añadido" y, por tanto, ayuda a "dinamizar la economía".

Una apuesta a la que se suman cada año nuevas propuestas innovadoras que, si bien no tienen cabida dentro de la DOP Montilla-Moriles, "ponen de relevancia la diversidad del sector vitivinícola de Montilla-Moriles, por lo que resultan muy positivos", añadió Garrido en referencia a nuevas experiencias como los vinos espumosos.

"Se trata de vinos que, actualmente, tienen esa connotación de moda o de tendencia temporal y el Consejo Regulador siempre se muestra receloso en la defensa de nuestro patrimonio histórico", subrayó Garrido, quien añadió que "será necesario que estos nuevos productos se consoliden en el tiempo para que puedan ser amparados dentro de la DOP", si bien expresó su apoyo a "todo este tipo de iniciativas" y a su promoción.

I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)

17 de enero de 2022

  • 17.1.22
La falta de relevo generacional y las vicisitudes por las que pasa el sector de la viticultura favoreció que durante el pasado año 2021 se registrara un nuevo mínimo histórico en la superficie de viñedo en el marco de Montilla-Moriles. La tendencia arrastrada desde hace más de medio siglo ha provocado que la comarca apenas mantenga 4.700 hectáreas de viñedo como consecuencia del continuo arranque de vides.

"La caída en la superficie de viñedos es una realidad con la que tenemos que seguir luchando, pero no es fácil por dos cuestiones fundamentales como son la falta del relevo generacional o la búsqueda de otras alternativas más rentables, lo que sigue favoreciendo ese arranque", explicó a Andalucía Digital el gerente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, Enrique Romero.

En este sentido, no sólo la superficie de viñedo se ha reducid en más de un 75 por ciento en las últimas cuatro décadas, cuando a principios de los años ochenta se superaban las 19.000 hectáreas, sino que también lo hacen los viticultores. En concreto, en la última década la comarca cordobesa ha pasado de contabilizar 2.800 a unos 1.750 viticultores durante la pasada campaña.

Por todo ello, desde el Consejo Regulador de la DOP insisten en la necesidad de agilizar los trámites necesarios para optar a las ayudas de los planes de reestructuración "para que la plantación de nuevos viñedos resulte interesante". 

"En los últimos dos años el propio Consejo Regulador ha realizado labores de intermediación entre la Administración y los viticultores para agilizar la resolución. Si no se favorece toda la tramitación, finalmente el agricultor buscará alternativas más rentables, bien en otros cultivos o en otro tipo de proyectos", explicó Garrido, quien adelantó que para el nuevo ejercicio se prevé "una importante caída".

La mayor parte de los viñedos del marco Montilla-Moriles se concentran en el término municipal de Montilla, donde se contabilizan cerca de 1.800 hectáreas de vid, lo que representa el 38 por ciento de la superficie total de la DOP. Le siguen Aguilar de la Frontera, con 780 hectáreas; Moriles, con 390; Montemayor, con 350 hectáreas; y Cabra, con 330. Por su parte, la presencia de viñedo es testimonial en localidades como Fernán Núñez, Espejo y Doña Mencía.

En la actualidad, la DOP Montilla-Moriles engloba 18 municipios. De este modo, las localidades que conforman la Zona de Producción son Montilla, Moriles, Doña Mencía, Montalbán, Monturque, Nueva Carteya y Puente Genil, así como parte de los términos municipales de Aguilar de la Frontera, Baena, Cabra, Castro del Río, Espejo, Fernán-Núñez, La Rambla, Lucena, Montemayor y Santaella. La Zona de Crianza se completa, además, con el núcleo urbano de Córdoba capital.

La falta de rentabilidad del cultivo a causa de la continua devaluación del precio de la uva, unida al descenso del consumo del vino, han causado la desmoralización de un sector que, como en otros puntos de España, ha apostado por el arranque de cepas o por el cambio de cultivo, en este caso a favor del olivar, prácticas animadas por las ayudas de la Unión Europea.

Efectos del cambio climático

Un estudio publicado en 2018 por el portal Misumiller.es vinculaba directamente la evolución del mapa del viñedo en España en los últimos cuarenta años –que ha experimentado una “clara tendencia a desplazarse hacia el norte”–, con factores climatológicos, ya que, a juicio de los autores de este estudio, “el clima juega el papel más determinante y difícil de controlar en la elaboración de un vino”.

“Las estaciones de primavera y verano en España cada vez son más secas y calurosas y, en consecuencia, el viñedo, que está tan íntimamente vinculado al ritmo de las estaciones y la evolución de las temperaturas, está actuando a su vez como uno de los mejores bioindicadores del cambio climático en la agricultura”, sostenían los autores de la investigación.

Matías Vela, director técnico de Misumiller.es, explicaba la influencia del cambio climático en el cultivo de la vid, recordando que en 2017, la vendimia se inició en el Condado de Huelva varios días antes que en la zona Montilla-Moriles que, tradicionalmente, “siempre ha sido un indicador por ser la primera Denominación de Origen en empezar”.

En ese sentido, Vela subraya que mientras en el año 2000 la recolección de la uva en Huelva comenzaba en torno al 3 de agosto, en menos de dos décadas se ha llegado a adelantar veinte días. “Esto significaría que, en las condiciones actuales, para mantener los ritmos de producción de algunas denominaciones de Origen, sería preciso adelantar la cosecha y empezar a vendimiar con las uvas prácticamente verdes”, resaltaba el especialista.

El director técnico de Misumiller.es alertaba entonces de las “nefastas” consecuencias que conllevaría esta práctica, ya que, a su juicio, “afectaría de manera directa a las características del vino que, además de resultar falto de olor, tendría un sabor muy áspero, pues si las semillas están demasiado verdes en el momento de la recolección, se libera un tanino amargo y astringente que arruina la calidad del vino”.

11 de enero de 2022

  • 11.1.22
Un estudio de la Universidad de Udine y el Istituto di Genomica Applicata (IGA) de Italia sobre el origen de las variedades de uva de vino existentes en Europa, recoge la historia evolutiva de la Pedro Ximénez desde los inicios de la viticultura en el antiguo continente hace más de 3.000 años. En concreto, el estudio coordinado por el genetista Michele Morgante y que ha analizado la historia evolutiva de más de 200 variedades europeas, sitúa en el Caucaso el episodio de domesticación de especies de uva silvestres para su vinificación.


El trabajo de investigación, publicado en Nature Communications, se inició con la secuenciación de más de 200 variedades de uva, con el objetivo de reconstruir la historia evolutiva de las uvas de vinificación en Europa. Entre las principales conclusiones extraídas de los análisis realizados, destaca que todas las cepas cultivadas "derivan de un solo evento de domesticación que tuvo lugar en el Cáucaso, la actual Georgia, a pesar de algunas teorías según las cuales se había producido una segunda evento de domesticación en Europa", según indica Morgante.

De este único evento, sostiene, se derivaron inicialmente las variedades de uva de mesa, de las que se obtuvieron las variedades de vino que posteriormente fueron traídas a Europa. Los eventos de hibridación con las poblaciones naturales de vides silvestres europeas, que se produjeron tras la introducción de las formas domesticadas en el Este en la cuenca mediterránea, generaron variedades de vino europeas, promoviendo la diversificación y adaptación a nuevas zonas de cultivo.

En el caso de la variedad Pedro Ximénez, una variedad de la que según este estudio no se ha derivado otra especie, el estudio genético realizado por el IGA la relaciona directamente con la uva Hebén, cuyo fruto se caracteriza por su color blanco, formando racimos largos y ralos, y los granos gordos y vellosos, de sabor algo dulce; y esta a su vez de la variedad Moscatel de Alejandría, considerada una 'vid antigua' que se originó en el Norte de África.

"La hibridación se produjo varias veces de forma independiente en Europa, lo que justifica el uso del término autóctonas para hacer referencia a aquellas variedades que consideramos originarias de nuestro país o del nuestro región, pero que en realidad tienen sus raíces más lejanas en los países donde la especie ha sido originalmente domesticado", destaca el coordinador del estudio.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)

30 de diciembre de 2021

  • 30.12.21
Apenas seis meses después de lograr el premio EcoRacimo Oro de la vigésimo segunda edición del Concurso Internacional de Vinos Ecológicos, el Robles Brut Nature, el primer espumoso elaborado íntegramente con uvas de la variedad Pedro Ximénez, se ha granjeado los elogios de la Unión Española de Catadores (UEC), una entidad integrada por un prestigioso grupo de expertos en análisis sensorial que divulgan las prácticas de la cata en toda España.


Tras una presentación celebrada la pasada semana, el panel de catadores de la UEC tuvo ocasión de analizar el Robles Brut Nature 18 –fruto de una doble fermentación en botella durante 18 meses– y el Robles Brut Nature 24 –cuyo proceso de fermentación con la botella en posición horizontal y en rima manual se prolonga durante dos años–.

"En nariz es elegante, con ricas notas de la crianza con las lías, cereal y algo de balsámicos, mientras que en boca es seco, con burbuja muy rica", sostiene la nota de cata de la UEC acerca del Robles Brut Nature 18, del que concluye que se trata de un vino espumoso con "muy buena estructura, fresco y bastante largo".

A su vez, respecto al Robles Brut Nature 24, los expertos de la Unión Española de Catadores sostienen que se trata de un vino "más profundo", con una burbuja "bastante cremosa", y notas de fruta de hueso, panadería e, incluso, cabello de ángel.

El Robles Brut Nature surgió tras cinco años de estrecha colaboración entre Bodegas Robles y el Instituto de Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de Cabra, tras una cuidada vendimia para asegurar la recogida de las uvas a primera hora de la mañana con 10,5 grados Baumé, lo que confiere a este espumoso pionero en Andalucía la identidad y la calidad de las uvas Pedro Ximénez, la variedad autóctona del marco Montilla-Moriles.

Para ello, la crianza del Robles Brut Nature –que se corresponde con la tipología de vino espumoso con menor cantidad de azúcar, con menos de tres gramos por litro– se ha realizado en rimas "para aportar ese valor añadido" que ofrece el método artesanal de girar la botella, situada en posición horizontal, hasta que al final del proceso se le retira la levadura que se genera.

Posteriormente, y siguiendo el método champenoise –mediante el que, tras una primera fermentación y embotellado, se produce una segunda fermentación alcohólica en la botella– se sustituye la levadura por un licor de expedición –en este caso, un oloroso y un amontillado–.

De este modo, este vino de Bodegas Robles ofrece una burbuja natural y persistente, fruto de la doble fermentación, mientras que sus aromas y sabor recuerdan a cierta bollería elegante, como el brioche, la magdalena o el bollo de pan recién horneado.


Una apuesta por la innovación que ha sido reconocida por el Concurso Internacional de Vinos Ecológicos, referente de este tipo de certámenes gracias a la colaboración de SOW (Spanish Organic Wines), de la Asociación de Amigos Amantes del Vino y Vinagre (Vinavin), de la revista Sobremesa, de la Cátedra de Gastronomía de Andalucía de la Universidad de Córdoba y del Grupo Macho.

Además del premio EcoRacimo de Oro 2021, el Robles Brut Nature también recibió otro reconocimiento en la cata-concurso Ecovino 2021, donde se alzó con la Medalla de Plata entre las más de 300 referencias procedentes de 32 regiones vitícolas de todo el mundo.

Una firma innovadora en España

La creación del primer Robles Brut Nature a partir de uvas Pedro Ximénez supone un hito más dentro de la apuesta por la investigación e innovación que ha marcado el recorrido de Bodegas Robles durante las últimas dos décadas cuando, también con el apoyo del centro de Ifapa en Cabra, apostó por la reconversión de sus viñedos a la agricultura ecológica.

Desde entonces, esta bodega montillana se ha caracterizado por iniciativas novedosas como la certificación de su huella de carbono o el desarrollo alimentos derivados de sus vinos ecológicos. Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así, en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTILLA DIGITAL


AYUNTAMIENTO DE MONTILLA

AGUAS DE MONTILLA


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL


LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA


FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos