:::: MENU ::::
Mostrando entradas con la etiqueta Montilla-Moriles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Montilla-Moriles. Mostrar todas las entradas

26 de abril de 2019

  • 26.4.19
El Palacio de la Merced acogió ayer por la tarde la entrega de premios a los vinagres galardonados en el IV Concurso Internacional VINAVIN, un certamen que organizan el Centro Agropecuario de la Diputación de Córdoba y la Asociación Vinavin, cuya celebración tuvo lugar el pasado mes de diciembre. ENtre los premios Vinavin de Oro, el jurado reconoció dos vinagres elaborados por Bodegas Robles en el marco de la DOP Vinagres de Montilla-Moriles.



En esta edición, el jurado del concurso otorgó el Gran Vinavin de Oro-Premio Especial Diputación de Córdoba al vinagre italiano Aceto Balsámico di Módena IGP Invechiato. De igual modo, recibieron galardón en esta categoría el Honey Vinegar, de Estados Unidos, y el Vinagre Reserva, de la empresa Chiachio, de Cabra.

En la categoría Vinavin de Oro fueron premiados 15 vinagres, entre ellos Bio PX Crianza y Crema Vinagre Robles, de la montillana Bodegas Robles. También se reconoció a los vinagres Flor del Genil Gran Reserva y Flor Del Genil Balsámico al PX, ambos de Bodegas Delgado de Puente Genil; el vinagre Parqueoliva, de Almazaras de la Subbética (Priego de Córdoba); y Balsámico de Moscatel, de Único Vinagres y Salsas Doña Mencía. Por último, ocho vinagres recibieron el Vinavin de Plata.

El delegado de Agricultura y Caminos Rurales en la institución provincial, Francisco Ángel Sánchez, que participó en la entrega, destacó que estos premios nacieron con el objetivo de impulsar y apoyar al sector del vinagre y "dar a conocer la riqueza de los vinagres de los países participantes, su trabajo y su proceso de elaboración".

Con relación a la presente edición del concurso, Sánchez incidió en que ha supuesto su consolidación, ya que se recibieron más de 80 muestras de las cuales el 80 por ciento eran de origen español -con una importante representación de los vinagres de las denominaciones existentes- y el otro 20 por ciento de países europeos como Portugal, Italia, Francia y Hungría, y de países americanos como Argentina y EEUU.

El diputado provincial recuerdó que para incidir en el conocimiento general sobre el sector del vinagre los participantes serán incluidos en la IV Guía de Vinagres Vinavin Internacionales. "Además, daremos a conocer a los ganadores con diferentes actuaciones como su inclusión en revistas internacionales, exposición en muestras y ferias, etc", apuntó.

Asistieron al concurso un total de 23 catadores de distintas disciplinas relacionadas con el mundo del vinagre: chefs, blogueros gastronómicos, miembros de la Real Academia de Gastronomía, de la Asociación de Escritores y Periodistas del Vino, miembros de la Unión Española de Catadores, del grupo EFFE, de Intereconomía, enólogos de universidades y técnicos de la administración.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

25 de abril de 2019

  • 25.4.19
La XXXVI Cata del Vino de Córdoba, que este año conmemora el cuatrocientos cincuenta aniversario de la muerte de San Juan de Ávila, y el veinticinco aniversario del reconocimiento del Casco Histórico de Córdoba como Patrimonio de la Humanidad, abrió ayer sus puertas para ofrecer a los visitantes los mejores caldos de la DOP Montilla-Moriles en una cita que, una vez más, da inicio al calendario de fiestas y festejos del mayo cordobés.




El presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, destacó en el acto de inauguración de esta cita la consolidación de la misma como un "instrumento promocional" no sólo para los vinos de la Denominación, sino para toda la provincia.

Asimismo, abundó en que este evento sirve para centrar el interés en posicionar Montilla-Moriles como marca referente de la provincia, "porque estos vinos forman parte de nuestra cultura, porque inciden en la actividad económica, cultural y social de nuestra tierra".

"Es necesario seguir impulsando el sector vitivinícola, porque tiene una destacada función en el desarrollo de las zonas rurales –tanto en la producción como en la actividad agrícola–, en la gastronomía y en el turismo, con incidencia tanto en las comarcas productoras como en el resto de la provincia", apuntó Ruiz.

Además, el máximo mandatario de la institución provincial recordó que paralelamente al programa de actividades, que incluye las tradicionales catas dirigidas, se celebra la Semana del Vino Montilla-Moriles, en la que se van a llevar a cabo propuestas íntimamente ligadas a los vinos y vinagres de la zona.

La explanada del Palacio de la Merced acoge hasta el próximo 28 de abril esta nueva edición que cuenta con 29 bodegas participantes. Este año rinde homenaje a San Juan de Ávila, en el 450 aniversario de su fallecimiento, y recuerda el 25 aniversario de la Declaración del Casco Histórico de Córdoba como Patrimonio de la Humanidad, con la inscripción en todas las copas que se repartan durante la cata. De igual modo, se presentará un conjunto de botellas que se han impreso con motivo del 175 aniversario de la Guardia Civil.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

16 de abril de 2019

  • 16.4.19
El Palacio de Orive acogió ayer el acto de presentación de la XXXVI Cata del Vino Montilla-Moriles, encuentro que se celebrará del 24 al 28 de abril en el Palacio de la Merced, sede de la Diputación de Córdoba. En esta ocasión, junto a las actividades propias de la cata, los productos de la DOP cordobesa centrarán una semana de actividades que darán comienzo al Mayo Festivo Cordobés.


Para el máximo responsable de la institución provincial, Antonio Ruiz, esta iniciativa se presenta como un referente consolidado, no sólo en la promoción de los vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, sino también de la provincia de Córdoba.

En este sentido, Ruiz destacó que, junto a las habituales catas dirigidas y propuestas de marcado acento promocional, se ha diseñado un programa de actividades en el que se celebrará "propuestas íntimamente ligadas con los vinos y vinagres de la zona "bajo el marco de la Semana del Vino Montilla-Moriles.

"Pese a que el principal objetivo de esta Cata es la promoción de los vinos acogidos bajo el paraguas de la Denominación de Origen Protegida, se debe centrar el interés en posicionar Montilla-Moriles como marca referente de la provincia, atendiendo a consumidores y al sector de la restauración", destacó Ruiz.

Además, el presidente de la Diputación de Córdoba resaltó que el Mayo Festivo cordobés da comienzo con un producto que es "bandera de nuestra provincia y protagonista de nuestra gastronomía, con unos vinos que son cada vez más conocidos y apreciados, habiéndose convertido en una de las principales tarjetas de presentación de la marca Córdoba".

"Los vinos Montilla-Moriles se presentan como un elemento en torno al cual gira una cultura fuertemente arraigada en nuestro territorio y que genera una importante actividad económica, cultural y social", remarcó Ruiz, quien subrayó la necesidad de divulgar el trabajo de los más de 2.000 agricultores vinculados al sector vitivinícola cordobés a través de herramientas como la Cata "que genera un importante impacto económico para Córdoba, en lo económico y en lo social".

Por su parte, el presidente del Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles, Javier Martín, puso de manifiesto que, en esta ocasión, la Cata le hará un guiño al Año Jubilar en torno a San Juan de Ávila que vivirá Montilla, como una apuesta por potenciar el turismo religioso en toda la comarca.

Asimismo, según adelantó Martín, se dedicará la copa a la celebración del 25 aniversario del reconocimiento del casco histórico de la capital cordobesa como Patrimonio de la Humanidad. "El programa de actividades, más escueto que en años anteriores, contempla además la entrega de los Premios Vinavin o la presentación de la Guía de los Patios", concluyó el presidente del Consejo Regulador.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

13 de abril de 2019

  • 13.4.19
El traslado de la sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen (CRDO) Montilla-Moriles desde Envidarte hasta la Oficina Comarcal Agraria (OCA) podría hacerse efectivo en los próximos meses. Así lo desveló el presidente de la entidad, Javier Martín, durante el pleno celebrado ayer, en el que confirmó que el proyecto tan solo se encuentra pendiente de la cesión del espacio por parte de la Junta de Andalucía.



La propuesta para ubicar la sede del CRDO de Montilla-Moriles en el Laboratorio Agroalimentario y en la Estación Enológica de la OCA surgió hace dos años con el objetivo de evitar el cierre de estas instalaciones y, al mismo tiempo, impulsar este servicio en la comarca gracias a la unificación de todos los servicios dirigidos al viticultor en un único espacio.

Desde entonces, las Administraciones implicadas han trabajado para hacer realidad este proyecto. "Este año esperamos que sea una realidad", reconoció Martín que, asimismo, destacó que la puesta en marcha de esta nueva sede, que contará con la implicación de la Universidad de Córdoba (UCO), favorecerá que se potencie la investigación sobre el sector.

En este sentido, el presidente del CRDO señaló que actualmente el proyecto se encuentra pendiente de la cesión de las instalaciones por parte de la Junta de Andalucía. "El Ayuntamiento de Montilla ya tiene previstas las partidas necesarias para acometer las obras de adecuación que sean necesarias, por lo que empezarían de forma inminente, una vez que se haga la cesión", añadió.

Menos trabas burocráticas y más promoción

El pleno celebrado por el CRDO Montilla-Moriles sirvió, asimismo, como toma de contacto entre el sector y la nueva delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Araceli Cabello, quien quiso trasladar algunas de las medidas previstas para potenciar los vinos andaluces y para apoyar a los viticultores de la comarca.

Cabello destacó que la Junta de Andalucía trabaja para eliminar trabas burocráticas al sector vitivinícola y a la actividad económica en general, a la vez que apostó por impulsar las actuaciones dirigidas a la promoción de los vinos de Montilla-Moriles "tanto en el exterior como entre los propios consumidores más cercanos a través de aquellos actos que ponga en marcha la Administración andaluza".



En este sentido, la delegada destacó la labor del CRDO por el trabajo que desarrolla para "la defensa y promoción de los vinos y vinagres de las DOP" a través de iniciativas como el primer Congreso Internacional sobre los Vinos Tradicionales de Andalucía, celebrado recientemente en Madrid.

El sector en Córdoba

Según los últimos datos del Sistema de Información Geográfica de parcelas agrícolas (SIGPAC), la provincia cuenta con 5.584 hectáreas de viñedo, de las que un 9 por ciento están catalogadas como regadío. El Registro de Industrias Agroalimentarias de la Consejería muestra que hay en Córdoba 119 industrias en la división de Industrias Enológicas, Alcoholes y Bebidas Alcohólicas, de las que 81 también constan en el Registro de Envasadores de Vinos.

El valor de la producción final vitícola, a precios de agricultor, fue de 20 millones de euros en 2018. A su vez, las exportaciones anuales de vinos y vinagres en la provincia ascienden a 11,3 millones de euros de media en los últimos cinco años. En 2018 se han vendido al exterior 12,41 millones de euros, consolidando el incremento experimentado en 2017.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: I. TÉLLEZ

11 de abril de 2019

  • 11.4.19
La Cooperativa La Aurora de Montilla acogió anoche la entrega de premios del XXXVI Concurso a la Primera Mancha de Mildiu "Pedro Cabezuelo" Fundación Caja Rural del Sur, una iniciativa que buscar potenciar la colaboración de los viticultores para activar el sistema de prevención ante esta enfermedad que afecta a los viñedos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles.



El montillano José Miguel Hidalgo fue galardonado con el primer premio de la campaña de 2018, dotado con 700 euros, al ser el primer viticultor de la DOP en detectar una mancha de esta epidemia vegetal en la ladera del castillo de Montilla a principios del pasado mes de mayo.

Pocos días después de esta primera alarma, Antonio Santiago Reyes, detectó la presencia de esta enfermedad en el paraje de El Alcaudón, en el término municipal de Santaella, por lo que anoche recibió uno de los tres segundos premios de esta edición –dotados con 300 euros cada uno– al igual que José Antonio Pérez Garrido (Aguilar de la Frontera) y José Urbano Domínguez.

Finalmente, el XXXVI Concurso a la Primera Mancha de Mildiu "Pedro Cabezuelo" Fundación Caja Rural del Sur reconoció con un tercer premio la labor de observación realizada por los viticultores Juan Francisco Ayala Marín, Antonio Baena García y Antonio Miguel Pérez Garrido, con un premio de 200 euros.

"Estos premios son una iniciativa maravillosa porque permite detectar precozmente esta enfermedad gracias a la colaboración de los ciudadanos y, sin duda, la Administración tiene que apoyar esta cooperación entre los agricultores para evitar un mal mayor", destacó la delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Araceli Cabello, en el acto de entrega de estos galardones.

Los Premios Mildium "Pedro Cabezuelo", promovidos por la Fundación Caja Rural del Sur, se convocaron por primera vez en 1984, gracias a la iniciativa de Pedro Cabezuelo, jefe de la Sección de Protección de los Vegetales en Córdoba. El programa dio sus primeros frutos entre 1989 y 1991, años en los que gracias a las denuncias de las primeras manchas y a la divulgación realizada por la propia Delegación de Agricultura y Pesca en los medios de comunicación y en charlas directas a los agricultores, se consiguió detener la epidemia.

"El programa ha dado unos resultados estupendos a lo largo de los años gracias a que los propios viticultores ponen en alerta a los técnicos para iniciar el dispositivo necesario para evitar que esta enfermedad vaya a más", recordó el vicepresidente de la DOP Montilla-Moriles y presidente de la Cooperativa La Aurora, Juan Rafael Portero, quien puntualizó que, a diferencia de oidio, "el mildiu no da una segunda oportunidad".

Asimismo, Portero subrayó que la detección precoz de esta enfermedad "es garante de la calidad de la cosecha y del vino" dado que permite planificar un tratamiento más eficiente y sostenible para hacer frente a la presencia de este hongo en los viñedos.

Un hongo muy peligroso para el viñedo

Conocido en otras regiones como añublo o mildeo, este hongo parásito originario de América puede ocasionar daños devastadores en todos los órganos de la planta si el clima le favorece. De esta forma, representa una de las enfermedades criptogámicas más peligrosas y de las más temidas por los viticultores porque, cuando la infección es grande, puede devastar toda la producción de una zona vitivinícola.

Generalmente, los agricultores de Montemayor son los primeros en dar la alerta cada año en la zona Montilla-Moriles, al contar con viñedos en terrenos arenosos, donde la brotación es más temprana. Una vez que se detecta la primera mancha, el Aula de Viticultura del Consejo Regulador da la voz de alarma y los viticultores empiezan a aplicar los tratamientos correspondientes, a base de productos penetrantes y sistémicos que actúan incluso cuando la enfermedad se ha hecho presente en la planta.

De esta forma, a los viñedos afectados se les pueden aplicar tratamientos a base de cobre que, además de ofrecer buenos resultados, tienen un coste relativamente bajo. No obstante, si la infección es mayor, es recomendable acudir a productos sistémicos, con lo que el tratamiento se encarece considerablemente.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ


2 de abril de 2019

  • 2.4.19
La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, participó ayer en la inauguración del primer Congreso Internacional sobre los Vinos Tradicionales de Andalucía que se celebra en Madrid, donde puso en valor la unión de los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen (CRDO) que amparan vinos tradicionales andaluces para organizar este encuentro internacional.


El Círculo de Bellas Artes de Madrid hasta mañana miércoles este primer foro organizado por los cuatro Consejos Reguladores de las seis Denominaciones de Origen (DO) que amparan vinos tradicionales de Andalucía: Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda; Málaga y Sierras de Málaga, Condado de Huelva y Vino Naranja del Condado de Huelva; y Montilla-Moriles.

"Es un acierto que trabajen juntos para la innovación, el desarrollo y la promoción de productos tan importantes", señaló Crespo acerca de este congreso internacional, a la vez que añadió que se trata de un sector "importantísimo y pujante".

El evento, que espera la asistencia de más de 400 personas de España y del extranjero, está dirigido a un público muy variado que va desde profesionales del sector a estudiantes y contempla también a bodegueros, agricultores, empresarios, distribuidoras, gestores de figuras de calidad, operadores turísticos o investigadores del ámbito de la viticultura, la enología o el marketing, entre otros asistentes.

En su intervención en la apertura del congreso, la consejera de Agricultura resaltó precisamente la búsqueda de nuevos mercados y la promoción de los productos, y ha alabado la labor que realizan todos los agentes del sector del vino andaluz y, en especial, los representantes de las Denominaciones de Origen Protegidas. En cuanto a su elaboración, explicó que las características climatológicas y orográficas de Andalucía facilitan que el territorio cuente con una variedad vinícola difícil de encontrar en otras regiones del mundo.

En concreto, Andalucía cuenta con 26.500 hectáreas dedicadas a uvas de vinificación que producen 1,2 millones de hectolitros de vino y mosto, un sector que genera 1.500 empleos directos. De esta producción, 500 bodegas y envasadoras comercializan en el exterior unos 240 millones de euros.

En su discurso en Madrid, la consejera comentó que el sector agroalimentario es "un motor fundamental del desarrollo económico y de la generación de empleo de calidad" en Andalucía. De hecho, resaltó la subida del 7 por ciento de las exportaciones de este sector en enero de 2019 con respecto al mismo mes del año anterior, si bien se ha referido también a algunos de los retos de estas ventas como las posibles consecuencias del Brexit. Respecto a este último asunto, Carmen Crespo recordó que la Junta ha puesto en marcha un grupo de trabajo para ver las posibilidades que se puedan plantear en el futuro.

También en apoyo al sector vinícola, la Consejería de Agricultura ha abierto el plazo para solicitar las ayudas a la reestructuración y reconversión del viñedo, cuyo presupuesto asciende a tres millones de euros. Estos incentivos, que se pueden pedir hasta el 29 de abril, buscan impulsar el desarrollo de las explotaciones a través de la diversificación, la adaptación de la producción a la demanda de los mercados y la mejora de las explotaciones.

Apoyo de la Administración

La consejera hizo hincapié en que el Gobierno andaluz "trabaja hombro con hombro" con el sector a través de medidas concretas para facilitarle el camino a los emprendedores y a los que quieren crear empleo y abrir nuevos horizontes. A modo de ejemplo, Crespo se refirió al trabajo de eliminación de trabas burocráticas y a la agilización de ayudas pendientes, respondiendo así a una de las "premisas que el sector nos pidió nada más entrar en el Gobierno".

Por otro lado, Crespo comentó que en Andalucía no se está registrando la despoblación de zonas rurales en la misma medida que en otras zonas de España, explicando que esta diferencia es "gracias a su agricultura". Por ello, la consejera apostó por "estar al lado del sector agrario, ver las posibilidades que tiene, luchar por su comercialización, por ponerlo en valor y por que las exportaciones sean cada vez mayores a mercados emergentes" al mismo tiempo que se fidelizan las relaciones comerciales ya existentes.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

27 de marzo de 2019

  • 27.3.19
Bodegas Robles, la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos, ha despertado el interés de los responsables de las ferias líderes a nivel mundial de alimentación ecológica, Biofach y Vivaness, que visitaron las instalaciones de esta firma enclavada en la comarca de Montilla-Moriles.



El encuentro, impulsado por Ecovalia, contó con la participación de Cristian Beyer, director de las ferias Biofach y Vivaness, y Petra Wolf, miembro de la junta directiva del espacio de congresos NürnbergMesse, que pudieron conocer in situ el cultivo del viñedo ecológico y la elaboración ecológica de vinos, así como participar en una mesa de trabajo sobre el sector ecológico.

Junto a la difusión de las técnicas de elaboración de vinos ecológicos en el marco de Montilla-Moriles, la visita organizada por Ecovalia sirvió, asimismo, para reforzar la marca OrganicSpain, de reciente creación, y potenciar la presencia de productores ecológicos españoles en la que es la feria más importante del sector a nivel mundial.

En este sentido, Álvaro Barrera, presidente de Ecovalia, recordó que "España sigue ocupando el cuarto puesto a nivel mundial en superficie ecológica y se encuentra entre los diez primeros mercados; y esto es algo que hay que impulsar más allá de nuestras frontera"».

Por su parte, Petra Wolf destacó la necesidad de consolidar la presencia de los alimentos ecológicos españoles en los mercados europeos, donde países como Italia y Francia obtienen un mayor reconocimiento.

Además de Bodegas Robles, la mesa de trabajo impulsada por Ecovalia y que contó con la presencia de los responsables de Biofach, reunió a otras empresas del sector ecológico de Córdoba –Ajos la Abuela Carmen, Aceites Alcubilla, Legumbres Baena y Cooperativa de los Pedroches–, sobre los retos de futuro para sus productos. Al respecto, los participantes destacaron que la agricultura ecológica es "un sector estratégico dentro del nuevo modelo productivo agroalimentario andaluz, una agricultura sostenible en una de las regiones de Europa más vulnerables al cambio climático y un modelo que genera valor añadido a nuestros productos".

Una firma pionera

La familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega e instaura el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega, siendo la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos. Además, es la primera bodega española en certificar su huella de carbono.

Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así, en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

25 de marzo de 2019

  • 25.3.19
Con el objetivo de analizar y conocer los retos de futuro del sector del vitivinícola cordobés, la Fundación Bodegas Campos y el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montilla-Moriles celebraron en 2016 unas jornadas en la capital cordobesa que ahora se recogen en un libro, Montilla-Moriles, en clave de futuro. El ministro de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, aseguró en la presentación de esta publicación que el futuro de Montilla-Moriles pasa por mejorar las exportaciones, apostar por la innovación e impulsar la promoción.



Planas, quien asistió a la presentación de este libro en la centenaria Bodegas Alvear, subrayó el oportunismo de esta publicación para aprovechar "un momento muy positivo para el sector del vino en España" gracias a la mejora de las exportaciones y el crecimiento del mercado interior, así como la mayor diferenciación de sus productos.

"Es importante que Montilla-Moriles esté a la altura de los cambios que se están produciendo en los mercados nacionales e internacionales, además de mantener la superficie de sus viñedos y la calidad de sus variedades", subrayó Planas, quien se reconocía amante de los Pedro Ximénez de la DOP cordobesa.

En este sentido, el ministro de Agricultura subrayó el potencial de los vinos de Montilla-Moriles y aseguró que su futuro debe estar marcado por la calidad como base de la diferenciación, "lo que permitirá ganar precio para el producto"; la innovación desde el punto de vista de las variedades para dar respuesta a los gustos del consumidor; y acciones de promoción para apertura a todos los mercados, "para lo que existen importantes herramientas a nivel de España y de la Comunidad Europea".

Asimismo, el ministro recordó que la comarca vitivinícola de Montilla-Moriles abarca unas 5.000 hectáreas de vid, en las que trabajan alrededor de 2.000 viticultores, destacando las pequeñas explotaciones de carácter familiar. Se trata de producciones pequeñas en volumen, pero de gran calidad diferenciada reconocida mundialmente. Una fuente de empleo y riqueza que, según sostuvo Planas, debe vincularse a otros sectores de gran importancia para la provincia de Córdoba.



"El enoturismo también es una actividad importante para vincular el desarrollo de la provincia de Córdoba a su importantísimo sector agroalimentario con el turismo porque hay experiencias muy interesantes en ese sentido", subrayó Luis Planas.

Un "papel importante para Montilla", como señaló el alcalde de la ciudad, Rafael Llamas, que pretende vincular el valor cultural, económico y patrimonial ligado al mundo del vino, con el desarrollo de toda la provincia. "Debemos trabajar para poder competir donde nos corresponde y situar a Montilla dentro de los municipios referentes a nivel regional y nacional", aseveró Llamas.

Un manual sobre el vino

El presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, aseguró que a través de este libro que edita la institución provincial que cualquier persona podrá conocer y mejorar sus conocimientos sobre este patrimonio pues "en sus 227 páginas se refleja el esfuerzo de una comarca y sus gentes por ensalzar un patrimonio cultural y un recurso económico clave, como es el vino".

"Cuando se habla en el título de esta obra de Montilla- Moriles, en clave de futuro se está haciendo referencia tanto al objetivo que se quiere conseguir de cara a su proyección e influencia, como esa referencia al fruto del gran trabajo en origen y el esfuerzo de los productores, de los agricultores y de los bodegueros", apuntó Ruiz, quien abogó por innovar y modernizar el sector, además de favorecer el relevo generacional, de cara a favorecer el desarrollo del mundo rural.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: I. TÉLLEZ

20 de marzo de 2019

  • 20.3.19
Bodegas Robles ha sumado esta semana tres nuevos reconocimientos a su apuesta por la elaboración de vinos ecológicos en el marco de uno de los certámenes internacionales más importantes del sector, Mundus Vini, donde esta firma del marco Montilla-Moriles acapara un importante número de reconocimiento a lo largo de sus distintas ediciones. En esta ocasión, Bodegas Robles recogió en el marco de la feria Prowein sus dos medallas de oro por su Pedro Ximénez Selección 1927 y su Piedra Luenga Oloroso, junto con una medalla de plata por Caprichos.


El Gran Premio Internacional Mundus Vini es uno de los concursos vinícolas más relevantes del mundo. La importancia de esta competición, tanto en Alemania como en el resto del mundo, ha quedado demostrada en esta edición con los más de 7.000 vinos presentados este año. Durante seis días, 250 expertos han catado todos los vinos presentados al certamen, procedentes de más de 50 países y más de 150 zonas vitivinícolas, y donde la firma montillana se ha vuelto a consagrar como referente internacional en la elaboración de vinos ecológicos.

En esta ocasión, el jurado valoró especialmente dos de los vinos presentados por Bodegas Robles. En el caso del Pedro Ximénez Selección de Robles 1927, un vino de uvas pasas Pedro Ximénez procedente de una solera fundacional del año 1927, esta medalla de oro se suma a otros importantes galardones como la mención como cuarto vino mejor del mundo 2015, según la Asociación Internacional de Escritores y Periodistas de Vinos y Espirituosos (WAWWJ), o el Mejor vino dulce de España 2016 según la Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino (AEPEV).

"Bodegas Robles es una de las pocas bodegas que aún conservan sus propias paseras, un área especialmente reservada por su orientación geográfica y pendiente suave para la deshidratación y pasificación de las uvas. Tenemos especial cuidado de que el secado sea regular y homogéneo, por lo que se controla manualmente", destacó el gerente de la firma, Francisco Robles, sobre uno de los secretos de este vino.

Por su parte, de Piedra Luenga Oloroso Ecológico, un vino envejecido durante seis años en barrica de roble americano bajo una crianza oxidativa que se caracteriza por su color caoba intenso con matices de oro, el jurado de Mundus Vini destacó su olor a pasa inicial y su contundencia de elegante evolución a manzana verde, con finos añadidos de laurel seco e incienso.


Mientras tanto, Caprichoso, que el pasado año fue galardonado con una medalla de oro, en esta ocasión ha recibido otra de plata. "Se trata de un vino ecológico coupage, de uvas Pedro Ximénez maduradas bajo el sol de Andalucía y de uvas frescas de la variedad Verdejo", resaltó Robles, quien destacó de este vino su "amplia gama de frescos aromas a frutas, miel y flores que hacen viajar a la primavera en el viñedo, entre hierbas repletas de inflorescencias y polen".

Una firma referente en España

La familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega e instaura el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega. A partir de ese momento, se ponen en marcha diversos proyectos de investigación con el objeto de establecer los principios del manejo del viñedo ecológico con cubierta vegetal; la elaboración de vinos generosos ecológicos que expresen la identidad de la tierra y la variedad de la uva.

Desde finales del siglo XX, Bodegas Robles se ha caracterizado por su apuesta por un proceso ecológico, siendo a día de hoy la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos. Además, es la primera bodega española en certificar su huella de carbono.

Desde 2001, esta bodega elaboró el primer vino ecológico de Andalucía acogido a una Denominación de Origen, ampliando su gama cada año hasta alcanzar la variedad completa de vinos generosos. Ocho años más tarde inició el desarrollo alimentos derivados de sus vinos ecológicos –como mermeladas, reducciones y gelatinas– y vinagres ecológicos, prestando especial atención a su crianza y proceso de envejecimiento.

Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así, en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica. A su vez, en los dos últimos años ha obtenido el Premio Enoturismo «Rutas del Vino de España» de manos de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y del Instituto de Turismo de España (Turespaña) y uno de los Premios Andalucía de Agricultura y Pesca 2017, promovidos por la Junta de Andalucía.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

17 de marzo de 2019

  • 17.3.19
La centenaria firma Bodegas Navarro, santo y seña de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, ha sumado dos nuevos galardones a su amplia trayectoria de reconocimientos nacionales e internacionales. En el marco de Mundus Vini, uno de los certámenes enológicos más importantes del mundo, la firma que ahora dirigen los hermanos Herrador Veredas ha sido reconocida con dos medallas de oro gracias a su Amontillado y a su Pedro Ximénez Solera Fundación 1830.



Fundado hace quince años, el concurso Mundus Vini es una de las competiciones enológicas más importantes del mundo –como demuestran las más de 10.000 referencias que participan anualmente– y, en esta ocasión, han reconocido la calidad de los vinos de Bodegas Navarro: su Amontillado Solera Fundación 1830 –de aroma profundo, punzante y avellanado, sabor suave y lleno a la vez– y su Pedro Ximénez Solera Fundacional 1830 –un vino dulce natural, de color rubí oscuro, pleno de aromas que van desde la pasa y el dátil a la bergamota y el roble–.

Ambos vinos estarán expuestos hasta el próximo martes en la sala de catas del certamen Mundus Vini y dentro de la Feria Internacional de vinos Prowein 2019 que tiene lugar en la ciudad alemana de Düsseldorf, donde miles de visitantes podrán conocer a los premiados en esta edición del concurso.

Prowein es un certamen internacional que se ha consolidado como una de las ferias sectoriales más importantes y significativas del mundo debido tanto al nivel de los visitantes –minoristas, mayoristas, representantes del sector de la hostelería y la restauración, hasta importadores y exportadores–, como por la importancia de los expositores. Además, es la primera feria de Alemania y la más importante de Europa.

Un espacio en el que Bodegas Navarro, además de su presencia en la cata de Mundis Vini, contará un año más con un stand propio en Prowein, representando no solo a los vinos de la DOP Montilla-Moriles, sino a los vinos andaluces dentro del Pabellón de España.

Una bodega centenaria

Bodegas Navarro es la segunda firma más antigua del marco Montilla-Moriles. Fundada en 1830 y con una trayectoria avalada por innumerables galardones, a mediados de la pasada década de los noventa fue adquirida por la familia Herrador Veredas que, en su tercera generación, ha apostado por rejuvenecer su excepcional carta de vinos y, de paso, la propia empresa que, en la actualidad, emplea a una veintena de personas con una media de edad que roza los 30 años.



Hoy por hoy, la firma está presente en una veintena de países gracias a una amplia selección de vinos como el Fino Andalucía 1957, el Pilycrim o el Vino de Misa, productos gourmet como su vino Solera Fundación 1830 o sus vinagres o la nueva línea de vermús, en la que sobresale el prestigioso Premium Rosso Vermouth.

Una extensa selección de vinos que ha sido reconocida con las distinciones más relevantes en el mundo del vino como los premios nacionales Mezquita de Oro o Bacchus de Oro), e internacionales –Medalla de Oro en el Concours Mondial de Bruxelles y The Best of Spain Top 100@ProWein 2018–, a los que se le suman estos dos nuevos galardones.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ

7 de marzo de 2019

  • 7.3.19
La Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba, con el apoyo del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, celebró ayer una cata ciegas para seleccionar dos vinos que promocionen esta tierra en el marco de la conmemoración del 175 aniversario de la Fundación del Benemérito Cuerpo. De esta forma, los vinos seleccionados –un fino y un Pedro Ximénez– serán embotellados e identificados con el logotipo de esta efeméride para, posteriormente, ser distribuidos por todas las comandancias del país.



El castillo de Montilla albergó una cata a ciegas para diez personas –5 de ellas profesionales del sector y cinco miembros de la Guardia Civil– para seleccionar de entre ocho finos y cuatro Pedro Ximénez, procedentes de seis bodegas del marco, los mejores caldos para representar a la DOP cordobesa en la celebración de este aniversario. Unos vinos que, como apuntó el gerente del Consejo Regulador, Enrique Garrido, se presentarán el próximo 25 de abril en la Cata de Vino Montilla-Moriles y, a partir de ahí, serán distribuidos por las todas las comandancias de la Guardia Civil.

"Queríamos celebrar este aniversario de una forma que involucrarse a toda la ciudadanía, pero también que trascendiese de la provincia y llevara fuera de sus fronteras uno de los recursos turísticos y motores del desarrollo económico como son las DOP y, concretamente, los vinos Montilla-Moriles", señaló el teniente coronel jefe de la Comandancia de Guardia Civil de Córdoba, Juan Carretero, acerca de esta iniciativa.



En este sentido, el teniente coronel agradeció la colaboración del Consejo Regulador para la celebración de esta cata y la colaboración de varios expertos en la selección de los vinos que, según adelantó, serán envasados en unas botellas identificadas con el logotipo del 175 aniversario de la Fundación del Cuerpo y un cuadro de Antonio Briega, guardia civil retirado tras ser herido en Montalbán cuando atendía un caso de violencia de género.

Por su parte, el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, agradeció el apoyo mostrado por la Guardia Civil a los vinos de la DOP Montilla-Moriles a través de una iniciativa que, según apuntó, contribuirá a promocionar este patrimonio cordobés en toda España. "Defender nuestros vinos es defender nuestra identidad, nuestro territorio, nuestra economía, la generación de empleo y la capacidad de desarrollo", subrayó el primer edil.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

25 de febrero de 2019

  • 25.2.19
Francisco Robles, gerente de Bodegas Robles, ha participado en el V Curso de especialistas gestión enoturística y análisis sensorial de vinos de la Universidad de La Laguna, con el objetivo de formar a los asistentes en las características propias de los caldos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles y, especialmente, en la apuesta por su elaboración ecológica.



"Poder participar en foros de esta calidad, donde hay participantes profesionales de sumillería y de las bodegas, para que conozcan las características de los vinos de Montilla-Moriles es fundamental para poder percibirlas con posterioridad", indicó Robles durante su participación en esta iniciativa formativa que, según el bodeguero montillano, pone de relieve que Montilla-Moriles vuelve a recuperar su peso entre los consumidores.

Una formación que, para Robles, debe ser el primer paso para divulgar la riqueza de los vinos de la DOP cordobesa entre profesionales y consumidores. En este sentido, el gerente de Bodegas Robles aplaudió los diferentes cursos formativos que se desarrollan en torno a los vinos, como el caso de esta iniciativa de la Universidad de La Laguna, o los cursos de especialización impulsados por el Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles.

Asimismo, Francisco Robles aprovechó su participación para poner en valor la innovación que se viene desarrollando en el marco de la DOP cordobesa que, sin restar calidad a sus vinos tradicionales, ha permitido incorporar importantes novedades que van desde la elaboración de vinos ecológicos al desarrollo de alimentos relacionados con el vino. "Conseguir una unión equilibrada entre la tradición y la innovación hace avanzar a todas las DOP y adaptarse a las nuevas demandas de la sociedad", subrayó Robles.

Precisamente, la familia Robles se ha dedicado en Montilla a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación tomó el relevo en la bodega y comprendió la necesidad de incorporar la viticultura ecológica y el trabajo con levaduras autóctonas a la tradición de la bodega.

A primera vista, los viñedos de Bodegas Robles tienen el aire de un jardín salvaje y romántico donde, sin embargo, no hay nada accidental. Su viñedo es el resultado de años de investigación en el que mantiene un diálogo permanente con la Universidad y varios centros de investigación nacionales e internacionales.

Este proyecto de investigación fue reconocido por el Ministerio de Medio Ambiente, que premió a bodegas Robles como la Mejor Empresa Ecológica en España 2006. En 2014, recibe el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. En el año 2016 la bodega recibe el Premio Enoturismo "Rutas del Vino de España", convocado por La Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) y el Instituto de Turismo de España (Turespaña). En 2017 recoge el Premio de Andalucía de Agricultura y Pesca otorgado por la Junta de Andalucía.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

22 de febrero de 2019

  • 22.2.19
El proyecto de investigación Montilla-Moriles, el resurgir, puesto en marcha por el IES Emilio Canalejo Olmeda de Montilla con el objetivo de dinamizar el marco vitivinícola cordobés y potenciar el consumo de sus vinos entre la ciudadanía, se ha convertido en su primer año de vida en un referente para otras comarcas españolas que buscan hacer del sector vinícola una herramienta de desarrollo económico.



Una delegación técnica de la Mancomunidad Vandellos L’Hospitalet de I’nfant (Tarragona) ha visitado durante dos días las bodegas que participan en este proyecto, así como las propias instalaciones del centro educativo montillano, para conocer de primera mano cuál ha sido el desarrollo de una iniciativa surgida con el objetivo de impulsar el consumo de los vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles entre los más jóvenes y, al mismo tiempo, favorecer la comercialización de estos productos.

"Que otro territorio de España muestre interés por Montilla-Moriles, el resurgir es la prueba de cómo un centro de Formación Profesional puede dinamizar un sector de la mano de un proyecto educativo", señaló el director del IES Emilio Canalejo Olmeda, Manuel del Árbol que, asimismo, indicó que desde el centro se ha apostado por la formación de los futuros profesionales a través de esta iniciativa "y ahora es necesaria la implicación del resto de los agentes, para poder sacar de este proyecto una idea de negocio".

En este sentido, el representante de la junta directiva de la fundación FP Empresas, Tomás Alonso, puso en valor el trabajo desarrollado por el profesorado, alumnos y empresas participantes en este proyecto en torno a los vinos de Montilla-Moriles porque "es un proyecto singular que trata de ser transferible para favorecer la dinamización de otras comarcas".

"Es muy importante que se trate de un proyecto transferible porque supone que van a tener un impacto en el territorio, la economía y la sociedad, es decir, que tendrá un recorrido más allá del impacto que han tenido sobre los alumnos y el centro", subrayó, por su parte, la coordinadora territorial de Fundación Bankia, Eva Aguado, quien destacó que, además, este tipo de proyectos pretenden garantizar que los jóvenes que se están formando puedan quedarse a trabajar en la zona en la que se pone en funcionamiento.

El proyecto Montilla-Moriles, el resurgir ha contado con la participación de las bodegas Robles, Alvear, Doblas, El Monte y Del Pino, así como del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, Grupo Piedra y la Universidad de Córdoba

Seis vinos y un vinagre

El profesor de Industrias Alimentarias e impulsor del proyecto, Juan José Gallego, mostró su satisfacción ante el evidente interés despertado por el proyecto desarrollado por sus alumnos del Grado Superior de Viticultura, y adelantó que a finales del mes de marzo se darán a conocer los seis vinos y un vinagre surgidos de la mano de este proyecto, que se comercializarán bajo la marca Resurgir en los supermercados Piedra, mientras que el libro con los resultados del proyecto se presentará en la Cata del Vino Montilla-Moriles de Córdoba en abril.

En concreto la primera de las líneas de investigación desarrolladas ha abordado la producción de vino blanco gasificado ecológico y vinagre ecológico de vino fino, en colaboración con Bodegas Robles. La segunda línea, en la que colabora Bodegas El Monte, ha elaborado un vino de viticultor con diversas variedades de uva.

Por su parte Bodegas Doblas Martos ha colaborado en la comparación organoléptica de vinos elaborados a partir de viñas en vaso y espaldera. La cuarta línea de investigación, en la que participa Bodegas del Pino, ha criado un vino blanco sobre lías finas; mientras que, con el apoyo de Bodegas Alvear, en una quinta línea se ha trabajado en la elaboración de un vino natural procedente de viñas a distintas altitudes.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ

15 de febrero de 2019

  • 15.2.19
Los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) de la provincia de Córdoba (Baena, Lucena, Montilla-Moriles, Montoro-Adamuz, Priego de Córdoba y Los Pedroches) han impulsado la celebración de un homenaje a Francisco Zurera Aragón, exdelegado territorial de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, por su "dedicación y profesionalidad" a las necesidades del campo cordobés.



El acto, que tendrá el próximo 19 de febrero en Córdoba, pretende poner en valor el trabajo desarrollado por Zurera a lo largo de su etapa como delegado en apoyo a la agricultura y ganadería de la provincia y, especialmente, a los diferentes proyectos impulsados por parte de los diferentes Consejos Reguladores de las DOP cordobesas en materia de promoción de sus productos.

En este sentido, los Consejos Reguladores, con el objetivo de que este reconocimiento cuente con la implicación de todo el sector agrario de la provincia, han diseñado un almuerzo-homenaje abierto a la participación de la sociedad cordobesa, previa reserva en la web de Bodegas Campos.

Francisco José Supera Aragón (Aguilar de la Frontera, 1963) fue desde 2012 delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente en Córdoba. Entre 2007 y 2012 fue delegado de la Consejería de Agricultura y Pesca en Córdoba, cargo que compatibilizó desde 2011 con la dirección provincial de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía en esta provincia y su participación en el Consejo de Administración de la Sociedad Parque Agroalimentario Sur de Córdoba, SA.

Asimismo, Zurera Aragón cuenta con una amplia trayectoria en gestión pública. Ha sido teniente de alcalde y delegado municipal de Fomento y Desarrollo Económico en su localidad natal (2003-07); gerente de Animacor (Asociación para el Desarrollo de la Industria de la Animación) (2003-07); concejal en el Ayuntamiento aguilarense (1999-2003); responsable de Fomento y Desarrollo Económico de la Mancomunidad de Municipios de la Campiña Sur cordobesa (1999-2003); o diputado provincial de Patrimonio, Régimen Interior e Investigación y Desarrollo Agrícola y Ganadero (1995-99).

Una provincia líder en DOP

A lo largo de sus doce años como delegado, Francisco Zurera ha trabajado mano a mano con los seis Consejos Reguladores cordobeses para impulsar las siete DOP que sitúan a Córdoba como el territorio español en la certificación de calidad de sus productos.

En concreto, Córdoba cuenta con cuatro DOP que amparan la calidad de sus aceites de oliva virgen extra –Baena, Lucena, Montoro-Adamuz y Priego de Córdoba–; una protege jamones y paletas –Los Pedroches–; y otras vinos –Montilla-Moriles– y vinagres –Vinagre de Montilla-Moriles–. A estas figuras se añade además una Indicación Geográfica Protegida (IGP) que también se refiere a productos vínicos, el Vino de la Tierra.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

13 de febrero de 2019

  • 13.2.19
La última apuesta de Bodegas Robles y del prestigioso chef cordobés Paco Morales, del Restaurante Noor, por recuperar la esencia de la cocina andalusí ha despertado un gran interés en su presentación en la convención World Wine Meetings (WWM) de Paris. El vermú VRMT Robles. Receta andalusí, surgido de esta apuesta por poner en valor los sabores tradicionales del pasado, ha sido unas de las grandes propuestas para este evento.



En este encuentro con los principales profesionales del sector del vino a nivel internacional –y que cuenta con otras tres citas en Singapur, San Francisco y Chicago–, Bodegas Robles ha querido sorprender con un vino que se caracteriza por su apuesta por los valores tradicionales, gestado desde la innovación.

Así, Bodegas Robles y el chef galardonado con dos Estrellas Michelín, han elaborado el VRMT Robles. Receta Andalusí sobre la base de un vino oloroso ecológico de ocho años, macerado con diez de plantas aromáticas presentes en el viñedo ecológico de esta bodega familiar y con una selección de especias andalusíes.

"En París hemos podido confirmar el interés creciente por vinos que aúnen los valores tradicionales y el terroir, con la innovación y el entusiasmo", señaló Francisco Robles, gerente de Bodegas Robles, sobre la acogida de este vermú en la cita internacional parisina en la que ha participado con el apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento, a través de Extenda-Agencia Andaluza de Promoción Exterior.

Esta nueva apuesta por los sabores andalusíes se suma a la línea de cooperación iniciada meses atrás entre Bodegas Robles y Paco Morales y que, de momento, no sólo ha servido para hacer de las hojas adultas de vid de la variedad Pedro Ximénez un nuevo ingrediente en el Restaurante Noor, sino también para la creación de este nuevo vermú o el Agraz-Verjus, un aliño inspirado en la cocina tradicional de los imperios Almohades y Almorávides.

Apuesta por lo ecológico

Durante su participación en la World Wine Meetings Global de Paris, el gerente de Bodegas Robles mantuvo una intensa agenda de reuniones con 25 importadores y distribuidores internacionales que, según señaló, le han permitido confirmar las nuevas tendencias en el consumo de vinos que se venía registrando desde esta bodega familiar.

"Existe un renacimiento de los clásicos como el amontillado y oloroso, a la vez que hay un reconocimiento creciente del terroir y de las prácticas ecológicas, a las intervenciones mínimas en bodega y, sobre todo, a una combinación de los valores tradicionales con la innovación", sostuvo Francisco Robles.

Con ello, junto al nuevo VRMT Robles. Receta andalusí, otro de los vinos que más interés ha despertado entre los importadores y distribuidores presentes ha sido el Caprichoso, un vino ecológico coupage de uvas Pedro Ximénez y uvas frescas verdejo.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

23 de enero de 2019

  • 23.1.19
La Diputación de Córdoba, a través del Instituto Provincial de Desarrollo Económico, rubricó ayer con los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen Protegidas(DOP) de la provincia un protocolo de actuación de cara a la realización de acciones conjuntas para mejorar la promoción, la competitividad y la internacionalización e innovación del sector agroalimentario de la provincia.



En concreto, esta promoción de los productos agroalimentarios cordobeses consistirá en la realización de degustaciones de productos, catas dirigidas y promocionales, premios a los mejores productos, fomento del consumo entre escolares y acciones de maridajes de productos.

Del mismo modo, se llevarán a cabo acciones de mejora de la competitividad e internacionalización que consistirán en la participación en ferias agroalimentarias, en encuentros internacionales de negocios, en misiones inversas y directas de compradores y periodistas, en la colaboración en proyectos de cooperación empresarial y proyectos de turismo gastronómico y turismo industrial, entre otras.

Igualmente, esta colaboración institucional también contempla el desarrollo de acciones formativas y de mejora de la innovación y de la investigación que consistirán en la organización y participación en congresos y cursos formativos, proyectos de I+D, prototipos industriales y estudios específicos.

En este sentido, el presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, aseguró que hablar de promoción y desarrollo socioeconómico de los municipios cordobeses es hablar de su agroindustria, "el principal motor de la provincia y generador de empleo y riqueza en el territorio".

"Nuestros recursos y la calidad son la clave del éxito de los mismos lo que hace, por supuesto, que nuestros productos sean cada vez más conocidos y reconocidos a nivel mundial", subrayó el presidente de la institución, a la vez que destacó la labor desarrollada por los consejos reguladores cordobeses por conseguir la calidad que caracterizan a las DOP de la provincia.

Además, el máximo representante añadió que necesario seguir realizando acciones para fortalecer y afianzar el sector "aunando esfuerzos y recursos". "Desde la Diputación hemos venido haciendo un importante esfuerzo para apoyar la industria agroalimentaria, a través de la presencia institucional en diferentes eventos de promoción, en la asistencia a los ayuntamientos en materia de formación y empleo o en la inversión en infraestructuras y servicios que permitan seguir vertebrando una provincia donde la agricultura es un sector prioritario, apostilló Antonio Ruiz.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

20 de enero de 2019

  • 20.1.19
Los viticultores del marco de Montilla-Moriles interesados en aumentar su superficie de viñedo o incorporarse al cultivo de uva para vinificación podrán presentar la solicitud hasta el próximo 28 de febrero. Estas autorizaciones serán gratuitas para los adjudicatarios, que tendrán un periodo de tres años para realizar la plantación desde el momento de la asignación.



Desde el 1 de enero de 2016, el acceso al cultivo de viñedo se realiza directamente mediante una solicitud de la oferta que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación realiza en el ámbito nacional, con un límite máximo para ofertar de un uno por ciento calculado sobre el potencial nacional de viñedo de la campaña anterior al de la publicación y siempre bajo unos criterios mínimos de elegibilidad y de prioridad que se aplicarán entre los solicitantes.

Según la resolución del Ministerio, para 2019 la superficie ofertada a nivel nacional alcanza el 0,5% de la superficie plantada de viñedo a 31 de julio de 2018, lo que equivale a 4.747,50 hectáreas. Asimismo, se han establecido distintas limitaciones de autorizaciones de nueva plantación para determinadas denominaciones de origen, ninguna de ellas andaluzas.

El reparto de esta superficie se realiza entre todos los solicitantes a nivel nacional, correspondiendo a las comunidades autónomas la baremación de las solicitudes que incluyan superficies ubicadas en su territorio, siempre bajo unos criterios mínimos de elegibilidad y de prioridad comunes a aplicar entre los solicitantes, descritos en la normativa de aplicación sobre potencial vitícola. Todo ello en consonancia con el nuevo sistema europeo de autorizaciones que entró en vigor el 1 de enero de 2016, así como con las normativas nacional y andaluza que regulan el potencial de producción vitícola.

Los agricultores que deseen ampliar información se pueden dirigir a las delegaciones territoriales de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, responsables del registro vitícola de cada provincia bajo la coordinación de la Dirección General de la Producción Agrícola y Ganadera. Asimismo, pueden consultar todo lo relativo a la orden y acceder a los formularios a través del portal de este departamento del Gobierno andaluz.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

13 de enero de 2019

  • 13.1.19
En el marco del nuevo Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola Español 2019-2023, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural tiene abierto el plazo hasta mañana 14 de enero para solicitar ayudas a la promoción del vino en mercados de terceros países, y hasta el día 31 de enero para pedir los incentivos destinados a inversión en instalaciones de transformación e infraestructuras vinícolas.



El Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola Español (Pasve) persigue mejorar la competitividad de los vinos españoles, siendo beneficiarios de las ayudas empresas vinícolas, asociaciones y organizaciones de productores, organizaciones profesionales e interprofesionales, consejos reguladores y organismos públicos. Pueden ser objeto de esta promoción vinos y espumosos, así como los aromáticos y de calidad, de aguja y aguja gasificado, ecológicos, de uva pasificada, sobremaduradas y vinos de licor.

En cuanto a las subvenciones para promoción, el objetivo principal es apoyar al sector para llevar a cabo acciones de relaciones públicas, misiones comerciales, promoción, publicidad, presencia en ferias y exposiciones y campañas de información, así como estudios de nuevos mercados en terceros países.

En este sentido, los principales destinos en los que se desarrollan estas acciones son EEUU, México, China, Canadá, Suiza, Rusia, Japón, Colombia, Brasil y Australia, entre otros. La intensidad máxima de la ayuda podrá llegar al 50 por ciento de los gastos subvencionables.

Por su parte, los incentivos destinados a respaldar inversiones en instalaciones de transformación e infraestructuras vinícolas tienen como finalidad mejorar el rendimiento global de las empresas del sector vitivinícola y su adaptación a las demandas del mercado, además de aumentar su competitividad.

Asimismo, , se pretende mejorar la sostenibilidad integral de las industrias, en lo económico, lo social y lo ambiental; el ahorro de energía, la eficiencia energética global, la utilización de energías renovables y la valorización y tratamiento de los residuos, sin olvidar la certificación ambiental de las instalaciones de las empresas vitivinícolas y la apuesta por la producción ecológica.

Otros de los campos en los que inciden estas ayudas son los regímenes de calidad, la comercialización, la innovación y la implantación de nuevos productos y presentaciones. La intensidad máxima de la ayuda podrá llegar al 40 por ciento de los gastos subvencionables.

Con las propuestas recibidas de cada una de las medidas de apoyo al sector, la Dirección General de Industrias y Cadena Agroalimentaria elaborará un listado ordenado en función de la puntuación obtenida en base a la aplicación de los criterios de priorización establecidos en el Real Decreto de aplicación, para su envío al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y aprobación definitiva en la Conferencia Sectorial de Agricultura en concurrencia competitiva con los proyectos presentado por otras comunidades autónomas.

Los modelos de solicitud, así como toda la información referente a estas medidas se pueden consultar en la web de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural en los siguientes enlaces: Promoción en mercados de terceros países; y apoyo a inversiones.

 REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

6 de enero de 2019

  • 6.1.19
La colaboración puesta en marcha el pasado verano entre el prestigioso chef cordobés Paco Morales, del Restaurante Noor, y Bodegas Robles con el objetivo de recuperar la esencia de la gastronomía andalusí del siglo XII, ha dado como resultado la creación de Agraz-Verjus, un aliño inspirado en la cocina tradicional de los imperios Almohades y Almorávides.



Esta "locura líquida", como la ha calificado el cocinero cordobés premiado con una Estrella Michelin, recupera el uso de las uvas agraces –aquellas que se recogen cuando están verdes justo antes del envero y se ponen en pequeños racimos en agua con sal– como condimento e ingrediente de muchas recetas de la cocina andalusí.

De esta forma, Bodegas Robles y Paco Morales dan un paso más en la línea de cooperación iniciada meses atrás cuando diez miembros del equipo del chef se trasladaron al viñedo ecológico de la firma montillana para recolectar más de 6.000 hojas adultas de vid de la variedad Pedro Ximénez que han pasado a formar de la nueva carta que el Restaurante Noor ofrece desde el pasado otoño.

Con ello, la tradición vinícola de la provincia de Córdoba estará presente en la apuesta por la cocina andalusí que caracteriza al chef Paco Morales –que en esta nueva temporada centra su mirada en los imperios Almohades y Almorávides del siglo XII– a través de las hojas de vid y el nuevo aliño Agraz-Verjus.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

29 de diciembre de 2018

  • 29.12.18
El castillo de El Gran Capitán acogió al mediodía de ayer la Salutación al Vino Nuevo, un protocolario acto promovido por la Cofradía de la Viña y el Vino de Montilla que, este año, alcanzó su vigésimo séptima edición. El periodista y escritor José Nevado, portavoz del Gobierno andaluz entre 1990 y 1996, saludó el nacimiento del nuevo vino tras la tardía vendimia que se cerró el pasado mes de octubre en el marco Montilla-Moriles. “El vino permite que nos confesemos a nosotros mismos en armonía y parsimonia”, resaltó el salutador al inicio de un discurso plagado de vivencias y recuerdos entrañables.



José Nevado, cofrade Duela, tomó el relevo de su antecesor, Rafael Ruiz Luque, alias Espigueta, que desde hace décadas cría sus propios vinos en su recoleta y concurrida bodega de la calle San Fernando, en pleno centro de Montilla. En una presentación muy aplaudida, Ruiz Luque compartió el currículum vinae del salutador del vino nuevo con los integrantes de esta peculiar corporación que tiene como principal objetivo el de contribuir al conocimiento de las excelentes cualidades de los vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles.

“Sé que somos poco más que una mota verde en el mapa del vino de Europa, pero una gota amotinada dispuesta a dar la batalla como los Tercios Viejos de Flandes”, afirmó José Nevado en referencia al marco vitivinícola cordobés donde, según confesó, llegó a experimentar “la triple dimensión que hace al hombre digno de pisar la tierra: ser, naturaleza y espiritualidad perfectamente imbricados”.

El acto, que fue conducido por el abogado Francisco Criado, cofrade Trujal, contó con la presencia del alcalde de Montilla, Rafael Llamas que, a modo de colofón, elogió el papel de la Cofradía de la Viña y el Vino que, desde su fundación en 1990, “ha demostrado su compromiso con la promoción y con la defensa de los vinos que se crían en nuestra zona”.

No en vano, el colectivo tiene como principal objetivo contribuir al conocimiento de las excelentes cualidades de los vinos de la DOP Montilla-Moriles a través de la organización de actos periódicos de carácter cultural como son las Exaltaciones y Salutaciones al Vino, así como ceremonias de investidura de nuevos Cofrades, Cofrades de Mérito, Embajadores y Mentores a personas que destacan por la defensa y vinculación al vino de Montilla.

El colectivo, del que forman parte personalidades de la cultura como el Nobel Mario Vargas Llosa, el escritor Antonio Gala o el conocido hispanista Ian Gibson, también organiza anualmente la Ruta de los Lagares de Montilla-Moriles, fomentando además el hermanamiento con denominaciones de origen de productos afines al vino.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos