:::: MENU ::::
Mostrando entradas con la etiqueta Cultura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cultura. Mostrar todas las entradas

12 de abril de 2019

  • 12.4.19
La Asociación de Aficionados a la Fotografía de Montilla, Afomo, ha abierto las puertas del Salón Municipal de San Juan de Dios para dar a conocer parte de su actividad a través de su segunda exposición colectiva. La muestra, que permanecerá abierta hasta el Domingo de Resurrección, se enmarca dentro del nuevo impulso puesto en marcha desde el colectivo coincidiendo con el cuarto aniversario de su fundación.



Esta exposición fotográfica, con decenas de imágenes tomadas por la docena de aficionados que forman parte de Afomo, persigue dar a conocer el trabajo y los diferentes estilos de sus socios, a la vez que pretende animar a la ciudadanía a participar en sus encuentros.

"Con esta exposición queremos dar a conocer el trabajo que desarrollamos desde Afomo porque en los últimos tiempos estamos trabajando para abrir la actividad aún más. Para ello estamos apostando por actividades que permitan disfrutar de la fotografía en familia", explicó a Montilla Digital la nueva presidenta del colectivo, Mari Carmen Aguilar.

Asimismo, junto a esta exposición –que permanecerá abierta hasta el 21 de abril de 19.30 a 21.00 de la noche–, el colectivo plantea nuevas iniciativas que contribuyan a favorecer la afición a la fotografía entre la ciudadanía. De este modo, junto a las salidas fotográficas, sus miembros pondrán en marcha diferentes cursos formativos, como el impulsado por Julio Sánchez para el próximo mes de mayo.

Afomo es una asociación dirigida tanto a aficionados a la fotografía como a profesionales que deseen aprender de forma práctica a través de salidas fotográficas cómo utilizar su cámara o diferentes estilos, desde la macrofotografía a temática social o nocturna, entre otras.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: AFOMO

9 de abril de 2019

  • 9.4.19
Su pintura va más allá de múltiples figuras geométricas sobre un lienzo, en este caso de tela estampada, pues la habitación donde se muestra se convierte en parte del diálogo que crea con el espectador. Esta es la propuesta que ofrece el pintor Manuel García Cruz con su exposición Inscritos, una muestra que permanecerá en la Taberna Bolero de Montilla hasta el próximo 5 de mayo.



"El trabajo que realizo se centra en la pintura como eje principal, en la configuración de imágenes a partir de patrones de telas estampadas y las relaciones o diálogos que generan éstas con diferentes espacios", explicó García Cruz acerca de una exposición que ofrece un nuevo mensaje dependiendo de la pared sobre la que se muestra.

En esta ocasión, su trabajo se traslada hasta la Taberna Bolero para, según destacó el comisario de la exposición, Manuel Portero, crear un nuevo diálogo con la singular disposición de las tapaderas circulares de tinajas de vino y la tracería visible entre las vigas del techo de este espacio.

"El trabajo de Manuel García Cruz viene desarrollando la idea de la pintura fuera de su contexto original, deslocalizada de espacios expositivos al uso. Por su carácter bidimensional, establece una relación con el muro que la sostiene y por lo tanto, cada espacio establece un diálogo concreto con las imágenes allí mostradas", apuntó el comisario de la exposición.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

3 de abril de 2019

  • 3.4.19
El espacio dedicado al arte contemporáneo en Montilla, la Sala Alta de la Casa del Inca, abrió ayer sus puertas para acoger la última exposición del artista montillano Francisco Salido. Libros Ilegibles, que abrirá oficialmente al público a partir de este sábado, permanecerá hasta finales del mes de mayo en la histórica casa que habitó Gómez Suárez de Figueroa.



La muestra, presentada ayer por la teniente de alcalde del Área Sociocultural, Mujer y Participación, Conchi Espejo, recoge una colección de 28 obras creadas por Salido entre 2018 y 2019 en las que dominan los trazos lineales y simples –aspectos que han caracterizado la obra del pintor montillano en los últimos años– y con un importante uso del color como lenguaje narrativo.

Una exposición cuyo título, como apuntó el propio Salido, hace referencia al artista Bruno Munari "quien hizo una serie de libros ilegibles, que no tenían texto, pero que se podía leer de otras maneras". "Eran libros que se podían leer a través de sus colores, texturas o del propio material", apuntó Salido sobre esta exposición inspirada en Munari y que ha querido dedicar a sus padres.

Además, el artista montillano mostró su satisfacción por poder exponer en la que fuera la antigua Biblioteca Municipal de Montilla. Un "reencuentro especial", aseguró Salido, con el espacio que le acercó en su infancia a sus primeros libros de dibujo o cómics como Tintín.

"Esta sala de exposiciones viene acogiendo de forma continua propuestas creativas de muchos artistas y en este ocasión tenemos la oportunidad de vestirla de libros con lo que eso significa para quienes recordamos la Casa del Inca como biblioteca municipal", subrayó, al respecto, Conchi Espejo.

Libros Ilegibles podrá verse del 6 de abril al 25 de mayo en la Sala Alta de la Casa del Inca en horario de lunes, miércoles y viernes de 10 a 12 horas y sábados de 10 a 14 horas. Por las tardes jueves, viernes y sábados de 19 a 21 horas. Los martes la exposición permanecerá cerrada.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

1 de abril de 2019

  • 1.4.19
El titular. Así se denomina el tratado sobre las técnicas, modalidades y otros artificios propios de la titulación periodística que acaban de lanzar la editorial Comunicación Social y el profesor Antonio López Hidalgo, miembro del Consejo Editorial de Andalucía Digital y autor de la sección Preguntar para escribir que se publica en este mismo periódico.



La obra, que vio la luz por vez primera en 2001, aborda de manera pormenorizada el uso de los titulares en cada uno de los géneros periodísticos contemporáneos y, desde su primera edición, se ha convertido en un manual de referencia en las facultades de Comunicación de toda Hispanoamérica, que recomiendan a los estudiantes de Redacción Periodística la lectura de este manual que ahora ve la luz en una segunda edición aumentada y actualizada.

"Este tratado representa, sin duda, uno de los hitos en la literatura sobre redacción periodística y, de hecho, es el trabajo más completo que se haya dado nunca a la imprenta sobre el arte de titular textos periodísticos", resaltó Pedro J. Crespo, responsable de Comunicación Social Ediciones y Publicaciones, uno de los sellos más prestigiosos del mundo en literatura periodística en español.

Además de abordar el proceso de adaptación de los elementos de titulación a los diferentes formatos o soportes periodísticos –prensa escrita, radio, televisión e Internet–, López Hidalgo ofrece una meticulosa y amplísima relación de los tipos de titulares, toda vez que analiza y explica los problemas que condicionan su uso, los elementos que integran y configuran la titulación de un texto periodístico o la función que cumple cada uno de ellos.

"Este tratado tiene como finalidad primordial brindar a los profesionales del Periodismo y a los estudiantes de la disciplina una herramienta útil que les ayude y les oriente a resolver con eficacia y seguridad los problemas diarios que presenta el ya viejo oficio de titular textos periodísticos", explicó Antonio López Hidalgo, quien reconoció el "tesón" y el "empeño" del editor, Pedro J. Crespo, que ha conseguido situar su firma, Comunicación Social Ediciones y Publicaciones, entre las cuatro primeras por prestigio editorial en el listado del SPI (Scholarly Publishers Indicators) y la primera según su especialización temática.

En esta segunda edición, El titular incorpora un capítulo escrito por el periodista y profesor universitario Juan Pablo Bellido, editor de Andalucía Digital, sobre los titulares en la infoesfera digital, en el que aborda las nuevas posibilidades de difusión que ofrecen las redes sociales para viralizar contenidos en Internet y en el que analiza técnicas como el SEO (del inglés Search Engine Optimization), el SEM (Search Engine Marketing) o el clickbait, que podría traducirse como "ciberanzuelo", un neologismo que se acuñó por vez primera en 1999 para describir la producción de contenidos sensacionalistas en Internet con el objetivo de generar visitas.

Una vida dedicada al periodismo y a la literatura

Catedrático de Redacción Periodística en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, Antonio López Hidalgo (Montilla, 1957) publicó su primer libro en 1990, El sindicato clandestino de la Guardia Civil, una obra realizada al alimón junto a Juan Emilio Ballesteros, por la que fueron procesados y absueltos posteriormente.

En la editorial Comunicación Social, Antonio López Hidalgo también ha publicado El periodista en su soledad; De la vida y otras anécdotas; El Titular. Manual de titulación periodística; Géneros periodísticos complementarios. Una aproximación crítica a los formatos del periodismo visual; y La Columna. Periodismo y literatura en un género plural. Entre otras obras, es autor de La exactitud de la nostalgia, Tratado sobre el corazón de las cosas, La ciudad perdida, El privilegio del olvido, La belleza de las pequeñas cosas o Escrito en Brasil.

Profesor invitado en varias universidades iberoamericanas, es Premio de Narrativa de la Asociación Cultural "Marquesado de Priego", además de miembro de la Cofradía de la Viña y el Vino, para la que concibió en septiembre de 1992 la primera Exaltación del Vino de Montilla. De igual manera, Antonio López Hidalgo es miembro del Patronato de la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

30 de marzo de 2019

  • 30.3.19
Lo que surgió como un pequeño grupo entre dos amigos de instituto hace algunos años, se ha traducido recientemente en un proyecto musical, Piedra Dropa, que hoy presentará en concierto los siete temas propios que forman parte de su primer EP. Manuel Ramírez, Elena Bautista y Antonio Jiménez han unido su amor por la música en un trabajo de claras influencias del rock y el indie.



Tras algunas experiencias sobre el escenario como grupo –si bien sus componentes ya han actuado junto a otras bandas e, incluso, en certámenes para jóvenes cantautores–, Piedra Dropa se presentará esta noche, a partir de las 22.00, con su nuevo trabajo en Cervecería Capitán. Una cita donde prometen "darlo todo de principio a fin" y animar al público hasta que terminen tarareando sus letras.

"Hacemos rock en estado sólido, una fusión de tres personas que se complementan y se entienden a la perfección encima de un escenario. Nuestras letras son vivencias que todas las personas han tenido alguna vez en su vida, intentamos explicar los sentimientos mediante la música", destaca este grupo de jóvenes montillanos

Influidos por numerosos grupos de pop, rock e indie a nivel nacional –Leiva, El Canto del Loco, Iván Ferreiro, Supersubmarina, Izal, Extremoduro, Marea o Los Zigarros– y un sin fin de música extranjera –desde The Beatles a Red Hot Chilli Peppers, o Nirvana–, Piedra Dropa se presenta ante los montillanos con el objetivo de darles mucho que cantar.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

25 de marzo de 2019

  • 25.3.19
El grupo de teatro de la Asociación Carnavalesca "Prudencio Molina" ha recibido este fin de semana el premio al Mejor Musical del XXI Festival Nacional de Teatro "Martín Arjona", de la localidad de Herrera, por su puesta en escena de la revista musical Las de Villadiego, un espectáculo que representaron el pasado 3 de marzo en la Casa de la Cultura del municipio sevillano.



De esta forma, tras el éxito de público cosechado en las diferentes representaciones que el grupo teatral "Prudencio Molina" ha realizado con Las de Villadiego, una revista musical española con libreto de Emilio González, el colectivo montillano ha visto reconocido con este premio el esfuerzo realizado por todos sus componentes en la puesta en escena de este espectáculo.

El XXI Festival Nacional de Teatro "Manuel Arjona" ha contado con la participación de 17 grupos de teatro aficionado llegados de toda la geografía nacional e, incluso, desde Portugal. Así, desde su puesta en marcha el pasado mes de enero, el público ha podido disfrutar de comedias, tragedias, dramas, obras de creación propia y de grandes autores.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
  • 25.3.19
La Asociación de Música Pop-Rock Montillano, con la colaboración del Ayuntamiento de Montilla, celebrará el próximo 27 de abril la quinta edición del Festival Infantil y Juvenil de la Canción de la ciudad, una iniciativa que reunirá sobre el escenario a 28 intérpretes, acompañados de ocho músicos, que han trabajado en los últimos meses para ofrecer su mejor versión ante el público.



A diferencia de años anteriores, y debido a la celebración de las Elecciones Generales ese fin de semana, el festival se trasladará desde el Teatro Garnelo hasta el Teatro Madre Encarnación del Colegio San Luis –donde se celebró el primer festival en la década de los setenta– y contará con una única actuación por participante para elegir a los ganadores.

"Esta quinta edición nos va a permitir disfrutar sobre el escenario de las nuevas promesas de la canción, pero también fraguar una bonita relación de cooperación entre los participantes en torno a la música", destacó la teniente de alcalde del Área Sociocultural del Ayuntamiento de Montilla, Conchi Espejo, quien puso en valor el trabajo "arduo" que desarrollan los miembros de la Asociación Pop-Rock Montillano durante meses "y que se compensa por la gran respuesta que siempre demuestra el público".

Un total de 28 intérpretes –14 de la categoría Infantil y 14 en Juvenil– se subirán sobre el escenario del Teatro Madre Encarnación a partir de las 18.00 de la tarde para interpretar 22 canciones. "La coincidencia con las elecciones nos ha obligado a que los seleccionados tan sólo actúen una vez ante el público y en una misma jornada se conozcan a los ganadores", explicó Antonio García, presidente de la Asociación Pop-Rock Montillano.

Una tarde dedicada a la música que, como coincidieron los tres representantes del colectivo musical montillano –Antonio García, Ceferino Hidalgo y David Hidalgo– pondrá de manifiesto "la gran calidad y nivel alcanzados por los intérpretes de la ciudad". "Los primeros chicos que participaron en este festival han demostrado una evolución tremenda y desde luego están preparados para participar en cualquier concurso musical de los que ahora se desarrollan en televisión", sostuvo Ceferino Hidalgo.

Las invitaciones para asistir al festival estarán disponibles en la papelería La Administración a partir del 9 de abril para los padres de los participantes mientras que, desde el 11 de abril, estarán disponibles las entradas para el público en general.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ

22 de marzo de 2019

  • 22.3.19
La Casa-Museo de las Aguas de Montilla acogió anoche, en el marco de las actividades de la Feria del Libro, la presentación de la última novela del escritor e historiador Fernando Iwasaki. Aplaca, Señor, tu ira. Lo maravilloso y lo imaginario en Lima colonial recupera el imaginario barroco de la Lima colonial del siglo XVII, una etapa histórica donde varios fenómenos meteorológicos extraordinarios coincidieron con la aparición de importantes personalidades religiosos que marcaron la vida cotidiana de la época.



La obra, coeditada por la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque y el Fondo de Cultura Económica de España, es fruto de veinte años de investigación sobre una etapa de la historia peruana que, entonces, se consideró el inicio del fin del mundo pues Perú fue muy sensible a la pequeña glaciación que afectó al planeta en el siglo XVII, con 36 terremotos, 15 fenómenos de El Niño y dos erupciones volcánicas.

"He trabajado en este libro con bastante tranquilidad, lo que me ha permitido leer lo que leían los hombres del Barroco para tener conocimientos y que formaban parte del acerbo de la época", explicó el historiador, novelista y ensayista peruano que, en este sentido, destacó la riqueza de los fondos de la Fundación-Biblioteca Manuel Ruiz Luque "para conocer los textos de los siglos XVI y XVII".

"Lima fue una ciudad que durante todo el siglo XVII vivió una coyuntura muy especial porque junto a los factores climáticos de la pequeña glaciación, en esta época sobresalieron muchas figuras de santidad como el montillano San Francisco Solano y otros cinco santos más reconocidos –y otras 39 figuras que no fueron reconocidas–, o los procesos de Inquisición, configuró Lima donde el imaginario barroco era muy especial", señaló Iwasaki.

Un imaginario que, según Iwasaki, pervive en la sociedad hispanoamericana contemporánea "porque somos barrocos en nuestras teorías conspiranoides". "Antes se pensaba que detrás de todos los males estaba el demonio, y hoy se piensa que es el capitalismo o la economía del mercado, que detrás de todo hay un poder omnisciente, lo que demuestra que somos herederos de ese imaginario barroco", aseveró.

Un autor estrechamente unido a Montilla

Nacido en Lima en 1961, Fernando Iwasaki mantiene estrechos vínculos afectivos con Montilla, donde conserva grandes amigos, entre los que destacan el bibliófilo Manuel Ruiz Luque, el director de la Casa de las Aguas, José Antonio Cerezo, o el cronista oficial de la ciudad, José Rey. Además, en 1996 fue el encargado de la edición de las Jornadas contadas a Montilla y, cuatro años más tarde, dedicó un libro al proceso diocesano de San Francisco Solano, editado por Bibliofilia Montillana.

Tertuliano del espacio Julia en la Onda de Onda Cero, ha sido columnista de Diario 16, El País, La Razón, Diario de Sevilla, El Mercurio de Chile y del suplemento literario Laberinto, del diario mexicano Milenio, además de autor de novelas, cuentos, relatos, ensayos y crónicas que le han valido más de media docena de premios, entre los que destaca el Don Quijote de Periodismo al mejor artículo sobre la Lengua Española dentro de los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España concedidos por la Agencia EFE.

Editor y coeditor de antologías de cuentos de diversos autores, la obra del escritor peruano ha sido traducida al ruso, inglés, francés, italiano, checo, rumano y coreano. Durante los años que ejerció como historiador, Fernando Iwasaki fue profesor universitario en Perú, investigador en el Archivo de Indias de Sevilla, investigador en el Archivo Secreto del Vaticano y profesor invitado en diversas universidades de Europa y América.

A su vez, ha sido profesor titular de Historia en la Pontificia Universidad Católica del Perú y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad del Pacífico de Lima, además de haber dirigido el Área de Cultura de la Fundación San Telmo de Sevilla y la Fundación Alberto Jiménez-Becerril contra el Terrorismo. El pasado año fue pregonero de la Fiesta de la Vendimia Montilla-Moriles

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ
  • 22.3.19
La Banda de Música Pascual Marquina celebrará este domingo 24 de marzo, a partir de las 12.30 de la tarde, su tradicional Concierto de Semana Santa, que este año tendrá lugar en la Iglesia Santuario de María Auxiliadora, un templo que la formación musical no visitaba desde hace casi dos décadas y al que regresa con motivo del 150 aniversario de la fundación de la Asociación de María Auxiliadora a nivel mundial.

r>

Bajo la dirección de Rafael Tejada Luque, la Banda de Música ofrecerá en este concierto un variado repertorio de marchas procesionales, donde tendrán cabida tanto las marchas clásicas como otras de reciente composición, presentando incluso algunos estrenos que vienen a engrosar el extenso repertorio de música cofrade que atesora la formación, que supera ya las 200 piezas de este género.

"Hemos querido que el concierto, en la medida de lo posible, vaya rotando por todas las parroquias, iglesias y conventos de nuestra ciudad. Este año se celebrará en la popular iglesia del Colegio Salesiano con motivo del 150 aniversario de la fundación de la Asociación de María Auxiliadora", destacó la Agrupación Pascual Marquina que, precisamente, el pasado año acompañó por primera vez a la imagen de María Auxiliadora por las calles de Montilla.

La última actuación que la Banda de Música actuó en la Iglesia Santuario de María Auxiliadora fue hace casi diecinueve años con motivo del vigésimo aniversario fundacional de la Coral Montillana de Antiguos Alumnos de Don Bosco, en un concierto extraordinario en el que participó la agrupación musical como formación invitada.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

21 de marzo de 2019

  • 21.3.19
La Peña Flamenca 'El Lucero' de Montilla acogerá este sábado una nueva actuación en el marco de su XV Ciclo 'Vive el Flamenco'. La cantaora gaditana Laura Vital será la encargada de poner voz a la esta noche, acompañada por la guitarra de Eduardo Rebollar, en el marco de su gira con motivo de sus 25 años en el flamenco. La cita dará comienzo a las 21.30 de la noche y será de entrada libre.



Laura Vital es una de las cantaoras con más proyección del panorama del flamenco actual, con más de 25 años de carrera artística y avalada por una treintena de premios nacionales como el Giraldillo de Jóvenes de la IX Bienal Internacional de Flamenco de Sevilla en el año 2010; el premio Cádiz Jovendel Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) en 2008 a la promoción de Cádiz en el exterior; o la Medalla de Oro del Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda.

De esta forma, tal y como destacó el presidente de la peña montillana, Salvador Córdoba, de la mano de este ciclo flamenco los aficionados montillanos y de las localidades cercanas podrán disfrutar de "artistas reconocidos a nivel nacional e internacional". "Intentamos avanzar cada año y traer a Montilla lo mejor del flamenco", insistió Córdoba sobre esta décimo quinta edición de este ciclo.

En concreto, Vital ha actuado en prestigiosos eventos como el Festival Flamenco de la Unión, el Flamenco Viene del Sur, el Festival de Música y Danza de Granada, o el Festival Flamenco de Mont de Marsan (Nimes), entre muchos otros, además de en países como Francia, Portugal, Holanda, Luxemburgo, Alemania Grecia, Marruecos, Jordania, Israel y Estados Unidos.

Tras esta actuación, el XV Ciclo Vive el flamenco continuará el 29 de marzo con el montillano Antonio Mejías (cante) y Niño Seve (toque). Finalmente, la Peña "El Lucero" cerrará esta edición el 5 de abril con la actuación de todos sus artistas. "Es un ciclo muy completo que es posible gracias a todas las personas y colectivos implicados y esperemos que el público lo disfrute", señaló Córdoba.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

20 de marzo de 2019

  • 20.3.19
La Plaza de la Rosa acogerá a lo largo de este fin de semana una nueva edición de la Feria del Libro, la cuarta desde que se retomara esta iniciativa en 2016, que este año el Ayuntamiento de Montilla dedica a la poeta, prosista, dramaturga, ensayista y maestra española Carmen Conde, miembro de las artistas de la Generación del 27 conocidas como 'Las Sinsombrero' y primera mujer en acceder a la Real Academia Española (RAE).



Junto a cinco papelería y librerías de la ciudad –Nobel, Adriver, Del Árbol, Papelería La Redonda y Gala–, el Área Sociocultural del Ayuntamiento de Montilla llenará esta céntrica plaza de actividades relacionadas con la literatura con las que "recuperar esta fiesta familiar en torno al libro impreso". "Nuestro objetivo es reivindicar la importancia del libro impreso en la cultura y acercarlo a las familias a través de diferentes actividades", señaló la teniente de alcalde del Área Sociocultural, Mujer y Participación, Conchi Espejo.

Una fiesta para poner en valor la importancia de la literatura que, además, también servirá para visibilizar el papel que las mujeres han tenido en este ámbito a lo largo de la historia. Para ello, según explicó Espejo, en esta ocasión la feria estará dedicada a la figura de la escritora Carmen Conde coincidiendo con el 40 aniversario de su ingreso en la Real Academia Española (RAE). "Fue la primera mujer que ingresó en la RAE y, además, fue miembro de 'Las Sinsombrero', un grupo de mujeres que hemos querido recordar en las actividades del 8M", recordó la edil.

La Feria del Libro comenzará este viernes por la tarde y concluirá el domingo. De este modo, a lo largo de estas tres jornadas, junto a la celebración de talleres y manualidades para los más pequeños –el viernes, de 18.00 a 20.00 de la tarde a cargo de la AMPA del Colegio Salesiano; y sábado y domingo, de 12.00 a 14.00, con la Asociación Sociocultural de Tiempo Libre–, el Ayuntamiento y las papelerías participantes desarrollarán varias presentaciones de libros.

En concreto, desde el Área Sociocultural del Ayuntamiento se desarrollará el jueves en la Casa de las Aguas, a partir de las 20.30 de la tarde, la presentación de Aplaca señor tu ira de Fernando Iwasaki, coeditado por la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque y el Fondo de Cultura Económica. Por su parte, la Casa del Inca acogerá el viernes, a la misma hora, la presentación de la obra de Manuel Lara Cantizani Haikus del buen amor desde Lucena (y el mundo).

Finalmente, el sábado, de nuevo en la Casa de las Aguas pero a las 18.00 de la tarde, será la presentación del libro Déjame soñar de Antonio Fernández Álvarez. "El objetivo es hacer de la literatura una excusa para que las familias se desplacen hasta la Plaza de la Rosa y otros espacios importantes de la ciudad para disfrutar de esta Feria del Libro", subrayó Espejo.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

12 de marzo de 2019

  • 12.3.19
Su nombre se hizo especialmente popular el pasado verano, tras ser incluido en el exclusivo comité de expertos que habría de evaluar a los aspirantes a dirigir RTVE. Pero Francisco Sierra Caballero ya era, desde mucho antes, uno de los investigadores más respetados en el ámbito de la Comunicación contemporánea. Nacido hace 50 años en Gobernador, un municipio de poco más de 200 habitantes situado en la comarca granadina de Los Montes, muy cerca de Jaén, Francisco Sierra es catedrático de Teoría de la Comunicación de la Universidad de Sevilla, donde dirige el Departamento de Periodismo I.



Investigador del Instituto Andaluz de Investigación en Comunicación y Cultura, es fundador de la Asociación Española de Investigación de la Comunicación y, en la actualidad, preside la Unión Latina de Economía Política de la Información, la Comunicación y la Cultura, así como la Asamblea de la Confederación Iberoamericana de Asociaciones Científicas en Comunicación.

Autor de relevantes ensayos sobre Comunicación, Política y Cambio Social, Francisco Sierra ha coordinado equipos internacionales de investigación para la Comisión Europea o para el Plan Nacional de Investigación y Desarrollo de España. Ahora, de la mano de la Asociación Cultural y Científica Iberoamericana, presenta Introducción a la Comunicología, una obra en la que aborda, de manera crítica y panorámica, el ámbito de la mediación social y el papel que juega la comunicación en la propia conformación de la sociedad.

—Lejos de ofrecer en esta obra un discurso complaciente o conformista, se muestra bastante crítico con la Universidad y con las propias empresas del sector de la Comunicación. ¿En qué medida son responsables de los males que acechan hoy día al Periodismo?

—Al menos somos responsables de dos falencias. La primera y fundamental, la que hoy me ocupa y preocupa es la ausencia en el mapa curricular de un fuerte componente tecnológico. Estamos en plena revolución digital y las Facultades siguen enseñando un Periodismo del pasado siglo. La academia vive en la era analógica y no asume procesos como la transmedialidad, el universo de los videojuegos y formatos, géneros y narrativas que están transformando la profesión y que apenas se exploran como materia. Lógicamente, hay excepciones. En la Facultad de Comunicación (FCOM) de la Universidad de Sevilla, por ejemplo, se ha impulsado un Aula de Videojuegos pero estamos ante experiencias episódicas y, por lo general, marginales.

La otra cuestión pendiente es la débil formación ética y política. Sin el principio de phronesis no podemos hablar de un profesional de la información con autonomía y un alto sentido del deber. Y ello pasa por formar a los futuros periodistas en materias como Ética y Deontología Informativa, Políticas de Comunicación o Comunicación Pública y Comunicación para el Desarrollo.

El problema es que hemos asumido una equívoca y decimonónica concepción obsoleta, liberal, que asocia la actividad periodística con una visión individualista y ajena a los retos de la sociedad. Hoy que hablamos de Ciencia Ciudadana, precisamos un Periodismo Ciudadano más responsable y comprometido y las Facultades no estamos precisamente cultivando esta visión. De ahí la deriva que lleva la profesión.

—Sostiene en su obra que “aprender a escuchar es quizás la tarea más importante que un académico puede aportar a sus conciudadanos”. ¿Piensa realmente que la Universidad vive de espaldas a la sociedad? ¿O que solo se escucha a sí misma?.

—En general, la Universidad, desde luego, no está interviniendo en el mundo de la comunicación ni asumiendo un rol de liderazgo moral e intelectual ante los retos que vive la sociedad en la actual crisis civilizatoria. Cuando insisto en que la principal virtud socrática es la atenta escucha es porque, como decía Freire, el diálogo es la condición existencial más importante.

La escucha activa es vital para un periodista, y para un intelectual. Pero vivimos un momento de cultura del monólogo. Se escribe y habla mucho pero la gente no está dispuesta a escuchar y la Universidad igualmente delibera, discute y presta poca atención a otras voces. Así resulta imposible cumplir su misión de servicio público pero, dicho sea de paso, tampoco por ejemplo la profesión escucha a la academia. Como decano de la FCOM viví la paradoja de tocar todas las puertas, tendí puentes y propuse proyectos de investigación sin respuesta del sector empresarial. Así que tenemos brechas considerables que debemos suturar para conseguir un campo mejor organizado y consistente.

—Como profesor universitario reclama del alumnado una mayor capacidad reflexiva y de análisis. ¿No estábamos ante las generaciones mejor preparadas de la historia?

—Si le soy sincero, creo que ese discurso es falso o, cuando menos, interesadamente sesgado. Es verdad que las nuevas generaciones tienen más competencias (idiomas, dominio tecnológico, experiencia) pero la mayoría de estas competencias son instrumentales. Nos estamos encontrando en las aulas alumnos con serias dificultades de comprensión de textos científicos o de dificultades de argumentación, análisis y raciocinio complejo. Y qué le voy a decir de la cultura o bagaje intelectual. Francamente, es una generación con graves y notables carencias y que no se está formando para la vida sino para la acumulación de créditos, relegando virtudes principales que tienen que ver con los valores, la inteligencia emocional y la propia autonomía.

—Muchos alumnos de Periodismo abominan de las asignaturas que no son eminentemente prácticas. ¿Por qué son necesarias materias como Teoría de la Comunicación?

—No conozco juristas que discutan sobre la pertinencia de materias como Filosofía del Derecho en la formación universitaria de los futuros abogados. El discurso contrario a la ciencia en las Facultades de Comunicación se debe a una errónea concepción práctica de la formación. Quizás convendría, como sucede en algunos países de la UE, diferenciar el modelo de formación superior (de cinco años y con alta formación intelectual, como en Alemania) y un ciclo corto de tres años orientado en un sentido estrictamente profesionalista.

Este tipo de debates los hemos tenido con la reforma de los planes de estudio y la introducción del marco normativo de Bolonia, pero lo que no cabe duda, a mi juicio, es que no se forma un licenciado sin ciencia, sin conciencia ni fundamentación teórica sólida. Y solo con la Teoría de la Comunicación se puede adquirir el conocimiento para explicar, ilustrar y comprender los procesos de mediación.

Por poner un ejemplo, un buen periodista ha de conocer los usos, efectos y procesos que intervienen en la audiencia y las teorías que explican la recepción para ser consciente de su rol y responsabilidad. De lo contrario estaríamos, en un sentido praxiológico, actuando a ciegas.

—El exceso de críticas y, como usted apunta, la “multiplicación de canales de acceso al saber”, ¿no están contribuyendo, precisamente, a silenciar los juicios críticos y a dificultar el acceso a fuentes solventes y a información de calidad?

—Este es uno de los efectos más perniciosos. En los últimos años, he empezado a escribir sobre Ecología de la Comunicación. Estamos construyendo un ecosistema de medios monstruoso, desproporcionado, saturado, que es insostenible y que afecta a la capacidad de orientación y socialización del sujeto de la cultura red. Vivimos por ejemplo en el turbocapitalismo procesos acelerados que impiden que el ciudadano procese con la necesaria distancia y reposo la información.

La capacidad humana de procesamiento de datos es limitada y el efecto de saturación es el primer paso para que el ciudadano sea manipulado. De hecho, una de las técnicas más comunes de propaganda, como sucedió en la primera Guerra del Golfo, es la canalización de multitud de datos secundarios a fin de escamotear al escrutinio público lo que hemos dado en llamar "información sensible".

Necesitamos, en fin, discriminar, equilibrar los ecosistemas culturales, jerarquizar las fuentes y seleccionar mejor los repertorios e informaciones que circulan para una cultura otra. Pues en nuestro sistema mediático, hay un exceso de redundancia, de información banal e irrelevante y de infoxicación, de contenidos basura, que afectan a la cultura y convivencia democrática y que, dicho sea de paso, han degradado el propio oficio y no digamos la credibilidad de medios y periodistas por exceso y por defecto de la información significativa y relevante que precisa una sociedad para su desarrollo equilibrado.

—¿Las ‘fake news’ forman parte del "secreto del caos" al que se refería Vázquez Montalbán?

—No es un fenómeno nuevo pero, como decía Guy Debord, la esencia de la sociedad del espectáculo no es mostrar, no es la transparencia. La norma es el secreto y las fake news son la forma visible de los dispositivos de dominio y control social que, por cierto, se acompañan del rumor, una manifestación que suele proliferar en modelos autoritarios, opacos o de falta de confianza como sucede hoy día.

Así, ante la proliferación y transmisión en vivo del acontecer social se escamotea al público las estrategias del poder y de la persuasión con la que, por ejemplo, el público presta atención a Trump o se indigna mientras Wall Street despliega sus estrategias de acumulación por desposesión. Esta es la cuestión vital que se debe discutir: el velo o manto de ocultación de las medias falsedades o noticias prefabricadas.

—¿La proliferación incontrolada de canales de comunicación no supone, de algún modo, una eficiente forma de control de la comunicación?

—Sin duda, es el problema de la Ecología de la Comunicación. La manipulación por saturación es un mal de nuestro tiempo y no digamos la proliferación en redes, el uso de bots y la información personalizada. Frente al discurso de la demediación, convendría recordar en este sentido que los medios median y que la hipermediatización termina siendo una forma de control mayor de las representaciones bajo la apariencia de la diversidad de espacios y contenidos.

Como decía Stuart Hall, la condición de la dominación es el hecho mismo de que uno no es consciente de la dominación. Aplíquese en nuestro tiempo porque pareciera que Internet nos hace libres y que el acceso vía Google garantiza la promesa de libertad realizando el sueño enciclopedista de libre acceso a los saberes. Cosa que no es cierta.

—En pleno auge de la posverdad, ¿considera que los medios forman e informan o hacen justamente lo contrario?

—En un sentido genérico, no forman, más bien lo contrario, y en países con pobre cultura democrática y carente de un sistema de medios educativos, como España, no podemos hacer un balance satisfactorio. Más bien cabría hablar de una situación de déficit democrático en la función social de la prensa en nuestro país. Y por lo que corresponde a la información, ésta resulta pobre, redundante y con un nivel de credibilidad, ahora que se puede contrastar con las redes sociales, en franco declive.

Ha habido muchas interpretación sobre la crisis de los medios, en especial de los medios impresos, y todos los editores y ejecutivos han tendido, curiosamente, a exponer razones ajenas a su práctica y política de organización. Desde la gratuidad de Internet, a la pérdida de hábitos de lectura o la competencia, pero nunca que el producto que aportan, que la información que proveen los medios, resultan de poco interés y utilidad para las audiencias. Da que pensar, creo.



—Si nos centramos en España, el panorama comunicativo se asemeja cada vez más a un oligopolio, en el que unas pocas empresas se reparten, prácticamente, todo el mercado. ¿Debemos preocuparnos ante esta realidad?

—Es grave la situación. El sistema público ha sido relegado con la reforma del audiovisual y el apagón analógico, al tiempo que la formación de un duopolio deja en manos de la banca, las grandes compañías eléctricas y de telecomunicación el control del espacio público y de participación democrática.

Cuando hablamos, por ejemplo, de la estructuración de la deuda y de la crisis financiera, los términos del debate terminan por estar hipotecados por la concentración del poder informativo, por la estructura asimétrica y desequilibrada de acceso y control del espacio mediático. No son comprensibles, por ejemplo, fenómenos como Trump en Estados Unidos o Macron en Francia sin los elevados niveles de concentración. Y resulta que en la UE, como antes en Estados Unidos, se han ido arrinconando las leyes antitrust y todas las políticas de comunicación en defensa del pluralismo.

—En su libro aboga por una intervención de los medios que propicie, entre otras cuestiones, el desarrollo y la visibilidad de las minorías sociales. ¿Ve realmente la luz al final del túnel?

—Hemos mejorado, si pensamos en las minorías sexuales, y en la conciencia de la necesidad de un discurso de la tolerancia respetuosa con la diversidad, pero al tiempo se ha reforzado un discurso sin fisuras de la islamofobia, del etnocentrismo y la lógica WASP (blanca, anglosajona y protestante) que domina el sistema internacional de comunicación.

Quizás lo positivo es que se han desarrollado los medios comunitarios pero, en algunos países como Brasil, éstos han sido el espacio de organización de las iglesias evangélicas y el pensamiento ultraconservador que ha apoyado el ascenso al poder de Bolsonaro, que representa exactamente lo contrario a un discurso de la tolerancia y del pluralismo.

—Apel y Habermas sostenían que ningún hablante puede contradecirse. ¿Confirma entonces que nunca pisaron el Congreso de los Diputados?

Jajajajaja. Bueno, a veces, contra la norma, algunos validamos las tesis de la ética comunicativa y del diálogo. Mire, en el Comité de Expertos de Reforma de la RTVE logramos consensuar método, baremo y evaluación casi siempre por unanimidad. Y aplicamos el sentido común y la lógica. No es poca cosa. Pero bien es cierto que lo de la voluntad de diálogo y consenso y la coherencia no son patrimonio, hoy por hoy, de la forma de decir y hacer de las Cortes y, en general, en la política.

—¿Qué les diría, qué les dice, a esos estudiantes de Periodismo que están a punto de salir del caparazón de las facultades? ¿Hay esperanza para ellos?

—Desde luego, lo último que se pierde es la esperanza. Uno debe perseguir sus sueños, construir, con otros en común, espacios y proyectos de esperanza porque el principio esperanza es, como decía Bloch, anticipación de proyectos y utopías de futuro que terminan por hacerse. Ahora, para ello es preciso el incansable trabajo de Prometeo: leer, escribir, inventar, proyectar, caerse, volverse a levantar, producir, soñar, arriesgarse. La vida es eso y sobre todo eso. Y deben aprender que sin vocación, sin pasión por el oficio, sin voluntad de experimentar, de aprender a pensar y crecer intelectualmente el desarrollo profesional es imposible.

Y este aprendizaje se empieza en las aulas, en las actividades libres de formación en la Universidad, en el campo de la cultura y en los múltiples proyectos e iniciativas que estudiantes, profesores y grupos de investigación despliegan a diario. Si no se cultiva esta voluntad de compromiso con la realidad viva, esa filosofía de "nada de lo humano me es ajeno" difícilmente se puede ser un buen periodista o profesional de la comunicación.

Y les toca vivir un tiempo apasionante de transformación de los medios convencionales a los nuevos modelos de negocio. Es tiempo, en fin, de experimentar y ensayar, de intervenir y crear. Así que lo que les aconsejo es que no duden en arriesgarse, a embarcarse en el mundo de la navegación de esta Era Digital, aunque las amenazas de naufragio y las tempestades que vive el campo son obvias, pero también las oportunidades y opciones de futuro. En ello, por cierto, también los académicos estamos explorando y tratando de cultivar la imaginación y repensarnos. Todo un reto, en fin.

JUAN PABLO BELLIDO
FOTOGRAFÍAS: ELISA ARROYO

10 de marzo de 2019

  • 10.3.19
El fotógrafo montillano Javier Portero presenta en el salón de San Juan de Dios su último proyecto profesional, Estudio Casa Palop, una iniciativa que vuelve a dar vida a este histórico espacio montillano para recrear su espíritu desenfadado y apuesta por la naturalidad a través de la fotografía. La muestra, que permanecerá abierta hasta el 31 de marzo, permite además disfrutar de una pequeña recreación del que fuera lugar de encuentro de muchos montillanos.



"Estudio Casa Palop nació en 2017 con la idea de ofrecer un estudio de fotografía que se caracteriza por su naturalidad, por ser diferente, que se combina con la estética propia que ha mantenido Casa Palop a lo largo de los años, e incluso con esa pátina de polvo que atesora este lugar", explicó Javier Portero en la inauguración de la exposición para dar a conocer este estudio fotográfico, que ya ha atraído el interés de varios proyectos de fotografía de moda, eventos y artísticos.

Estudio Casa Palop se ubica en la calle Escuelas, un histórico edificio que fue parte del conjunto arquitectónico del Colegio de los Jesuitas de Montilla en los siglos XVI, XVII y XVIII y Convento de Franciscanos desde 1796 a 1835, hasta alberga una conocida bodega y taberna. Así, las parras, yedras, paredes encaladas, tejados centenarios y bodegas, tal cual se quedaron, hacen de escenario para sesiones de retrato, reportaje y moda.



"Es un proyecto que no pretende nada más y nada menos que mostrar lo que vemos con una nueva mirada. Me interesa mucho mostrar de forma natural a las personas y trasladar a este proyecto mi formación en fotografía documental", indicó al fotógrafo montillano, quien destacó su interés de hacer del reportaje fotográfico "un experiencia diferente, que va incluso en los propios materiales en los que se muestra el trabajo".

Con una amplia trayectoria dentro de la fotografía de moda, además del desarrollo de diferentes trabajos de fotoperiodismo, Javier Portero lleva más de diez años dedicado al mundo de la fotografía, donde aterrizó "casi de forma accidental". Entre los años 2010 y 2013, el joven montillano realizó sus estudios de Fotografía y Creación Contemporánea en Idep Barcelona, ciudad donde desarrolló sus primeras exposiciones individuales.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: I. TÉLLEZ

9 de marzo de 2019

  • 9.3.19
El locutor de Canal Sur José Antonio Luque, coordinador del programa Paso a paso dedicado a la Semana Santa cordobesa, pondrá voz a los nuevos textos que estrenará este año la Representación Dramática de La Pasión de Montilla, que tendrá lugar el próximo 13 de abril en el Pabellón Municipal de Deportes, inspirados en la obra de León Felipe y de La Pasión según San Mateo de Bach.



"Grabar los textos para La Pasión ha hecho que me sienta como un principiante", reconoció el periodista lucentino durante la presentación de su colaboración con esta representación teatral montillana que, según Luque, "sorprende por su calidad técnica, el ritmo dinámico de su representación, y el alto nivel de perfección alcanzado".

En este sentido, José Antonio Luque puso en valor el trabajo que a lo largo de casi treinta años viene desarrollando la Asociación Cultural "La Pasión" de Montilla y las cerca de 300 personas que colaboran en la puesta en escena de este espectáculo. "Es un trabajo que recoge el cariño de muchas personas y se ha convertido en un referente", destacó Luque, quien recordó que ya colaboró hace unos años con el colectivo montillano, quien realizó un pequeño pasaje en su programa Paso a paso en el Teatro Góngora de Córdoba.

"José Antonio Luque es una apuesta segura con la que va a disfrutar el público", sostuvo, por su parte, Antonio Jesús Castillo, presidente de la Asociación Cultural "La Pasión" de Montilla que, asimismo, invitó a la ciudadanía a acudir de nuevo este año a la cita anual con esta representación para disfrutar, junto a la nueva voz, de los textos de reflexión que se estrenarán en esta edición, basados en la obra de León Felipe y La Pasión según San Mateo de Bach, "que darán una mayor interioridad a la obra".

José Antonio Luque, Lucena (1959), es en la actualidad miembro del equipo de Canal Sur Radio Córdoba y colaborador en diversas entidades sociales y culturales de Córdoba. Inició su actividad en la radio en 1975 como responsable del equipo realizador del programa Fraternidad en marcha, transmitido por La Voz de Andalucía, dedicado a la promoción personal e integración social del minusválido, que estuvo en antena durante 7 años y obtuvo el premio Serem-78 del Ministerio de Trabajo.

Ya en la década de los 80 con la creación de Antena 3 Radio pasó a formar parte de la plantilla de delegación cordobesa como locutor-redactor. En 1991 entra en la plantilla de Canal Sur Radio donde permanece. Colaborador altruista del Ateneo y de otras entidades sociales y culturales ciudadanas. En la actualidad conduce La Hora de Córdoba un magazine en Canal Sur Radio y es el coordinador de Paso a paso, el especial de Semana Santa que acompaña a los cordobeses durante los desfiles procesionales.

Luque ha sido pregonero, entre otros, del Carnaval de Córdoba (2000), Semana Santa de Córdoba (2005), Federación de Peñas San Rafael (2010), de las Hermandades de Gloria 2016 y de la Exaltación al patrón de las Hermandades y Cofradías, San Álvaro (2018).

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ


8 de marzo de 2019

  • 8.3.19
El Teatro Góngora de Córdoba acoge hoy, a partir de las 20.30 de la tarde, la representación de La Isla de Histrión Teatro, un espectáculo que hurga en el dolor con la fuerza del teatro. El montaje, dirigido por el dramaturgo montillano Juan Carlos Rubio, aborda con gran intensidad el dolor de vivir. Un texto de su autoría expresamente escrito para Histrión Teatro e interpretado por Gema Matarranz y Marta Megías, que finalizará con un coloquio con la participación del autor-director, actrices y el público.



Dos actrices, Gema Matarranz y Marta Megías, dan vida a Ada y Laura, una pareja que se enfrenta a una terrible pregunta: ¿Sobrevivirá su hijo de once años al accidente que ha destrozado su cuerpo? La isla explorará esa fina línea que separa lo que sentimos de lo que podemos reconocer que sentimos frente a los demás y frente a nosotros mismos.

La Isla habla del dolor de vivir y del dolor de estar muerto en vida. La acción de la obra transcurre en una sala de espera donde esta pareja se enfrenta a ese dolor. "Qué pasa con ese dolor que se instala en nuestras vidas, sobre eso he querido reflexionar", afirma Rubio, para quien este montaje en el que de nuevo se adentra en la condición humana es "terapéutico y sanador".

En realidad, el autor aborda un tema del que no se habla, el de desear la muerte de alguien a quien se quiere. "Creo que es un tema necesario y tabú, y el teatro es un lugar maravilloso para hacerlo", añade. Y es que no estamos preparados para el dolor, pero el dolor está ahí, narrado en un montaje "tan estremecedor como lleno de poesía y verdad, y no exento de cierta ironía".

Una vida dedicada al teatro

Nacido en Montilla en 1967, Juan Carlos Rubio comienza muy pronto a compaginar su trabajo de actor y presentador con la escritura de guiones televisivos (Farmacia de Guardia, Pepa y Pepe, Colegio Mayor, Más que amigos, Manos a la obra, Ellas son así, A las once en casa o Adolfo Suárez, el Presidente) y cinematográficos (El calentito, Retorno a Hansala o Bon apetit) y como autor teatral.

Su primer texto fue estrenado en 1997: Esta noche no estoy para nadie. Desde entonces, han subido a los escenarios españoles sus obras 10, ¿Dónde se esconden los sueños?, Las heridas del viento, Humo, Arizona, Tres, 100m2, Concha: Yo lo que quiero es bailar y El manual de la buena esposa. También ha estrenado en Perú, Chile, Puerto Rico, Venezuela, Costa Rica, República Dominicana, Cuba, México, Uruguay, Estados Unidos, Australia, Eslovaquia, Grecia e Italia.

Como director teatral ha puesto en escena sus obras Humo, Arizona, Tres, 100m2, Esta noche no estoy para nadie, el musical y Las heridas del viento. Asimismo, ha dirigido El pez gordo, de Roger Rueff; Razas, de David Mamet; Ocasiones especiales, de Bernard Slade; La monja alférez, de Domingo Miras y Miguel de Molina, al desnudo, de Ángel Ruiz. También ha dirigido las galas del Festival Málaga Cine Español 2010 y los Premios MAX 2011.

Ha obtenido, entre otros galardones, el Premio Ciudad de Alcorcón (1998) por Esta noche no estoy para nadie; el Premio Teatro SGAE (2005) por Humo; Mención de Honor del Premio Lope de Vega (2006) por Arizona y el Premio Lope de Vega (2013) por Shakespeare nunca estuvo aquí.

Ha sido candidato al Goya 2009 en la categoría de mejor guión original por Retorno a Hansala y en 2010 Bon apetit ganó la “biznaga de plata” al mejor guión en el Festival Málaga Cine Español. Asimismo, en 2010 fue galardonado en Nueva York con el Premio HOLA, otorgado por la Asociación de Actores Latinos al mejor director por El pez gordo, por la misma que fue nominado en 2011 a los Premios ACE de Nueva York como director.

En 2015, y tan sólo unos meses después de recibir en Granada el Premio Andalucía de Teatro que otorga la Asociación Andaluz de Dramaturgos, Investigadores y Críticos Teatrales, así como el premio “El Público” a las Artes Escénicas que concede Canal Sur Radio, el actor, director y dramaturgo montillano fue distinguido por el Ayuntamiento de la localidad murciana de San Javier con el Premio del XLVI Festival Internacional de Teatro, Música y Danza de San Javier, uno de los certámenes escénicos más prestigiosos de Europa.

Asimismo, en julio del 2015, Juan Carlos Rubio recogió en la localidad cordobesa de Palma del Río uno de los galardones de los III Premios del Teatro Andaluz, concedidos por la Asociación de las Artes Escénicas de Andalucía (Aresan) en colaboración con la Fundación SGAE.

En el último año, el dramaturgo montillano ha sido galardonado con una de las Fiambreras de Plata, el máximo galardón que concede cada año el Ateneo de Córdoba como público reconocimiento a la labor de personas y colectivos que destacan por su aportación a las Artes, las Letras, las Ciencias o los Derechos Humanos; o el Premio Lorca del Teatro Andaluz a la Mejor Adaptación Teatral por Lorca. La correspondencia personal del poeta.

REDACCIÓN /ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

5 de marzo de 2019

  • 5.3.19
El Teatro Garnelo acogerá este sábado 9 de marzo, a las 20.00 de la tarde, una nueva representación de El Mesón de La Camacha, una obra del dramaturgo montillano Antonio Salas que, bajo la dirección de Ana Contreras, ofrecerá un montaje renovado para esta innovadora apuesta de la Escuela de Teatro en la que se combina la comedia de enredo, con textos en verso y una cuidada ambientación en el Siglo de Oro.



El Mesón de La Camacha traslada al espectador a aquella Montilla cervantina en la que el autor de El Quijote se hospedara en más de una ocasión y tuviera noticia de la famosa hechicera Leonor Rodríguez, apodada 'La Camacha', para inmortalizarla en su novela El coloquio de los perros.

De esta forma, la obra se desarrolla en aquel histórico mesón montillano regentado por La Camacha y por el que han de pasar los más variopintos personajes en divertidas historias que irremediablemente van confluyendo para mostrarnos, con gran sentido del humor, un enredo de intrigas y amoríos con nobles en busca de aventuras, timadores profesionales al acecho de incautas víctimas, cómicos de la legua, pícaros, alcahuetas, arrieros ávidos de diversión, caballeros dispuestos a batirse en duelo por el honor de una dama o espías de la Inquisición.

Además, tras su estreno el pasado mes de junio, El mesón de La Camacha vuelve al Teatro Garnelo con un renovado montaje que incorpora novedades escénicas y actorales que, en palabras de la directora de la obra, "profundizan aún más en las amplias posibilidades de dramaturgia que ofrece un texto que, desde el primer momento, atrapa al espectador con su originalidad, el ingenio de las líneas argumentales que se entrecruzan y el trepidante ritmo que imprime a la acción".



"El Mesón de la Camacha es una obra que, siendo de primerísima actualidad, tiene la virtud de hacernos viajar hacia atrás en el tiempo y disfrutar del encanto de aquellas piezas teatrales que en el Siglo de Oro español llenaban corrales de comedias e improvisados espacios escénicos en calles y plazas", afirmó Ana Contreras sobre este montaje escénico que incorpora elementos de vanguardia tanto escenográficos como respecto al trabajo actoral y al planteamiento de las escenas, integrando en ellas la música en directo, donde el flamenco ocupa un lugar muy importante.

En este sentido, en esta nueva representación de la obra escrita por Antonio Salas destaca la participación, junto a los actores de la Escuela de Teatro, del bailador José Ángel Márquez y las colaboraciones de la cantaora María José Delgado, y de Miguel y Manuel Luque a la guitarra y percusión respectivamente.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

2 de marzo de 2019

  • 2.3.19
La Agrupación Musical de La Unión de Montilla celebró el pasado jueves, 28 de febrero, un doble concierto en el Teatro Garnelo de la ciudad con el que, además de dar la bienvenida a la Cuaresma, presentó los nuevos uniformes que acompañarán a sus músicos en cada una de sus actuaciones. Un estreno muy esperado por los componentes de este colectivo que, asimismo, ofreció una exposición en el hall del teatro con los diferentes trajes que ha lucido La Unión a lo largo de sus 38 años historia.



De esta forma, La Unión ofreció una imagen renovada en un concierto que, ante la buena acogida por parte del público montillano, celebró un segundo pase. En concreto, los nuevos trajes de los músicos están inspirados en el uniforme de gala de la Infantería de Marina, que se caracteriza por su sobriedad y elegancia.

"De color azul marino y línea sobria, con detalles en plata y charol, el nuevo uniforme tiene bordado en los cuellos, hombreras y gorra el nuevo escudo diseñado para la ocasión por el montillano Ismael López. Además, rematando la parte trasera del cuello, la inscripción "Unión" con detalles florales", indica la agrupación sobre la nueva imagen que muestran sus trajes.

Junto a los nuevos uniformes, la Agrupación Musical de La Unión adelantó a los asistentes a su concierto en el Día de Andalucía algunos de los estrenos que se interpretarán esta Semana Santa, así como algunas piezas propias y otras obras clásicas que vienen formando parte del repertorio de esta banda montillana.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 2.3.19
A pesar de no ser conocido por el gran público, Jose de la Torre (Montilla, 1987) no ha dejado de subirse a un escenario o ponerse frente a una cámara desde que comenzara su carrera como actor hace casi una década con su participación en un videoclip de la cantante Nena Daconte. Nueve años después, este joven montillano regresará a la pequeña pantalla como uno de los protagonistas de Toy Boy, la nueva serie que Atresmedia estrenará en los próximos meses.



"Estamos ansiosos por ver la acogida tiene la serie en el público porque está generando una gran expectativa al tratar por primera vez este tema en televisión", señala a Montilla Digital José de la Torre en uno de los descansos del rodaje de la serie, que se viene desarrollando desde el pasado mes de octubre en la Costa del Sol. En ella, Jose de la Torre interpreta a Iván, un expolicía que tras ser expulsado del Cuerpo, pone en marcha la discoteca Inferno, donde trabajan los strippers que protagonizan esta trama.

Un personaje para el que De la Torre viene preparándose desde hace más de medio año. "Ha sido todo un reto porque ha implicado una importante preparación física y también aprender a bailar con unas coreografías muy trabajadas mientras nos quitamos la ropa, más todo el trabajo interpretativo", reconoce el joven montillano sobre el proceso que viene desarrollando para dar vida a Iván, "un pilar importante en la serie".

Un proyecto que, como señala el actor, le ha permitido sumergirse en un mundo desconocido para él pues, a pesar de su amplia trayectoria en el teatro, "la televisión implica una ejecución muy diferente, más rápida y donde las correcciones son continuas". "Trabajar en esta serie es un regalo y soy muy feliz con este proyecto", reconoce el intérprete de Iván.

Con todo, Jose de la Torre no se plantea nuevos proyectos a medio plazo y espera que la acogida de Toy boy le permita continuar dentro de esta serie por mucho tiempo, si bien cuenta con un sueño de futuro: trabajar con el dramaturgo montillano Juan Carlos Rubio, quien le apoyó en los inicios de su carrera. "Juan Carlos tuvo fe en mi desde el principio y me arropó en mis primeros pasos. Siempre estaré agradecido por haber estado bajo su ala, por eso para mí es un sueño poder trabajar en uno de sus proyectos", apunta.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

1 de marzo de 2019

  • 1.3.19
El programa de talentos Me gusta tu cover 2019, de Onda Mezquita, contará entre sus doce participantes con la presencia de dos jóvenes artistas montillanos, el cantautor Iván Feria y el transformista José Manuel Reina, conocido como Imperio Reina. Dos estilos muy diferentes que, pese a ello, comparte el objetivo de conseguir darse a conocer entre el público cordobés de la mano de un programa que consiguió una gran audiencia en su primera edición.



El casting final para participar en esta nueva edición de este talent show televisivo tuvo lugar el pasado 7 de febrero en el Bulevar de Gran Capitán, allí se congregaron los 40 aspirantes que optaban a una plaza en el programa. Tras una gran campaña de promoción en redes sociales, el cantautor montillano consiguió ser uno de los dos concursantes elegidos por el público, mientras que Imperio Reina arrancó el apoyo del jurado en su vedericto final.

Admirador de Pablo Alborán y de Melendi y de formación autodidacta, Iván Feria Polonio ha conseguido un gran número de seguidores en su canal de Youtube gracias a sus numerosas versiones del artista malagueño, siendo su cover de Gracias una de las más exitosas con más 5.000 visualizaciones. Además, Iván Feria cuenta con numerosas composiciones propias que ha interpretado en algunas de sus numerosas actuaciones sobre los escenarios montillanos.

También José Manuel Reina, Imperio Reina, ha podido comprobar el cariño de sus conciudadanos en sus numerosas actuaciones en Montilla con un espectáculo de transformismo pionero en la localidad. Ahora, tras actuar en muchos locales e, incluso, impulsar la primera gala LGTBI del grupo DiversiESAD en la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD), donde se está formando, quiere visibilizar este tipo de espectáculos "que van más allá de la música" a través de la pequeña pantalla.



De esta forma, ambos artistas mostrarán ante la audiencia cómo evolucionan en el mundo de la música gracias al apoyo profesional que recibirán a lo largo de este programa que, un año más, promete ofrecer "emoción, arte, buen rollo y mucho talento". El ganador de la final de este concurso, tendrá acceso al inicio de una carrera profesional con la producción de su primer single y videoclip, dirigidos por grandes profesionales de la industria discográfica.

Durante tres meses, ambos montillanos recibirán formación artística en la Escuela Yocanto –dirigida por el artista cordobés Manuel Ruiz Queco–, donde los coaches les ayudarán a mejorar su técnica Vocal, la interpretación y el repertorio para cada una de las pruebas a las que serán sometidos.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: CEDIDAS

24 de febrero de 2019

  • 24.2.19
La localidad cordobesa de Montemayor se sumergirá en el continente africano los próximos días 26 y 27 de febrero para, de la mano de su cuarta Feria Intercultural Rompiendo barreras, descubrir una nueva imagen de la cuna de la humanidad a través de sus manifestaciones culturales, sus tradiciones, sus juegos o su historia. Con la colaboración de las oenegés Madre Coraje, Fecons y Fundación Social Universal, junto con el Centro Guadalinfo y el Museo Ulia, el Ayuntamiento acercará todos estos aspectos a la población gracias a un intenso programa de actividades.





Para ello, la Feria Intercultural Rompiendo Muros de Montemayor, nacida hace cuatro años como uno de los proyectos educativos señeros del actual equipo de gobierno, pretende involucrar a toda la sociedad montemayorense en una educación en valores en la que las diferencias culturales sean vistas como "elementos enriquecedores de la sociedad".

"Esta Feria Intercultural es un proyecto por el que hemos apostado mucho porque nuestra intención es conocer los distintos países desde una visión positiva, alejada de esa imagen de pobreza o conflicto que en muchos casos es lo único que conocemos de algunas zonas", explicó el alcalde de Montemayor, Antonio García, sobre una iniciativa que, desde su puesta en marcha, ha permitido acercar la otra realidad de zonas como el Sáhara, Perú, Guatemala o Bolivia.

Tres años de inmersión en otras culturas que, como reconocen los propios alumnos de los centros educativos de la localidad, permiten conocer de forma "amena y dinámica" la realidad en otras partes del mundo gracias a propuestas como videollamadas a chicos que viven en el Sáhara, talleres de música tradicional africana e, incluso, cursos de gastronomía internacional.

Un programa "muy atractivo", como reconocieron las alumnas del IES Ulia Fidentia de Montemayor Lucía Carmona, María Jesús Campos y María José Moreno, que coincidieron en subrayar la importancia de esta Feria Intercultural para "descubrir aspectos de estos países que no tienen reflejo en los medios de comunicación o en las redes sociales" y, todo ello, dentro de su propio pueblo. "Es una iniciativa muy necesaria porque nos hace cambiar nuestra imagen de estos países más allá de las guerras o la pobreza, y acercarnos a su creatividad, su música o su cultura", apuntó una de ellas.

Con todo ello, este proyecto dirigido a fomentar la educación en la interculturalidad –entendida como la creación de una cultura común a través de las distintas entidades que habitan en el mundo– ha comenzado a dar sus frutos en esta localidad de la Campiña Sur cordobesa ante "situaciones extraordinarias", como la llegada de varios menores inmigrantes no acompañados al municipio.





"Observar cómo los jóvenes del municipio acogieron a estos chicos en las aulas desde una actitud de igualdad, y no desde una perspectiva de compasión, demuestra que ese mensaje por la interculturalidad está calando", subrayó, por su parte, el director del IES Ulia Fidentia, Francisco Campos, quien aplaudió la iniciativa del Ayuntamiento de Montemayor por implicar a todos los centros educativos de la localidad, así como a los diferentes agentes sociales para fomentar "un tema que supera los límites de la educación que se ofrece en los colegios e institutos".

África, más cerca

La IV Feria Intercultural Rompiendo barreras centrará su mirada en el continente africano gracias a la puesta en marcha de numerosas actividades que permitirán conocer aspectos como sus manifestaciones culturales a través de la música y la escultura, la riqueza de sus recursos e historia o la realidad de los más pequeños.

Para ello, el 26 de febrero, en el CEIP Miguel de Cervantes, la oenegé montillana Fundación Social Universal (FSU) desarrollará el taller de cuentos y manualidades Los niños del mundo, dirigido a dar a conocer la situación de los menores a lo largo del continente africano.

Por su parte, el colectivo Madre Coraje ofrecerá en el IES Ulia Fidentia la exposición Caras de áfrica, centrada en alejar la imagen de conflicto y pobreza de África que inunda los medios de comunicación para ofrecer un recorrido por las riquezas de sus diferentes países. Asimismo, el 27 de febrero, Fecons desarrollará un taller musical de Madagascar denominado Siente África.

Por su parte, el Museo Ulia abrirá sus puertas a los alumnos del instituto montemayorense para mostrar, a través de la exposición Arqueología Intercultural, varias réplicas de esculturas africanas de gran relevancia. Finalmente, el Centro Guadalinfo invitará a todos sus usuarios a participar en esta Feria Intercultural Rompiendo barreras a través de la actividad Conoce África.

Una programación que, como destacó el primer edil, volverá a "implicar a toda la sociedad montemayorense" para avanzar en un proyecto educativo de ciudad. "Confiamos en que el proyecto continúe en el futuro dada la buena acogida que está teniendo y porque estamos convencidos en que nos permitirá avanzar como ciudad y como sociedad", indicó Antonio García.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos