:::: MENU ::::

10 de junio de 2019

  • 10.6.19
El Parque Tierno Galván se convirtió ayer, y por segundo año consecutivo, en espacio de peregrinación de cientos de montillanos que quisieron acompañar a la Virgen de las Viñas en su tradicional romería por el municipio montillano. El buen tiempo acompañó durante toda la jornada a los numerosos vecinos y devotos de la patrona del noble gremio de la vid y el vino en una cita que celebró sus dos décadas de tradición.



La Asociación Cultural Benéfica Grupo Romero Virgen de las Viñas y Amigos del Caballo y la Hermandad del Señor en la Santa Cena, María Santísima de la Estrella y Nuestra Señora de las Viñas, tras celebrar el tradicional desayuno molinero a las puertas de la Ermita de La Merced, inició su recorrido desde la Barriada de El Gran Capitán hasta la zona de La Pradera.

La imagen de la Virgen, que iba sobre una pequeña carreta tirada por dos bueyes y al son de la flauta y el tamboril, recorrió las calles de Montilla acompañada de una extensa comitiva de peregrinos, entre los que se encontraba el pregonero de esta romería, Manuel Ordóñez Gómez, y Rosario Morales Merino, reconocida este año como "Amiga de la Romería", junto a representantes del Grupo Romero Virgen de las Viñas y la Hermandad de la Santa Cena, además de miembros de la Corporación municipal, como la concejala de Festejos, Lola Casado







La primera parada de la comitiva tuvo lugar a las puertas del cuartel de la Guardia Civil, en la avenida José Padillo, donde tuvo lugar la tradicional ofrenda floral a la pequeña imagen de la Virgen del Pilar que preside la entrada a la sede de la Benemérita. Un sencillo acto que, como es tradición, refleja el fervor mariano de los peregrinos que participan en esta romería.

A su llegada al Parque Tierno Galván, el Grupo Romero y la Hermandad de la Santa Cena celebraron la Misa Romera en honor a la patrona del noble gremio de la vid y el vino, que este año contó con la participación del Coro Rociero "Nuestra Señora de Belén".







Tras la eucaristía fue el momento de disfrutar de un gran día de convivencia y de las bondades que ofreció, un año más, el Parque Tierno Galván para acoger la romería, mucho más próximo al casco urbano y dotado de zonas de aparcamiento y de servicios. Además, aunque ayer no se registraron altas temperaturas en la ciudad, la arboleda de La Pradera ofreció un entoldado natural que ayudó a disfrutar de la jornada.

Finalmente, tras la tradicional ofrenda floral en la Cooperativa de La Aurora, y la entrega de trofeos y de medallas, los romeros iniciaron el recorrido de vuelta hacia la iglesia de La Merced donde la Virgen de las Viñas fue despedida con la tradicional Salve Rociera.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
REPORTAJE FOTOGRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos