:::: MENU ::::

27 de mayo de 2019

  • 27.5.19
Tras cuatro años al frente del Ayuntamiento de Montilla con Izquierda Unida como socio de gobierno, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) afrontará el nuevo mandato municipal con una mayoría absoluta que le permitirá plasmar su proyecto político en solitario. Con todo, el reelegido alcalde de Montilla, Rafael Llamas, abogó anoche por trabajar "desde el consenso" con el resto de las fuerzas políticas con representación en la nueva Corporación local.



Llamas, quien quiso agradecer la confianza depositada por los montillanos en el proyecto socialista para los próximos cuatro años, aseguró que su objetivo es "seguir trabajando para que Montilla avance" y, para ello, pondrá sobre la mesa los proyectos propuestos por todas las fuerzas políticas al objeto de desarrollarlos desde la institución municipal.

"Aunque es una mayoría absoluta, creo que es momento para que todos los partidos nos sentemos porque Montilla la vamos a construir entre todos", aseguró el primer edil en declaraciones recogidas por MTV. De igual modo, el candidato socialista a la Alcaldía de Montilla agradeció el esfuerzo y la dedicación que sus concejales han mostrado a lo largo de este último mandato municipal y que han permitido obtener 6.233 apoyos, un 48,7 por ciento de las papeletas que se depositaron ayer en las urnas.

Mientras tanto, desde el Partido Popular (PP), la candidata Inmaculada Luque se mostró "satisfecha" con la mejora de los resultados obtenidos por la formación en estos comicios municipales con respecto a las elecciones generales del pasado 28 de abril, pasando de ser la cuarta fuerza más votada a la segunda, a la vez que trasladó su compromiso por trabajar "para renovar la confianza de los montillanos".

"Somos una candidatura renovada y en estos cuatro años vamos a trabajar para conseguir la confianza de los montillanos", insistió Luque que, tras conseguir el apoyo de 2.946 montillanos –1.400 menos que en las elecciones de 2015–, estará acompañada por otros cuatro miembros de su candidatura en la nueva etapa que arrancará a mediados de junio en el Ayuntamiento de Montilla.

Mientras tanto, Izquierda Unida (IU) perderá tres escaños en el salón de plenos, pasando de seis a tres concejales en el nuevo mandato. El candidato a la Alcaldía, Francisco Lucena, realizó un ejercicio de autocrítica al considerar que la pérdida de apoyos es resultado de "no haber sido capaces de trasladar el papel necesario que ha tenido IU en la política desarrollada en estos cuatro años en Montilla".



En este sentido, Lucena lamentó que, con la pérdida de 1.700 votos con respecto a los comicios de 2015, IU "no será determinante" en la nueva Corporación municipal. "La parte positiva de estos resultados es el apoyo que ha tenido el trabajo realizado en estos años y que se ha visto reflejado en ese voto al PSOE, que también recoge el trabajo de nuestros concejales en estos cuatro años", señaló.

Finalmente, el último escaño de la Corporación montillana será ocupado por el candidato de Ciudadanos, Sergio Urbano, que en su primera concurrencia a unas elecciones municipales ha recabado el apoyo de 806 montillanos, una cifra muy alejada de los 2.520 votos obtenidos por la formación naranja en los comicios generales del pasado 28 de abril, cuando se situó como la segunda fuerza más votada en la localidad. Con todo, según resaltó Urbano, estos resultados les permitirán "defender los intereses de los montillanos con una oposición contundente y con coherencia".

Por su parte, las candidatas de Avancemos Montilla y VOX, Rocío Polo y Pilar Criado, agradecieron el apoyo mostrado por el electorado montillano a sus respectivos proyectos políticos que, si bien no ha obtenido los apoyos suficientes para contar con representación en la Corporación municipal, serán defendidos "desde la calle" durante los próximos cuatro años.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos