:::: MENU ::::

29 de mayo de 2019

  • 29.5.19
La campaña de baño en el complejo de piscinas municipales de Montilla finalizó hace dos años de forma abrupta tras registrarse un vertido de aguas negras procedentes del pozo de El Cuadrado, como informó en primicia Montilla Digital. Tras localizar una obstrucción existente en el sistema de conducción de agua, el Ayuntamiento y Aguas de Montilla, con la colaboración del Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios de Córdoba, iniciaron ayer los trabajos dirigidos a eliminar la sedimentación de cenizas que generó el vertido.


Según señaló a Montilla Digital la teniente de alcalde de Servicios, Obras Públicas, Medio Ambiente y Agricultura, Raquel Casado, los trabajos iniciados en el día de ayer permitirán culminar con las actuaciones iniciadas en septiembre de 2017 y que, además de permitir localizar el origen del vertido, sirvieron para descubrir la antigua canalización de aguas en la ciudad y el inicio de una investigación al respecto.

"Cuando hace dos años se registró el vertido en la piscina municipal se iniciaron los trabajos para localizar el origen y se localizó una obstrucción generada por los sedimentos de ceniza procedentes de una tonelería cercana. En una primera fase se hizo un vaciado del aljibe, y ahora se está retirando todo el sedimento existente", explicó Casado.

Unos trabajos que han movilizado a un gran número de efectivos del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Montilla, de Aguas de Montilla y del Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios porque "es una actuación que conlleva un importante trámite en materia de seguridad y coordinación entre todas las partes".

En este sentido, Casado quiso agradecer la colaboración de los montillanos que en los últimos días han trasladado a los técnicos municipales la existencia de aguas negras en el arroyo de El Cuadrado, a la vez que ha aclarado que estos vertidos se deben al movimiento de sedimento que se está realizando en el aljibe, situado a espaldas del antiguo Hospital Virgen de las Viñas.

"Es un vertido puntual y no tóxico que, en el caso de la piscina y como reacción con el cloro, se visualizó en una gran mancha verde, pero no supuso ningún riesgo para los bañistas", destacó la edil que, asimismo, apuntó que una vez solucionada la obstrucción, el Consistorio podrá de nuevo hacer uso de este aljibe para rellenar las piscinas municipales de verano.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos