:::: MENU ::::

12 de mayo de 2019

  • 12.5.19
Ya lo avisa el refrán: “El que nace lechón, muere cochino”. Una frase marrana para sentenciar que los que tienen la mente enfangada desde niños, es prácticamente imposible que no dejen de tenerla sucia cuando sean adultos. Una suciedad tan incrustada en sus cerebros que, incluso llegando a ser profesores de universidad y habiendo tenido a su disposición todas las fregonas de la formación, no consiguen asear su manera de pensar y continúan chapoteando como cochinos en el fangal de los estereotipos y la carencia de valores.



Es lo que sucede con Luciano Méndez Naya, profesor de la Facultad de Económicas de la Universidad de Santiago de Compostela, un ejemplar soberbio que ya había evidenciado su mentalidad porcina cuando se permitió opinar, desde su alta y embarrada magistratura, que la víctima de violación en el caso de La Manada “disfrutó” con aquel ataque y que debería ser ella quien habría de estar condenada por denunciar “tonterías” de “feminismo radical”. Lo pensó, lo dijo y lo difundió en vídeo a través de las redes sociales, y se quedó tan pancho retozando en su pocilga.

Pero como su condición es innata, ahora vuelve a evidenciarla al ser arrestado por agredir a su pareja cuando, tras una discusión, ella pretendía poner punto final a la relación y alejarse de semejante energúmeno. Su machismo de “pata negra” no toleraba que una hembra lo abandonara y, encima, lo denunciara, y reaccionó como cabía esperar de un ser dominado por sus pulsiones instintivas, como cualquier animal, sea de granja o salvaje, antes que por su raciocinio e inteligencia.

La mujer con la que mantenía una relación sentimental lo había denunciado por violencia machista, desencadenando la detención del profesor por parte de la Policía. Un profesor que había sido noticia, en 2016, por sus comentarios sobre el escote de sus alumnas y por lo que acabó sancionado con suspensión de empleo y sueldo por un período de dos meses.

Incapaz de escapar de su destino chiquero, la conducta de este ejemplar de machismo ibérico se desenvuelve confirmando, no solo de lo que el refranero nos previene, sino que ni la educación ni la posición económica evitan que los cerdos refinan su mentalidad animalesca y gruñan en la gorrinera como en las aulas.

A buen seguro, hasta será simpatizante de Vox, partido que no dudará en acogerlo para que se sienta acompañado de otros especímenes misóginos similares. Lo peor es que hay mujeres a las que les atrae este tipo de sujetos. Y hay gente que los vota.

DANIEL GUERRERO


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos