:::: MENU ::::

8 de febrero de 2019

  • 8.2.19
Los "serios daños" detectados en el pilar central del presbiterio de la Ermita de San José han obligado a trasladar hasta la iglesia de La Rosa la imagen del santo para celebrar en este templo los cultos previos a la celebración de su festividad. Unas deficiencias que, según señala el párroco de Santiago Apóstol y titular de la popular ermita del barrio de San José, José Félix García, comprometen la seguridad en el interior del inmueble.



"Nuestra prioridad es actuar cuanto antes pero, dado que este año el Obispado está centrando sus esfuerzos en las obras de la Parroquia de Santiago Apóstol con motivo del Año Jubilar, será necesario contar con la solidaridad de los ciudadanos para hacer frente al proyecto de rehabilitación", reconoció el párroco a Montilla Digital, a la vez que subrayó que, en una primera actuación, se han retirado los elementos exteriores que amenzaban con desprenderse.

En concreto, según el estudio técnico realizado por la arquitecta montillana Mara Portero, la intervención para asegurar la estabilidad del templo, especialmente de su cubierta, supondría una inversión cercana a los 80.000 euros "sólo para actuar en la nave donde se localiza el prebisterio".

"El principal problema está en el pilar central de la nave izquierda que presenta unas fisuras, bien por el asentamiento del mismo, o por la carga que soporta de la cubierta, que también se encuentra en malas condiciones", explicó la arquitecta, quien también señaló la mala conservación del tejado, que ha provocado su pandeo, así como la rotura de uno de los tensores.

Unas deficiencias apreciables desde el exterior a las que, según la arquitecta, podrían sumarse otros problemas como humedades en las vigas de madera de la cubierta, o una posible inestabilidad del terreno. "Son aspectos que sólo podrán evaluarse con un estudio más exahustivo al que se ha desarrollado en un primer momento", apuntó Portero que, asimismo, aseguró que lo ideal sería actuar en las dos naves que forman la Ermita de San José, una de ellas dedicada a dependencias del centro parroquial.

Preocupación de los vecinos

El evidente deterioro de la Ermita de San José llevó a la Asociación de Vecinos "Cerrillo de San José" a solicitar este verano la colaboración ciudadana para actuar ante el "peligro de derrumbe" de parte de la cubierta y de la cornisa de este edificio histórico que fue levantado en el siglo XVI.

Una preocupación por la conservación del inmueble, así como ante la posible pérdida de las obras que en él se conservan –con especial atención a su retablo barroco–, que fue recogida por el Defensor del Pueblo Andaluz en la queja de oficio incoada el pasado otoño.

En ella, la oficina del Defensor Andaluz solicitó a la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte de Córdoba y el Ayuntamiento de Montilla, información sobre el régimen de protección del templo y su estado de conservación, así como la relación de intervenciones y proyectos que se hubieran proyectado y/o ejecutado en los últimos años, o el régimen de uso o aprovechamiento y programa de visitas públicas la inmueble.

Edificada durante el primer tercio del siglo XVI y ampliada posteriormente en 1703, la Ermita de San José perteneció a la cofradía del gremio de carpinteros. El interior del edificio está organizado en dos naves de diferente tamaño: en la mayor hay un retablo de estilo barroco decadente, con escenas de la muerte del santo y, a los laterales, lienzos con escenas de su vida.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos