:::: MENU ::::

13 de diciembre de 2018

  • 13.12.18
Los portavoces de los distintos grupos municipales con presencia en el Ayuntamiento de Montilla celebraron ayer una primera reunión con el objetivo de consensuar una solución definitiva para regularizar la situación de los conocidos como "Pisos de los Maestros", ubicados en la calle Arrumbadores, entre el Centro de Participación Activa de Mayores y el Centro de Educación Permanente "Antonio Gala".



El encuentro, que sirvió como una primera toma de contacto para analizar la realidad que se esconden en este inmueble desde hace más de dos décadas, pretendió ser el punto de partida para la búsqueda de una solución definitiva. "El objetivo es que entre todos los grupos políticos alcancemos una solución consensuada que permita dar una solución global a estas viviendas", explicó a Montilla Digital el alcalde de la ciudad, Rafael Llamas.

En este sentido, el primer edil recordó que, ante la falta de unas condiciones mínimas que garanticen el bienestar de sus inquilinos, los Pisos de los Maestros están recogidos en el Plan Municipal de Vivienda como "infraviviendas", ya que no cumplen con las condiciones necesarias.

"Es necesario regularizar la situación de todas las viviendas e iniciar las labores de rehabilitación de un inmueble que presenta importantes deficiencias", apuntó Llamas, quien señaló que, una vez se determine cuál debe ser la solución para regularizar estos pisos, "bien sea a través de su alquiler o venta", se deberá buscar la fórmula legal que le dé cobertura.

Precisamente, la situación irregular en la que se encuentran muchos de los inquilinos de estas viviendas obligó al Consistorio montillano a establecer las primeras medidas hace aproximadamente un año. Entonces, tras fallecer el inquilino de uno de los pisos, se optó por tapiar la vivienda con el objetivo de evitar que fuera ocupada mientras se desarrollaba un plan para su adecuación y regularización.

Sin embargo, las medidas puestas en marcha entonces por el Consistorio no fueron suficientes para evitar que una familia se instalara en dicho inmueble lo que, finalmente, derivó en un proceso administrativo para que desocuparan la vivienda.

Tal y como recoge la historiadora Pepa Polonio en su obra Evolución urbana y vivienda obrera en Montilla (1900-1975), cuando se construyeron los Pisos de los Maestros en 1965 estaban aislados, "en mitad de un descampado", pero ofrecían "una salida" al problema que se planteaba a los profesionales del Magisterio "con sus exiguos sueldos y sus traslados constantes". Con el paso de los años, el bloque se fue degradando y, en la actualidad, presenta algunos problemas estructurales.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos