:::: MENU ::::

19 de diciembre de 2018

  • 19.12.18
El Museo Garnelo de Montilla se vistió ayer tarde de largo para presentar a los montillanos el nuevo aspecto de la obra La muerte de Lucano tras el proceso de restauración llevado a cabo en el Museo Nacional del Prado durante seis meses. El lienzo, que llegó a Montilla la pasada semana en un arduo proceso de traslado desde la capital de España, será objeto de varias visitas guiadas.



Diez años después de iniciarse el proceso para la recuperación de esta obra por parte del Ayuntamiento de Montilla y la dirección del Museo Garnelo, uno de los lienzos más espectaculares de José Garnelo y Alda se mostraba ayer imponente desde la sala dedicada a las pinturas de grandes formatos del museo montillano –una ubicación que ha implicado la remodelación de otras cinco salas– junto a uno de sus bocetos y la medalla que el pintor montillano recibió por esta obra en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1887.

"Es una satisfacción el trabajo que se ha realizado en estos años, un proyecto común de todas las corporaciones municipales en este periodo", recordó el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, quien destacó, especialmente, el trabajo desarrollado por el director del museo de la Casa de las Aguas, José Antonio Cerezo, "que con su trabajo callado ha permitido esas relaciones extraordinarias con el Museo del Prado que han dado lugar a este trabajo".

En la misma línea, el primer edil agradeció la confianza depositada por el Museo del Prado con la cesión de esta obra "que trasciende a Montilla y a la provincia" y que, asimismo, se encuadra en la estrategia local de apostar por el desarrollo local vinculado al turismo cultural y patrimonial.

Un día "festivo" para la ciudad de Montilla, como recordó la teniente de alcalde del Área Sociocultural, Mujer y Participación, Conchi Espejo, que supone una importante ampliación del patrimonio cultural de la ciudad y la provincia. Precisamente, como recordó la delegada de Cultura de la Diputación de Córdoba, Marisa Ruz, la institución provincial ha sido la encargada de financiar los gastos del traslado del lienzo desde Madrid.

Un proceso "largo y complicado"

Mercedes Orihuela, responsable de los depósitos temporales del Museo del Prado a instituciones y embajadas españolas, conocido como "Prado Disperso", destacó durante la presentación de La muerte de Lucano la complejidad que esta obra presentaba para su restauración dado el mal estado que presentaba la pieza.

"Ha sido un proceso complicado porque tenía humedades e incluso faltaban algunas partes", indicó la responsable del Prado Disperso que, asimismo, destacó la "maravillosa técnica y calidad" del pintor montillano. "Es un cuadro que parece que está hecho para el sitio donde está expuesto", aseguró Orihuela, quien destacó que esta restauración pretende ser, además, un homenaje al que fuera subdirector del Museo del Prado en el bicentenario de la apertura.

La muerte de Lucano es la segunda obra de Garnelo y Alda que ha sido restaurada en el Museo Nacional del Prado. Una actuación que ha contado con un presupuesto de 42.000 euros, financiado conjuntamente por el propio Consistorio –con una aportación de 18.000 euros– y por la pinacoteca madrileña que, para ello, ha recibido ayuda de la Fundación Iberdrola España.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos