:::: MENU ::::

27 de octubre de 2018

  • 27.10.18
Las Escuelas Municipales de Psicomotricidad y de Gimnasia Rítmica, así como el Club Salto de Comba, celebraron ayer por la tarde una nueva presentación de los diferentes grupos que, a lo largo del año, favorecerán la práctica deportiva de estas disciplinas entre los más jóvenes. Con más de 300 alumnos, estas escuelas municipales se han convertido en sus más de 18 años de vida en la base para la cantera municipal de deportistas.



"Este año alcanzamos los 300 alumnos gracias a que ha aumentado la participación en todas las disciplinas, especialmente en Gimnasia Rítmica, que ha pasado de una treintena de alumnas a más de 150 en los últimos años", destacó David Redondo, presidente del Club Salto de Comba, quien mostró su satisfacción por la consolidación de estas escuelas municipales.

En este sentido, Redondo destacó que este proyecto pretende ser la base para fomentar la práctica deportiva entre la población más joven. Por ello, según señaló, "cada vez son más los niños que desde los dos años empiezan a hacer psicomotricidad como base para después practicar cualquier otro deporte".





En concreto, este año los cursos de Psicomotricidad –que suponen la base de estas escuelas deportivas y que están dirigidos a niños a partir de dos años de edad– cuentan con cerca de un centenar de alumnos. Por su parte, en el caso de la categoría de Gimnasia Rítmica, el club ha conseguido recuperar las cifras registradas en los años noventa, al inicio de esta práctica deportiva en la ciudad, con más de 150 alumnas de entre 4 y 18 años.

Finalmente, los equipos de Salto de Comba, divididos entre grupos de iniciación y de competición, superan los 60 alumnos. "Este año estamos muy satisfechos, ya que serán más de 300 niños los que van a participar en las distintas escuelas y, de momento, no tenemos capacidad para seguir creciendo", insistió el presidente del club montillano, quien puso en valor el trabajo que desarrolla "el gran equipo de monitores".





Más allá de las Escuelas Municipales, el inicio del nuevo curso ha servido para que el equipo de competición de Salto de Comba establezca sus objetivos para este ejercicio. De esta forma, tras un año de descanso desde el punto de vista competitivo "por el gran esfuerzo que supone conseguir los recursos necesarios para viajar", el club montillano aspira a poder participar en el Campeonato Mundial que tendrá lugar en Noruega.

"El año pasado solo hemos participado en la feria Arnold Classic Europe, pero para este año nos hemos planteado este reto a nivel internacional ya que se celebrará en Europa, y ya hemos iniciado una campaña de recaudación de fondos para poder acudir a este campeonato", destacó Redondo.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE FOTOGRAFÍCO: I. TÉLLEZ


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos