:::: MENU ::::

27 de septiembre de 2018

  • 27.9.18
El Ayuntamiento de Montilla espera concluir el próximo mes de noviembre las obras de construcción de la nueva rotonda que se está levantando en la intersección entre la Ronda Norte con las calles Santa Brígida y Julio César, así como con las avenidas Pío XII y Marqués de la Vega de Armijo.



El alcalde de Montilla, Rafael Llamas, junto con la teniente de alcalde de Urbanismo, María Luisa Rodas, y el arquitecto responsable del proyecto, Francisco Palma, visitaron ayer los trabajos que se están ejecutando en la zona desde el pasado mes de julio y que obligaron al Área de Seguridad Ciudadana y Tráfico a aplicar una modificación del tráfico en la zona con el fin de garantizar la fluidez de la circulación durante el transcurso de las actuaciones.

Según detalló la responsable de Urbanismo, "los trabajos marchan a buen ritmo y se van cumpliendo los plazos inicialmente previstos", por lo que "si no surgen imprevistos en las próximas semanas, la obra podría concluirse a finales del mes de noviembre.

"Como ya dijimos al inicio de los trabajos, es una obra muy necesaria y largamente demandada por los vecinos de este barrio, ya que es un punto en el que confluyen cinco vías con mucha carga de tráfico”, reconoció María Luisa Rodas respecto a una actuación que el Consistorio montillano acordó adjudicar en junio, por cerca de 450.000 euros, a la empresa granadina Molpersa, tras un procedimiento de licitación al que concurrieron seis empresas con el objetivo de acometer este proyecto que se está financiando con remanentes positivos de tesorería del año 2016.

De igual modo, los responsables de la obra desvelaron ayer que "en pocos días, una vez que concluyan los trabajos de hormigonado en la calle Julio César", se podrá abrir al tráfico rodado y mejorar así la circulación en una vía que conduce hasta el Cementerio Municipal de San Francisco Solano.

Por su parte, el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, recordó que "esta actuación viene a cumplir tres objetivos": en primer lugar, "pretende mejorar la movilidad en un barrio en el que al realizar las obras nos damos cuenta de las dificultades de acceso y salida que tiene". En segundo lugar, busca incrementar la seguridad para peatones y vehículos, toda vez que se “va a ganar la imagen que se proyecta a quienes acceden a nuestra ciudad por carretera", más "acorde a lo que Montilla ofrece al visitante", en palabras del regidor.

A su vez, Rafael Llamas hizo hincapié en el "presupuesto ajustado" de la actuación, que ha permitido "sacar el máximo rendimiento a cada euro que invertimos en nuestras vías públicas", gracias a unas obras que el primer edil calificó de "muy necesarias", ya que, a su juicio, "van a dotar la zona de una infraestructura que va a dinamizar el barrio".

Tal y como adelantó en primicia Montilla Digital, el proyecto contempla la reurbanización de cuatro vías que registran un elevado número de vehículos cada día, por suponer la salida natural del casco urbano hacia otros municipios como Espejo, Castro del Río o Baena.



El objetivo del proyecto no es otro que el de mejorar las condiciones de seguridad vial de la intersección entre estas cuatro calles, así como la de integrar de forma adecuada la trama urbana en este nudo de intersección, a pesar de las "dificultades técnicas" que entraña el proyecto.

Y es que, a la gran cantidad de infraestructuras de saneamiento, alcantarillado, teléfono y tendido eléctrico que existen en la zona, se unen las diferentes rasantes del entorno, especialmente en el trazado de la antigua travesía de la carretera A-309, lo que obligará a modificar las pendientes de las vías que conforman la intersección.

De este modo, el proyecto contempla la creación de una glorieta para conseguir una correcta regulación del tráfico y con la intención de aumentar la seguridad y la claridad en los movimientos para los conductores. A su vez, la nueva infraestructura se ha diseñado por los servicios técnicos municipales "totalmente canalizada" y con las correspondientes isletas divisorias y de encauzamiento.

Las obras también contemplan la demolición y reposición de los firmes y pavimentos, la redistribución de los sumideros en la red de saneamiento, los refuerzos lumínicos de la red de alumbrado y la eliminación de barreras arquitectónicas. Asimismo, en la avenida Pío XII se reconstruirá el muro de contención existente en el acerado a doble altura y que, en su parte superior, da acceso a las tres primeras viviendas de la calle.

De igual modo, el Ayuntamiento de Montilla ha previsto la ejecución de estructuras de contención en la conexión de la propia glorieta con el acerado de acceso al Parque de La Rehoya, mientras que en todo el contorno de la rotonda y hasta la ubicación de los pasos de peatones se implantarán barreras de protección de peatones. Por último, el Consistorio dotará de árboles y de mobiliario urbano toda la zona y reubicará el crucero de piedra que fue retirado hace varios años, coincidiendo con la apertura al tráfico de la Ronda Norte.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: I. TÉLLEZ


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos