:::: MENU ::::

3 de julio de 2018

  • 3.7.18
Con el Castillo de los Duques de Frías como telón de fondo, el Ayuntamiento de Montemayor, con la colaboración de la Diputación de Córdoba, dará comienzo este jueves a la octava edición de La Era de los Pobladores, una iniciativa que pretende recuperar una parte fundamental de la historia de este municipio de la Campiña Sur cordobesa.





A lo largo de tres días Montemayor Medieval. La Era de los Pobladores, cuyo programa de actos puede consultarse pulsando sobre este enlace, permitirá rememorar la llegada de los primeros pobladores procedentes del asentamiento cercano de Dos Hermanas gracias a una espectacular puesta en escena que transformará algunas calles del municipio en enclaves medievales.

Para ello, este jueves, a partir de las 20.30 de la tarde y desde la Caseta Municipal, dará comienzo el tradicional Desfile de los Pobladores, en el que juglares, guerreros, bailarinas y cetreros harán su entrada en la localidad para dar comienzo, de este modo, a la octava edición de La Era de los Pobladores.

Con todo, no será hasta la llegada del desfile a la Plaza del Mirador cuando comience una de las citas más consolidadas de este programa y que se ha convertido en un gran atractivo para los visitantes, La Comitiva del Cochinillo que, un año más, ofrecerá una gran comida comunal en la plaza del castillo ducal, durante la que se celebrarán actuaciones, combates y representaciones.

La fiesta, una cita ineludible para los amantes de la cultura y de la historia de toda la provincia, continuará a lo largo del viernes y del sábado en el entorno del Castillo Ducal con una programación cargada de actuaciones teatrales, espectáculos de cetrería, pasacalles, talleres infantiles y juegos ancestrales.





En concreto, la jornada del viernes estará marcada por el inicio de los talleres medievales dirigidos a todo el público en la Plaza del Castillo Ducal a partir de las 20.00 de la tarde. Una hora más tarde, La Era de los Pobladores permitirá disfrutar de un espectáculo de cetrería y, a partir de las 23.00 de la noche, del espectáculo El Alquimista y el Secreto de Montemayor en la Plaza de la Constitución, a las puertas del Ayuntamiento.

Por su parte, junto al mercado medieval que estará abierto durante la celebración de las fiestas, la Plaza del Mirador acogerá en la tarde del sábado nuevos talleres y juegos infantiles, además del espectáculo de cetrería. De igual modo, la organización ha previsto la celebración de un pasacalles a cargo de la Estudiantina de Montemayor, en el que, además de tunos, habrá juglares, magos y malabaristas.

Mientras tanto, la Plaza de la Constitución acogerá la última de las citas de la programación de esta edición de Montemayor Medieval: la exhibición Los Juegos de Montemayor, donde se desarrollarán diversas actividades deportivas típicas del País Vasco como levantamiento de piedras o corte de leña en altura.

Además, desde el Ayuntamiento de Montemayor y con el objetivo de reforzar el carácter histórico y cultural de estas fiestas y acercar la historia del municipio a vecinos y visitantes, ha previsto la apertura del Museo de Ulia de 21.00 a 23.00 de la noche durante la celebración de La Era de los Pobladores.

Un enclave cultural de referencia

Tras su inauguración en el mes de julio del 2013, el Museo Arqueológico de Ulia se ha ido consolidando como un espacio expositivo de referencia para los amantes de la Antigüedad. No en vano, ha atraído la visita de investigadores de universidades de toda España, interesados por la colección de inscripciones y de esculturas, la mayoría de ellas procedentes de talleres imperiales de Roma.

Los fondos del Museo de Ulia proceden de la unión de dos colecciones que se fueron configurando a partir de donaciones de vecinos del municipio. De este modo, se exponen piezas correspondientes a la colección que promovió durante buena parte de su vida el párroco Pablo Moyano, fallecido en mayo del 2012, así como fondos pertenecientes a la colección del propio Ayuntamiento.





El recinto cuenta con dos salas expositivas, dedicadas fundamentalmente a la Antigüedad, donde se exponen restos hallados en el término municipal de Montemayor, localidad que se identifica tradicionalmente con Ulia, una importante ciudad ibérica amurallada que desempeñó un papel importante durante la ocupación romana al convertirse en refugio inexpugnable durante enfrentamientos como los que mantuvieron César y los hijos de Pompeyo en torno al año 45 a.C.

Junto con restos prehistóricos y utensilios como cantos, lascas y puntas de flecha de sílex, la primera de las salas alberga diversos materiales del Bronce Final, como hachas y puntas de flecha. De época ibérica destaca una de las piezas más excepcionales del museo: una cabeza de caballo de gran belleza plástica.

Además de una maqueta didáctica que muestra la variada maquinaria bélica empleada por los romanos para asediar una ciudad como Ulia, el primero de los espacios exhibe el retrato de un personaje de la familia Julio-Claudia.

La segunda de las salas del Museo Arqueológico de Ulia está centrada en el mundo rural, la economía y el mundo funerario, mostrándose materiales recuperados de dos yacimientos muy cercanos a Montemayor: El Cañuelo y La Zargadilla.

I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos