:::: MENU ::::

17 de junio de 2018

  • 17.6.18
El Teatro Garnelo acogerá el próximo sábado 23 de junio, a las 19.30 de la tarde y a las 21.00 de la noche, el estreno de El Mesón de la Camacha, la nueva comedia del dramaturgo montillano Antonio Salas Tejada en la que la Escuela de Teatro de Montilla (ETM), bajo la dirección de Ana Contreras, lleva trabajando varios meses.



Según la directora de la ETM, se trata de una obra “tremendamente divertida”, que “impacta por su calidad en la dramaturgia, el ritmo que el propio texto imprime a la acción, el ingenio en las líneas argumentales que se entrecruzan, la originalidad del planteamiento y las amplias posibilidades de trabajo actoral y escénico que la Escuela de Teatro de Montilla no ha dudado en explorar".

La obra, cuyas entradas pueden adquirirse de manera anticipada en Ámbar, está concebida en clave de comedia y ambientada en la Montilla de finales del siglo XVI, "lo que nos hace viajar atrás en el tiempo y disfrutar del encanto de aquellas piezas teatrales que en el Siglo de Oro español llenaban corrales de comedias e improvisados espacios escénicos en calles y plazas”, afirmó Ana Contreras.

La directora de la ETM adelantó que “el montaje incorpora una innovadora escenografía, para que la acción se desarrolle en un espacio con dos niveles de altura, e integra números musicales en directo donde el flamenco ocupa un lugar muy importante”. En este sentido, destaca la presencia en escena de la Escuela de Baile de José Ángel Márquez, que estará acompañada por un cuadro flamenco.

Escrita en cuartetas, redondillas, octavas y sonetos, su autor detalla que “la obra tiene como protagonista no a un personaje, sino a un lugar, a aquel afamado y concurrido mesón de la que, allá por el año 1590, era villa cordobesa de Montilla”. Es por ello que el argumento de la comedia está basado en una sucesión de historias que confluyen y en las que no faltan nobles en busca de amores prohibidos, timadores profesionales al acecho de incautas víctimas, cómicos de la legua, pícaros, alcahuetas, arrieros ávidos de diversión, caballeros dispuestos a batirse en duelo por el honor de una dama o espías de la Inquisición.



Para Antonio Salas, esta obra “es un homenaje, desde el teatro, a la ciudad de Montilla, antaño villa perteneciente al Marquesado de Priego, lo que explica que esté salpicada de guiños y referencias a personajes, acontecimientos y lugares montillanos concretos que, lejos de ser localistas, bien pueden considerarse universales”.

“Con esta representación, la Escuela de Teatro de Montilla pone broche de oro a un curso académico que ha sido muy fructífero e intenso y se pone manos a la obra de cara a los nuevos proyectos del próximo curso, para el que ya está abierto el plazo de matrícula”, señaló Ana Contreras.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos