:::: MENU ::::

5 de abril de 2018

  • 5.4.18
Apenas un mes después de que el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, defendiera en Madrid la “autonomía” del Ayuntamiento de Montilla para poder aplicar los remanentes positivos de tesorería a “los proyectos o iniciativas que el municipio necesita” y que “ayuden a desarrollar nuestra economía y a generar empleo”, el Partido Popular (PP) y el equipo de gobierno han protagonizado un nuevo rifirrafe político en torno a esta cuestión.



El alcalde de Montilla, Rafael Llamas, y la teniente de alcalde de Economía, Hacienda y Régimen Interior, Ana Rodríguez, han presentado hoy la liquidación del presupuesto del año 2017, que arroja un superávit de 1.340.000 euros.

Según la responsable municipal de Hacienda, la "buena situación económica del Ayuntamiento" se constata también con el período medio de pago que emplea el Consistorio y que se sitúa en un día, aunque teniendo en cuenta que existe un tiempo previo de conformidad para cada factura de 30 días.

Con estos resultados, Ana Rodríguez ha adelantado que se llevará al próximo pleno una modificación de crédito extraordinaria de 314.000 euros para amortizar en su totalidad uno de los préstamos que actualmente mantiene el Ayuntamiento con una entidad bancaria y que dejaría el porcentaje de deuda municipal por debajo del 40 por ciento. "Se trata de un dato positivo, ya que la deuda se sitúa ya diez puntos por debajo del objetivo marcado por el Plan de Refinanciación del Ayuntamiento, que estaba cifrado en el 50 por ciento", ha aclarado.

Por su parte, el alcalde de Montilla ha calificado estos datos como "muy positivos", al tiempo que ha elogiado el trabajo que se está realizando desde la Delegación de Economía, Hacienda y Régimen Interior. "Estamos prestando unos servicios de calidad, asumiendo el compromiso de pacto que hicimos con la ciudadanía, atendiendo en tiempo a los proveedores y, además, reduciendo la deuda”, ha defendido Rafael Llamas.

Según el primer edil montillano, "a estas cifras hay que añadir las inversiones que se están realizando", como las obras en los accesos a Montilla desde La Toba, el inminente inicio de obras en la rotonda de Santo Domingo, la pista de atletismo y el nuevo campo de fútbol, las actuaciones en espacios públicos como el Paseo de Cervantes, los acerados de la avenida del Marqués de la Vega de Armijo o las actuaciones que se están realizando en los caminos del término municipal.

Críticas del Partido Popular

El alcalde de Montilla ha aprovechado su comparecencia ante los medios de comunicación para responder a los concejales del Partido Popular, Miguel Navarro y Ana Belén Feria, que ayer lamentaron la "imposibilidad" de que el Ayuntamiento de Montilla pueda dedicar el superávit del ejercicio 2017 a inversiones "que vienen demandando los montillanos".

Los ediles populares achacaron esta circunstancia a la “pésima gestión económica del PSOE e IU”, toda vez que censuraron que el superávit del pasado ejercicio presupuestario, que supera los 1,3 millones de euros, “vaya a parar a los bancos en vez de a las actuaciones que necesita Montilla para su reactivación como ciudad generadora de empleo y prestadora de servicios de calidad”.

Según detalló Miguel Navarro, la reciente aprobación por el Gobierno de España de un Real Decreto-ley que amplía las posibilidades de las Corporaciones locales para invertir el superávit en "inversiones financieramente sostenibles" no ha sido suficiente para que el Ayuntamiento de Montilla pueda acogerse a esta nueva norma, de ahí que "se vea abocado a destinar esa cantidad" a la amortización anticipada de deuda.

En ese sentido, Llamas ha reconocido hoy que la Resolución y Decreto del Gobierno central para poder utilizar el superávit "no es suficiente para destinar estas cantidades a aquellas cuestiones que entendemos que son realmente necesarias, como son actuaciones que vengan a mejorar los servicios que desde el Ayuntamiento se prestan a los ciudadanos".

No obstante, el alcalde se ha preguntado por qué si el Ayuntamiento de Montilla decide destinar los 1.340.000 euros de remanentes a "gastos para mejorar la vida de los ciudadanos" se entiende, desde el Gobierno central, "que puede afectar a la estabilidad" y, sin embargo, "si lo destinamos a los bancos para pagar deuda no afecta a la estabilidad". Por ello, Rafael Llamas ha defendido que el superávit "no se incorpore como un gasto más del Ayuntamiento".

Mientras Ana Belén Feria tildaba ayer de "fiasco" la gestión económica del equipo de gobierno, Rafael Llamas ha destacado hoy que "el Ayuntamiento tiene actualmente una deuda de algo más de 7 millones de euros, mientras que en el banco hay 9 millones", lo que a juicio del primer edil, "demuestra que el Consistorio está saneado".

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos