:::: MENU ::::

21 de febrero de 2018

  • 21.2.18
Importante y trascendental victoria la que obtuvo el Cadete Apedem en tierras pozoalbenses, en un partido de lucha e intensidad con dos tiempos muy diferenciados. En la primera parte fueron los auriverdes los que pusieron contra las cuerdas a todo un líder, sirviendo la segunda mitad para defender la renta obtenida ante un equipo herido y fracturado.



El Estadio "Eleuterio Olmo", en el Valle de Los Pedroches, vio la tarde del sábado cómo su equipo, líder y hasta ahora invicto, no podía con un gran Cadete Apedem que planteó la contienda con seriedad y rectitud desde el primer minuto de juego. Pronto avisaron los blanquillos, minuto 7, con un tiro de Juan Castillo desde la frontal que bloqueó Ismael en una gran estirada.

Tres minutos después, minuto 10, un centro muy bombeado al corazón del área de José Antonio Redondo es mal interceptado a su caída por Alfonso Aparicio, que pierde su trayectoria. Alfredo Lorenzo, inmerso en la pelea por el esférico, remata casi accidentalmente con las rodillas, siendo José Antonio León el que solo tiene que empujarlo al fondo de la red en lo que sería el primero de la tarde para los chicos de Yimi.

No dieron los pozoalbenses mucho tiempo para festejar el gol al equipo visitante. Y es que, cinco minutos después, concretamente en el 15 de juego, en un saque de esquina muy cerrado al interior del área, un mal blocaje del esférico hace que, tras una serie de indecisiones y despejes, David García iguale la contienda y establezca el empate a uno en el marcador.

El C.D. Pozoblanco intentaba profundizar sacando el balón jugado desde su campo, situación difícil ya que el Cadete Apedem incomodaba mucho el avance blanquillo con la presión incesante que sus líneas atacantes imponían. Por contra, los muchos balones que eran bombeados al área eran contrarrestados por el magnífico trabajo que toda la defensa realizó durante todo el partido.

Serios y sin ningún atisbo de amilanarse, los amarillos siguieron su trabajo de contención que les dio de nuevo otra alegría. Corría el minuto 28 de juego y tras el saque de una falta en la medular en un posible fuera de juego protestado por la afición local, el balón llega al extremo izquierdo Paco Herrador que, de un zapatazo con mucha intencionalidad, cambia de banda para que Pablo Llamas, escorado y libre de marca, meta un derechazo fuerte y a media altura ajustado al palo izquierdo que hizo imposible la estirada del portero local.

De nuevo, explosión de júbilo de los chicos de Yimi que, aún faltando mucho partido todavía, tenía noqueado y grogui a todo un equipo pozoalbense. De esta manera se llegaba al final de los primeros 45 minutos con un balance muy positivo en juego y actitud del Cadete Apedem. Un trabajo serio y sensato fue el dominante del primer acto.



La segunda mitad comenzó con un plantel pozoalbence herido en su orgullo y dio muestras de ello desde sus inicios. Los chicos de Charaf Ennaji iniciaron su particular "acoso y derribo" hacia el equipo visitante con incesantes jugadas y con balones al área visitante que eran abortadas, la gran mayoría, por la férrea defensa montillana.

Se entraba en una dinámica de juego aéreo cuyo único objetivo era la búsqueda incesante del área rival para aprovechar cualquier mal despeje o control que desnivelara la balanza. El fútbol característico de toque y juego del equipo local desapareció por completo, dando paso a la verticalidad y el toque en profundidad que afeaba mucho el espectáculo.

No obstante, el Cadete Apedem se supo sacudir muy bien la intensa presión a la que fue sometido con varios contraataques de sus líneas de ofensivas que contrarrestaban un poco el juego defensivo que hasta el momento estaban realizando.

Faltando cinco minutos para el final del encuentro, minuto 85, un pase en largo de José Manuel Gil hace que José Antonio Terán inicie su carrera entre dos defensores locales llegando en el último tramo de campo en un mano a mano con el portero local que desbarata la acción de gol cuando los aficionados montillanos daban por materializado el tanto.

Los últimos cinco minutos más la prolongación fueron agónicos para los montillanos, que recibían balones al área desde todos los rincones del campo en busca de algún fallo que les hiciera perder su renta. Llegado el minuto 94 de juego, el árbitro de la contienda pita el final del partido, dando paso a una explosión de júbilo por parte montillana en un partido en el que el derroche físico y el trabajo mental fueron claves para la victoria ante todo un líder de la clasificación de Segunda Andaluza.

El próximo domingo 25, a partir de las 14.15 de la tarde, el Cadete Apedem recibe en el Municipal montillano al Fundación Lucena F.C., equipo que viene de ganar en su casa al cuarto clasificado y que está en pelea directa con el Cadete Apedem en la zona media de la clasificación.

C.D. Pozoblanco 1 -- 2 Cadete Apedem

C.D. Pozoblanco: Alfonso Aparicio, Javier Muñoz, Daniel Garrido, David García, Álvaro Rubio, Miguel Sánchez, Luís García, Óscar Muñoz, Arturo Cantero, Juan Castillo y Adrián Fernández. También jugaron Ángel Rojas, Juan Castro, Alberto Chaves, Jesús Cabrera y Fernando Peinado.

Cadete Apedem: Ismael Jiménez, Álvaro López, Jose Redondo, Jose Gil, Óscar Alcaide, Nacho Fernández, Alfredo Lorenzo, Raúl López, Jose León, Javier Feria e Ian Muñoz. También jugaron Irian Ruiz, Miguel Castilla, Esteban Ruiz, Francisco Herrador, Pablo Llamas, Antonio Terán y Samuel Gómez.

Goles: 0-1 Jose Antonio León (m. 10); 1-1 David García (m. 15); 1-2 Pablo Llamas (m. 28).

PACO ALCAIDE / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: C.D. APEDEM


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos