:::: MENU ::::

11 de febrero de 2018

  • 11.2.18
De camino al triunfo liguero, el Infantil Apedem de Segunda Andaluza tiene un obstáculo menos que solventar tras la disputa de su partido correspondiente a la decimonovena jornada contra el siempre incómodo C.D. Los Califas Balompié. El choque, lleno de imprecisiones de cara al gol por parte local, fue más práctico que vistoso, imponiéndose en los últimos diez minutos la ley del más fuerte para que los tres puntos se quedaran en casa.



Y así comenzaba el encuentro en la mañana del sábado con la vitola de ser líderes y recibiendo al C.D. Los Califas Balompié, equipo serio y ordenado que pronto, muy pronto, empezaría a originar problemas a los chicos de Chechu Polonio.

Corría el tempranero minuto 3 de juego cuando Jorge Luque ponía el primero de la mañana para el equipo califal. Los infantiles de Apedem, lejos de amilanarse, comenzaron a tocar el balón desde la medular, metiendo balones en profundidad hacia sus piezas de ataque, Guardeño y Jairo, quienes pronto comenzaron con el acoso y derribo contra el portero visitante.

Fueron varias y claras las ocasiones que los auriverdes montillanos tuvieron para igualar y superar el resultado adverso en botas de Álex de la Cruz, siendo una de ellas de bonita elaboración cuando dribló a varios contrarios, incluido el portero, y solo cuando tenía que empujar delicadamente el esférico dentro de la portería, el poste fue su enemigo e hizo de escudo para que la pelota se estrellara de lleno en la madera.

Tuvo que ser Jaime Márquez, en el minuto 20 de juego, quien igualara la contienda y pusiera un poco de justicia en el marcador tras las incesantes jugadas de ataque que los locales realizaron. Tras el empate quedaba mucho camino por recorrer y el equipo califal no estaba dispuesto a regalar nada, armando un bloque homogéneo en la línea defensiva que destruía todos los balones que por ahí pasaban.

Se llegaba al descanso con igualdad en el marcador, juego carente de ideas en muchas ocasiones y muchos fallos cometidos de cara al gol que Chechu Polonio tenía que trabajar bien en el vestuario si no quería que el partido se le complicara.

El segundo acto del choque empezó ofreciendo algo más de chispa en la elaboración de jugadas, intentando conducir el esférico desde la zona de creación pero siempre con tiros mal enfocados y ocasiones desperdiciadas que hacían que el nerviosismo en los infantiles auriverdes aumentara de tamaño, haciendo de las imprecisiones y la falta de ideas sus mayores enemigos.

Corría el tiempo desfavorable a los locales que, una y otra vez, ya sea por demérito de sus jugadores o merecidamente por parte de la defensa cordobesa, desperdiciaban ocasiones claras de gol ante la portería defendida por Guillermo Cabello. Los nervios empezaron a aflorar tanto en jugadores como en afición, ávidos por que llegara de una vez el ansiado gol que rompiera la balanza.

Y ese instante llegó en el minuto 70 de juego cuando, tras el saque directo de una falta en la frontal, Guardeño golpea con el interior metiendo la pelota ajustada al palo corto del portero visitante que, tras rozar tímidamente el balón, no pudo hacer nada por controlarlo y se introdujo dentro de su portería. Delirio en la grada y en el plantel vinícola que rompió, de una vez por todas, el maleficio de fallos acaecidos hasta ese instante.

A raíz de eso, el C.D. Los Califas bajó un poco la guardia y la intensidad defensiva, contrarrestando con menos fuerza la oleada de jugadas que los chicos de Chechu seguían elaborando. Cinco minutos más tarde, 75 de juego, Álex de la Cruz aumentaba el marcador en una buena jugada de pase corto que remató el media punta en un choque frontal con el portero visitante.

Una vez templados los nervios y colocados los puntos sobre las íes, los infantiles de Apedem solo tenían que dejar correr el tiempo porque las ocasiones y los goles seguirían llegando. El último fue de Jairo Cuesta en el minuto 76 de juego, en la transformación de un penalti por manos en el área visitante.

Llegado el minuto 90, el árbitro de la contienda, Germán Matías, pitó el final de un agónico partido que puso contra las cuerdas, durante gran parte del encuentro, al líder de la clasificación de Segunda Andaluza. Pero el fútbol hizo justicia y los tres puntos se quedaron en casa.

La próxima semana, los chicos de Chechu Polonio viajan hasta la capital cordobesa, concretamente hasta el barrio de Noreña donde se enfrentarán al siempre peligroso y buen equipo del Don Bosco. Los infantiles de Apedem, primeros en la tabla y a nueve puntos del ansiado ascenso a Primera Andaluza, tienen todavía los pies en la tierra y prepararán durante la semana el complicado y rocoso choque.

Infantil Apedem 4 -- 1 C.D. Los Califas Balompié

Infantil Apedem: Francisco Ruiz, Francisco Ponferrada, Jose Manuel Zafra, Salvador Trillo, Adrián López, Pablo Bellido, Alejandro de la Cruz, Jaime Márquez, Rafael Alcaide y Juan Luis Jiménez. También jugaron Jorge Torreblanca, Lucas Márquez, Carlos Rubio, Francisco Guardeño y Jairo Cuesta.

C.D. Los Califas Balompié: Guillermo Cabello, Germán Ayala, Hugo López, Guillermo Blanco, David Gómez, Adrián Gómez, Javier Jiménez, Jorge Luque, Ignacio Jiménez, Nicolás Rico y Javier Bonilla. También jugaron Juan Carrasco, Guillermo Lobato, Antonio Ortega y Rafael Godoy.

Goles: 0-1 Jorge Luque (m. 3); 1-1 Jaime Márquez (m. 20); 2-1 Francisco Guardeño (m. 70); 3-1 Álex de la Cruz (m. 75); 4-1 Jairo Cuesta (m. 76).

PACO ALCAIDE / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: C.D. APEDEM


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos