:::: MENU ::::

22 de noviembre de 2017

  • 22.11.17
El Salón Municipal San Juan de Dios acogió el pasado fin de semana el acto de homenaje a Enrique Garramiola Prieto, cronista oficial de Montilla desde 1973 hasta su fallecimiento en 2013. Junto a este tributo, aprobado hace cuatro años por el Ayuntamiento con el objetivo de brindar un reconocimiento público al escritor e investigador montillano, el acto sirvió para dar a conocer la obra póstuma en la que trabajaba el cronista cuando falleció a la edad de 81 años.



Miguel Ventura, cronista oficial de Espejo, fue el encargado de dirigir el acto de reconocimiento al escritor montillano en un tributo que contó con la presencia del alcalde de Montilla, Rafael Llamas; la teniente de alcalde del Área Sociocultural, Conchi Espejo; Luis Romero, en representación de la Real Academia Española de Cronistas Oficiales; el presidente de la Asociación Provincial de Cronistas de Córdoba, Juan Gregorio Nevado; y el actual cronista de Montilla, José Rey; quienes destacaron el nivel humano y la dedicación de Garramiola.

"Prestó cada día de su vida al conocimiento y profundización en la historia de Montilla", destacaron sus compañeros cronistas, a la vez que pusieron en valor las numerosas investigaciones y publicaciones realizadas en torno a la ciudad vitivinícola y su historia, como San Francisco Solano, apóstol de la Hispanidad (1968); Juan de Ávila, apóstol del espíritu encendido (1969); Léxico montillano (1980); Guía histórica, artística y cultural de Montilla (1982); El Castillo de Montilla y El Gran Capitán (1986).

Asimismo, Enrique Garramiola Prieto fue miembro de la Real Academia de Ciencias, Nobles Artes y Bellas Letras de Córdoba y un prolífico autor, tanto en prosa como en verso. Desde los años sesenta, publicó poemas en revistas editadas en España, Portugal y América Latina; mientras que en prosa se centró especialmente en temas locales, desde una perspectiva histórico-antropológica, sociológica y turística.

El acto concluyó con la presentación del último libro en el que se encontraba trabajando Enrique Garramiola cuando falleció, que ha sido terminado gracias a la colaboración de su hija María de los Ángeles Garramiola y del historiador local Miguel Aguilar, en el que se ofrece una profunda recopilación de documentos sobre la historia de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos