:::: MENU ::::

18 de octubre de 2017

  • 18.10.17
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta abierta de Francisco Alcaide, componente del Club Deportivo Apedem Montilla, dedicada al equipo Prebenjamín de la entidad. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.



La historia que voy a contar no trata, afortunadamente, ni de violencia, ni de ensañamiento, ni de crueldad. No es la típica noticia de insultos, agresiones y batallas campales llenas de odio hacia el prójimo que tan frecuentemente aparece en los diarios. Mi historia está llena de luz, de brillo, de inocencia en las miradas y los comportamientos de unos niños de entre seis y siete años que hacen de su deporte favorito un medio de vida.

Este fin de semana, ante ausencia del entrenador del equipo, cambié mi posición habitual tras la cámara de fotos por las tareas logísticas en el banquillo del Prebenjamín de C.D. Apedem Montilla con el objetivo de controlar a todos los "toritos desbocados" en un encuentro de liga que se disputaba en la localidad de Santaella.

En estas categorías, donde el juego y la diversión prevalecen a la victoria, los niños afrontan el partido como un pasatiempo donde se reúnen con sus amigos de equipo para darles patadas al balón de cara a la portería contraria. No hay rivalidad, ni intencionalidad o maldad. El equipo rival es, para ellos, solo un mero obstáculo que tienen que superar para llegar a su meta, marcar un gol.

Pero no nos equivoquemos, los niños quieren ganar, marcar goles y sobre todo, jugar y jugar. El ser humano nace con la condición de ser competitivo y luchador, de tener espíritu de sacrificio y superar al contrario a base de esfuerzo y tesón. Son actitudes innatas que los padres y educadores deportivos debemos de saber interpretar con orden y armonía para que, de mayores, se conviertan en unos valores llenos de educación y respeto hacia el contrario.

Todas estas premisas se dieron en el terreno de juego este fin de semana. Los Prebenjamines del Apedem, acostumbrados a perder por goleadas todos los partidos, fueron ayer el vivo retrato de ejemplo de superación. Desde los prolegómenos del partido, con la piña de jugadores en el campo gritando a los cuatro vientos "vamos Montilla", ya se intuía que algo iba a cambiar. Todos y cada uno de los diez integrantes de este gran conjunto dieron todo lo que sus pequeños corazones podían ofrecer: carrera, juego, lucha y pundonor en pos de poder conseguir la primera victoria en mucho tiempo.

El final del partido dio paso a la alegría colectiva de los niños que, una vez saludaron al rival en señal de respeto, comenzaron a dar saltos de alegría entonando ese viejo y tradicional cántico que dice "hemos ganao la copa de Bilbao".

Fue digno de ver el rostro de satisfacción del portero Oliver, acostumbrado a recoger los balones del fondo de su portería; de Raúl, que siempre lloraba cuando lo cambiaban; del pequeño Diego, un defensa aguerrido y avispado; de Israel, con una velocidad endiablada; y de Hugo, Airán, Jesús, Daniel, Isaac y Liam, que contribuyeron también a generar un estado de felicidad en el equipo Prebemjamín.

Estos momentos son los que uno debe retener en su retina y grabar a fuego en su corazón frente la cantidad de violencia que se genera día a día en el mundo del fútbol y su entorno. Estas gratas ocasiones son las que mitigan, de una manera u otra, el odio y el rencor que se ve a diario en los terrenos de juego. Estas sensaciones de candidez y dulzura en los rostros de estos niños de seis y siete años de edad son el único motivo por el que merece la pena seguir trabajando en el fútbol base y no arrojar la toalla.

Me quedo con la satisfacción de haber ayudado a que los sueños de estos diez campeones hayan sido un poquito más agradables y que, cuando despierten y se vean con sus amigos, puedan contarles que ganaron un partido, "el partido de su vida".

FRANCISCO ALCAIDE
FOTOGRAFÍA: C.D. APEDEM MONTILLA

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.








DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos