:::: MENU ::::

14 de agosto de 2017

  • 14.8.17
Siete años y seis meses de internamiento en régimen cerrado y cuatro años más de libertad vigilada. Esa es la condena que le ha sido impuesta por “homicidio consumado” al joven montillano que el pasado 24 de noviembre acabó con la vida de su madre en el domicilio familiar, situado entre los arroyos de Guta y de La Campiñuela, muy cerca de la confluencia de las carreteras CO-5209 –que conecta Montilla con Cabra– y CO-4206, que conduce al Llano del Espinar.



Tal y como avanzó en primicia Montilla Digital, los hechos tuvieron lugar en la casa de campo donde la víctima, una mujer que acababa de cumplir 47 años, residía junto a sus dos vástagos. Fuentes próximas a la investigación aseguraron a este periódico que fue el propio hijo, que todavía no ha cumplido los 18 años, el que confesó a los agentes de la Benemérita su participación en el crimen, extremo que ratificó durante la vista oral que se celebró ante el Juzgado de Menores número 2 de Córdoba.

Por este motivo, el magistrado dictó una sentencia que condena al parricida a siete años y seis meses de internamiento en régimen cerrado, complementada por cuatro años de libertad vigilada, como “responsable de un delito de homicidio consumado”. El fallo, que no puede ser objeto de recurso, impone prácticamente la máxima pena a la que se puede enfrentar un menor en España: ocho años en régimen cerrado y cinco en libertad vigilada. En ese sentido, la actitud del joven durante el juicio –reconociendo los hechos y aceptando la decisión del magistrado– permitió rebajar en seis meses el tiempo de internamiento en régimen cerrado.

De este modo, el joven matricida continuará en el Centro de Internamiento de Menores Infractores “Medina-Azahara”, con el que la Junta de Andalucía cuenta a las afueras de la capital, en la carretera de Palma del Río, a donde fue trasladado el pasado 26 de noviembre, tras haber confesado su participación en la muerte violenta de su madre. El centro, en el que el joven montillano continuará, al menos, hasta que cumpla la mayoría de edad, tiene capacidad para 72 internos y depende de la Consejería de Justicia e Interior, aunque es gestionado por la Fundación Diagrama.

Durante la vista oral quedó acreditado que el ahora condenado actuó en solitario, a pesar de que cuando fue detenido por la Guardia Civil decidió implicar a su hermano mayor, que posteriormente pudo demostrar que en el momento en que tuvo lugar el crimen se encontraba en una localidad de la Costa del Sol.



Los hechos causaron una gran conmoción en Montilla y tuvieron una gran repercusión a nivel nacional. A su vez, el trágico desenlace se vio precedido por varios comentarios "amenazantes" que el matricida compartió una semana antes en su perfil de Twitter, si bien durante el juicio no se pudo acreditar fehacientemente que fueran dirigidos a su madre.

De este modo, tal y como pudo constatar Montilla Digital, el ahora condenado escribió el pasado 17 de noviembre, a las 8.43 de la mañana, un tuit que decía: "Tus días están contados". Cuarenta minutos más tarde, y en la conocida red social, el ahora detenido escribió: "Morirás como viviste; mala persona y egoísta. No se hacen perrerías a quien te lo da todo". Por último, ese mismo día, pero a las 23.10 de la noche, sentenciaba: "Si alguien muere no es mi culpa, es de aquellos que se empeñan en apoyar algo sin razón e inmoral".

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos