:::: MENU ::::

29 de agosto de 2017

  • 29.8.17
El Gobierno de España prevé cerrar durante la jornada de hoy la tercera expedición científica al pecio Nuestra Señora de Las Mercedes que, en el momento de su hundimiento, el 5 de octubre de 1804, dirigía el marino montillano Diego de Alvear y Ponce de León.



El proyecto, organizado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en colaboración con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Español de Oceanografía (IEO) y la Armada española, ha permitido analizar el estado de situación y la evolución de los restos de la fragata, así como su cargamento, desde que España ganara el caso judicial por el expolio realizado por Odyssey Marine Exploration, una conocida empresa cazatesoros radicada en Estados Unidos.

La expedición se enmarca en los parámetros de la Convención Internacional de Patrimonio Subacuático de la UNESCO y, tal y como destacaron fuentes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, "está basada en la cooperación institucional a nivel nacional e internacional", además de constituir "una buena muestra de la capacidad de España a nivel científico y tecnológico en la protección de su patrimonio subacuático hundido en aguas profundas".

El pecio, que actualmente se encuentra junto a las costas del Algarve portugués, a 1.133 metros de profundidad, fue hundido por una flotilla británica en la batalla del Cabo de Santa María, con 250 personas a bordo, muchas de las cuales perecieron en el ataque –entre ellas, la esposa y todos los hijos de Diego de Alvear y Ponce de León, salvo el primogénito–.

La última campaña en torno a la fragata, que arrancó a mediados de agosto, ha permitido ampliar el conocimiento del pecio y registrar la dispersión de los restos arqueológicos para, de este modo, poder avanzar en la interpretación y análisis del barco.

Para todos estos trabajos, el Gobierno de España ha movilizado por vez primera uno de los buques de investigación gestionados por el CSIC a través de la Unidad de Tecnología Marina (UTM): el buque oceanográfico Sarmiento de Gamboa. "Esta embarcación está considerada como la más moderna y mejor equipada de la flota oceanográfica financiada por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad", resaltaron fuentes del Gobierno, que añadieron que entre los equipos de vanguardia que se han empleado en la campaña arqueológica ha destacado un robot submarino remoto del Instituto Español de Oceanografía.

A la tripulación del Sarmiento Gamboa se ha sumado el equipo de la campaña, integrado por 22 personas. La expedición zarpó del Puerto de Cádiz el pasado 18 de agosto y tomará tierra hoy en la localidad murciana de Cartagena, donde se encuentra el Museo Nacional de Arqueología Subacuática, que dirige toda la campaña.

Éxito de las dos campañas anteriores

En agosto de 2015 y septiembre de 2016, el Gobierno de España promovió sendas exploraciones y excavaciones subacuáticas en alta profundidad, lo que convierte al país en pionero mundial en este ámbito. "Hasta el momento, las excavaciones de arqueología subacuática realizadas en Europa no habían superado los 90 metros de profundidad y otras inmersiones con un robot submarino remoto habían llegado a varios centenares de metros pero limitadas a la fotografía y a la filmación de los fondos", recalcaron.



Tanto en la campaña de 2015 como en la de 2016, los especialistas españoles midieron las variables que pudieran afectar a la conservación del pecio: salinidad, corrientes y alteraciones de carácter natural, tanto biológico como geológico. También se configuró un mapa arqueológico de la fragata y de su cargamento, en el que se localizaron y posicionaron varios cientos de objetos arqueológicos.

En el marco de estos estudios se pudieron extraer un total de 51 objetos, elegidos por estar en riesgo de desaparición, bien por su fragilidad, bien por su ubicación, "y con la idea de permitir documentar aspectos de la vida a bordo de la fragata, que enriquecen el conocimiento actual de la misma".

Entre estos bienes figuran un cañón pedrero de bronce de 80 centímetros; un almirez y su maja de oro; una palmatoria de plata; dos candeleros, una gran fuente, platos, tenedores y cucharas todos ellos de plata, que se encuentran hoy día en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática en Cartagena.

"Todos los objetos extraídos aparecen citados expresamente en los documentos del Archivo General de Indias, en Sevilla, con lo que España despeja cualquier duda sobre la identificación definitiva del pecio", resaltaron desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos