:::: MENU ::::

13 de agosto de 2017

  • 13.8.17
Más de 400 niños de entre 3 y 11 años de edad han participado este año en los Campamentos de Verano organizados por el Ayuntamiento de Montilla, a través del Área de Bienestar Social y de la Concejalía de Juventud e Infancia. La actividad, que arrancó el pasado 23 de junio, ha girado en esta ocasión en torno a la ecociencia y a la educación medioambiental.



La alta demanda de solicitudes registrada para participar en este programa, que un año más ha estado gestionado por la empresa JKLI Servicios Integrales, ha llevado al Ayuntamiento de Montilla a ampliar en 37 las 400 plazas ofertadas inicialmente, "en un esfuerzo por dar un alternativa de ocio y tiempo libre a los menores, además de favorecer la conciliación laboral y familiar" a través de esta iniciativa.

"De nuevo, la actividad ha contado con una gran aceptación y, por ello, se ha ampliado de 400 a 437 niños", destacó el concejal de Juventud e Infancia, Francisco Lao, en la clausura de los campamentos que, en esta edición, ha contado con la participación de 13 monitores de JKLI, 25 animadores deportivos procedentes de los cursos municipales que han desarrollado sus prácticas y 46 voluntarios de la Fundación Social Universal (FSU).

De esta forma, a lo largo de los diferentes turnos de los campamentos, los niños han desarrollado diferentes actividades de ocio y tiempo libre en las que, como explicó Juan Carlos Repiso, responsable de la empresa gestora, se han centrado en el cuidado del medio ambiente a través de experimentos de ecociencia y actividades sobre el cambio climático, el consumo responsable de agua, el desarrollo sostenible o el reciclaje, entre otros.

Precisamente, y dado que el objetivo de esta edición ha sido concienciar a los participantes sobre la importancia del respeto a la naturaleza, a través del mercadillo solidario que cada año se organiza por la empresa gestora, la organización ha recaudado 580 euros para la delegación cordobesa de Ecologistas en Acción, que destinará esta aportación al cuidado del aguilucho cenizo que anida en los campos de cereales de la Campiña cordobesa, controlando la emisión de alperujo a los ríos en el sur de la provincia y el control de cepos envenenados.

"Es una satisfacción que este tipo de iniciativas centren su mirada en la ecología en un momento en el que la situación de nuestro entorno puede ser irremediable", señaló Guillermo Contreras, miembro de Ecologistas en Acción que, además, insistió en que si bien la formación de las nuevas generaciones es fundamental, es necesario trasladar estos mensajes a los padres "para que ellos tomen medidas ante el mal rumbo que lleva el planeta".

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos