:::: MENU ::::

28 de agosto de 2017

  • 28.8.17
Un lema encabezó la manifestación que este sábado recorrió las calles de Barcelona en contra del terrorismo: "No tinc por" ("no tengo miedo"). Ese fue el grito espontáneo de los ciudadanos de aquella ciudad, y los del todo el país, ante la matanza causada por un terrorista yihadista, que atravesó la vía peatonal de La Rambla atropellando con una furgoneta a cuantos pudo embestir en su acción asesina.



Frente al terror de los fanáticos, los barceloneses expresaron su apuesta por la paz, la libertad y la tolerancia. También en contra de la islamofobia, aunque algunas personas desahogaron su rabia culpando a los musulmanes, en general, del atentado y haciendo pintadas en mezquitas y centros islámicos.

Pero, aun uniéndome a los manifestantes, yo sí tengo miedo. Tengo miedo porque sus autores crecieron en nuestra sociedad pero no asimilaron nuestros valores. No eran guerrilleros venidos de fronteras lejanas y de otras culturas dispuestos a combatir lo que representamos, sino que eran chavales de nuestro entorno, que compartieron juegos con nuestros hijos, y no vacilaron en asesinar a sus paisanos en nombre de una religión que supuestamente exhorta la paz, la caridad y la bondad entre los seres humanos.

Yo sí tengo miedo porque de nuestra tolerancia se aprovecha el terror para captar a sus agentes del odio y la muerte, de nuestra libertad se vale para incubar su semilla de maldad, intolerancia y fanatismo, y de nuestra solidaridad obtiene recursos para fijar los objetivos de su demencial obsesión homicida.

Algo hacemos mal cuando nuestros valores no convencen a los asesinos de lo erróneo de sus actos y de la perversión de sus ideales. Algo falla cuando cualquier lunático es capaz de mentalizar a unos adolescentes de que se inmolen, mientras matan a inocentes, en nombre de no se sabe qué guerra santa pretenden librar en nuestros países. Yo sí tengo miedo de ese terrorismo que surge en nuestras calles y barrios. Por eso estoy en contra del terrorismo, y por ello tengo miedo. Mucho miedo.

DANIEL GUERRERO


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos