:::: MENU ::::

6 de julio de 2017

  • 6.7.17
Catorce años. Ese es el tiempo que ha necesitado el Ayuntamiento de Montilla para aprobar de manera definitiva su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), un documento que comenzó a redactarse en 2003 y que marcará el crecimiento de la ciudad durante los próximos años, tras la aprobación definitiva –de manera parcial– por parte del Pleno de la Corporación del expediente de subsanación de deficiencias presentado ante la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía.



"Culminamos un importante proyecto en el que han trabajado cuatro corporaciones municipales y que establece la estrategia territorial de Montilla para los próximos años", explicó el alcalde de Montilla, Rafael Llamas quien, en declaraciones a Montilla Digital, aclaró que el paso dado anoche por la Corporación representa "el último trámite por parte del Ayuntamiento", aunque a expensas de que la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio termine dando su visto bueno definitivamente.

Con todo, el regidor montillano reconoció que tras haberse aplicado durante un tiempo la aprobación provisional del plan, "el reto ahora será el de adaptar el documento a la realidad económica de Montilla", ya que desde que el equipo del arquitecto urbanista Manuel Ángel González Fustegueras comenzó a trabajar en la redacción del PGOU, en agosto de 2003, "el sector de la construcción y sus perspectivas de crecimiento han variado mucho en los últimos años".

En efecto, cuando en mayo de 2007 se aprobó inicialmente el plan –con los votos favorables de IU y PSOE y la abstención de PP y PA–, el equipo de gobierno encabezado entonces por Antonio Carpio defendió que la entrada en vigor del nuevo PGOU permitiría la construcción en Montilla de 8.939 viviendas en un plazo de veinte años, con un presupuesto total que superaría los 200 millones de euros, sin incluir los costes de edificación.

Cuatro años después, y con motivo de la aprobación provisional del documento, el Consistorio montillano rebajaba sus previsiones iniciales, habilitando entonces terreno para la construcción de unas 3.000 nuevas viviendas con más de 700.000 metros cuadrados de suelo urbanizable. De este modo, el suelo urbano alcanzaría una superficie total de 408 hectáreas, contemplándose 191.000 metros cuadrados de equipamientos, hasta alcanzar una ratio de 6,10 metros cuadrados por habitante.

"Nuestro compromiso ahora debe ser el de propiciar que se articulen las modificaciones que sean necesarias para que este PGOU tenga un desarrollo efectivo y se atiendan, de este modo, las perspectivas de desarrollo que tiene la ciudad en la actualidad", declaró ayer Rafael Llamas, poco antes del inicio de la sesión plenaria.

De esta forma, desde mediados del año 2015, el Ayuntamiento de Montilla trabaja conjuntamente con la Junta de Andalucía para tratar de subsanar las deficiencias detectadas en el documento aprobado inicialmente en el año 2011. "Se ha conformado un documento consensuado con la Junta para evitar nuevas deficiencias y, con ellas, nuevas demoras", señaló el alcalde, quien aclaró que los principales cambios que se han introducido en el documento se centran en aspectos como la adaptación a las nuevas normativas urbanísticas desarrolladas desde el año 2011, la adopción de medidas de protección en torno a la Sierra de Montilla o las nuevas clasificaciones del suelo que establece el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA).

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos