:::: MENU ::::

19 de junio de 2017

  • 19.6.17
La localidad asturiana de San Juan de la Arena rendirá tributo el próximo sábado a la fragata Nuestra Señora de las Mercedes que, en el momento de su hundimiento, el 5 de octubre de 1804, dirigía el insigne marino montillano Diego de Alvear y Ponce de León. De este modo, una maqueta de la popular embarcación arderá en las populares hogueras que se prenden cada 24 de junio en este municipio de poco más de 1.400 habitantes para conmemorar la festividad de San Juan.



Tal y como ha avanzado hoy el diario El Comercio, las fiestas de San Juan de la Arena comenzarán a las 20.00 de la tarde del próximo viernes, con la lectura del pregón por parte del pintor Lolo Serantes, natural de la localidad, y la primera verbena, que contará con una pausa a las 23.45 de la noche para dar paso a una descarga de fuegos artificiales y a la tradicional Hoguera de San Juan, cuyo elemento central será la réplica de la popular embarcación, construida en madera con toda su arboladura y con seis metros de eslora.

De este modo, la localidad asturiana rendirá tributo a este barco que fue hundido por una flotilla británica en la batalla del Cabo de Santa María, con 250 personas a bordo, muchas de las cuales perecieron en el ataque –entre ellas, la esposa y todos los hijos de Diego de Alvear y Ponce de León, salvo el primogénito–.

El héroe "olvidado" de las Cortes de Cádiz

Para los descendientes del insigne marino montillano, Diego de Alvear y Ponce de León fue un "héroe de la defensa de la Isla de León y Gobernador político-militar de la ciudad de Cádiz en los años en los que se promulgó la Constitución de 1812".

En efecto, en el mes de agosto de 1807, Alvear fue puesto a cargo de las unidades de artillería que defendían Cádiz, cargo desde el que participó en la defensa de la ciudad frente a las tropas francesas, que habían invadido España en 1808, pasando de aliados a enemigos.

Asimismo, Diego de Alvear organizó la defensa de la ciudad frente a los franceses, logrando que la flota francesa de Rosilly, internada en la bahía de Cádiz hasta entonces, se rindiera en junio de 1808. Otra importante aportación del marino montillano, que falleció en Madrid el 15 de enero de 1830, fue la reorganización de las milicias de Cádiz, un cuerpo formado por 2.000 hombres que eran conocidos como los Voluntarios Distinguidos de Cádiz. En marzo de 1810, Diego de Alvear fue nombrado gobernador politico-militar de la Isla del León y su notoriedad en la defensa de Cádiz le valió la Gran Cruz de San Hermenegildo.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: CONEXIÓN ASTURIAS


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos