:::: MENU ::::

12 de mayo de 2017

  • 12.5.17
Catorce delitos contra la propiedad. Esos son los cargos a los que se enfrenta un vecino de Montilla, conocido por sus amplios antecedentes policiales, al que el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Montilla decidió enviar a prisión provisional acusado de cometer tres robos con fuerza en otros tantos establecimientos de hostelería: el Restaurante Don Quijote, el Bar Triángulo y la Cafetería Azahara.



Asimismo, la Guardia Civil ha decidido imputar dos robos con fuerza en las cosas cometidos en dos viviendas del casco urbano y otros nueve hurtos en interior de vehículos por el método del descuido, lo que amplía en dos el número de delitos inicialmente barajado por los investigadores, tal y como informó en primicia Montilla Digital.

El Instituto Armado había detectado en los últimos meses que en el interior del casco urbano de Montilla se venían produciendo hurtos en el interior de vehículos, aprovechando el descuido de personas que se dedican al reparto de mercancías. Ante ello, la Guardia Civil estableció un dispositivo de servicio orientado a la prevención de este tipo de delitos, así como a la identificación, localización y detención del supuesto autor de los mismos.

El desarrollo de la investigación permitió saber que el supuesto autor utilizaba un modus operandi muy similar en todos los hurtos, lo que, unido a la inspección efectuada en los vehículos afectados, permitió identificar al supuesto autor de los mismos, que resultó ser un vecino de la localidad, de 26 años de edad, conocido por sus amplios antecedentes policiales.

De igual modo, el avance de la investigación permitió comprobar la implicación del ahora encausado en la comisión de 14 delitos, nueve de ellos por hurto en el interior de vehículos, así como tres robos en establecimientos de hostelería y dos robos en viviendas.

Tal y como avanzó este periódico, la detención del sospechoso se produjo apenas unas horas después del último robo, cometido el pasado jueves en el Restaurante Don Quijote, el popular establecimiento de hostelería situado en la calle Ballén, en pleno centro de Montilla.

El ladrón utilizó la rejilla de una alcantarilla situada a las mismas puertas del local para fracturar uno de los accesos y poder penetrar en su interior, un modus operandi similar al de otros robos con fuerza y hurtos cometidos recientemente en locales comerciales y viviendas particulares de Montilla y que estaban siendo investigados por la Guardia Civil.

En esta ocasión, las imágenes obtenidas por las cámaras de seguridad con las que cuenta el Restaurante Don Quijote resultaron determinantes para confirmar las sospechas que ya mantenía la Benemérita sobre el ahora acusado y permitieron identificarlo plenamente, tras haber sustraído el dinero que se custodiaba en la caja registradora para facilitar el cambio, así como la recaudación de una máquina expendedora de tabaco.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos