:::: MENU ::::

9 de mayo de 2017

  • 9.5.17
El cardenal guineano Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, visitará mañana Montilla para presidir los actos litúrgicos en honor de San Juan de Ávila, una efeméride que reunirá en la Basílica Pontificia de la calle Corredera a más de 200 sacerdotes de la Diócesis de Córdoba y a varios obispos españoles, encabezados por el sucesor de Osio, Demetrio Fernández.



Tal y como ha avanzado la Diócesis de Córdoba, y a diferencia de años anteriores, la jornada comenzará en el antiguo templo de La Encarnación a partir de las 10.15 de la mañana con el rezo de la Hora Menor y unos puntos de reflexión a cargo del obispo de Córdoba.

Posteriormente, tendrá lugar la celebración de la misa que estará presidida conjuntamente por el cardenal Sarah, responsable de la congregación de la Curia Romana que está encargada de la mayoría de los asuntos relacionados con la liturgia de la Iglesia católica y el ritual de los sacramentos. En esta ocasión, la eucaristía será retransmitida por 13TV, el canal de televisión de la Conferencia Episcopal.

Tras la misa, en la que se homenajeará a los presbíteros que celebran sus bodas de oro y de plata –aprovechando que San Juan de Ávila es, además de Doctor de la Iglesia, patrono del clero secular español–, los sacerdotes y sus acompañantes se trasladarán hasta el Teatro Garnelo, donde ofrecerá una conferencia el cardenal Sarah, que entre 2010 y 2014 fue presidente del Pontificio Consejo "Cor Unum" para la promoción humana y cristiana y que, desde hace años, mantiene vínculos con Montilla gracias a su relación con José Cárdenas Zafra.

No en vano, cuando el misionero montillano fue secuestrado en 1998 por la guerrilla de Sierra Leona, pudo luego refugiarse en la casa del propio Robert Sarah, que por aquel entonces era arzobispo metropolitano de Conakri y prestó ayuda y protección a José Cárdenas, superior de la Orden de San Juan de Dios. Tras pasar cuatro años en Freetown, Cárdenas Zafra tuvo que desplazarse hasta Monrovia, capital de la República de Liberia, huyendo de los soldados del Frente Revolucionario Unido (FRU) y logró salvar la vida en varias ocasiones.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos