:::: MENU ::::

2 de marzo de 2017

  • 2.3.17
Cinco meses de prisión y 56.800 euros euros de indemnización. Esa es la pena que ha impuesto el Juzgado de lo Penal número 5 de Córdoba al responsable de área de un supermercado de Montilla contra el que se abrió una causa por un delito de acoso sexual y una falta continuada de vejaciones sobre una empleada que tuvo que pedir la baja médica.



Según detallaba el escrito de calificación provisional del fiscal, los hechos que han sido juzgados se remontan al mes de septiembre del 2007 y hasta abril del 2010 cuando, presuntamente, el ahora condenado se insinuaba de manera insistente a la mujer, que trabajaba como cajera, bajo la supervisión del acusado.

El Ministerio Público sostuvo en el juicio que la mujer sufría "continuas insinuaciones", además de tocamientos superficiales, "pero con clara intención sexual", así como caricias y besos "no pretendidos, ni consentidos" por la víctima.

El escrito de calificación detallaba que, en una de las ocasiones, el procesado llamó a la mujer a su oficina, donde "se desabrochó los primeros botones de la camisa y tocándose de forma insinuante el cuello, le dijo que como había modificado el puesto de una compañera que le causaba problemas a ella y esto le beneficiaba, se lo tenía que recompensar de la manera que él dijera, y en caso de no acceder, tendría que marcharse". Ante tal situación, la mujer abandonó la oficina, según relataba el fiscal.

A su vez, la Fiscalía sostuvo que la mujer rogó al ahora condenado que depusiera esa actitud, a lo que el contestó, riéndose, que "no lo hacía de mala fe". Todos estos episodios llevaron a la cajera a pedir cita médica en el mes de abril del 2010, siéndole diagnosticado un "cuadro de nerviosismo y ansiedad" que, posteriormente, justificaría una baja laboral, que se vio agravada con una reacción "ansioso-depresiva" que requirió un tratamiento a base de ansiolíticos y terapia psicológica.

Una vez agotado el plazo concedido de baja laboral por "incapacidad temporal", la mujer decidió solicitar una excedencia voluntaria en noviembre del 2011, encontrándose "importantes dificultades para retomar su vida laboral a consecuencia de los hechos narrados", según apuntaba la Fiscalía en el escrito de calificación.

Tal y como ha avanzado Diario Córdoba esta mañana, la sentencia ha sido dictada in voce tras la conformidad del acusado, que deberá indemnizar a la trabajadora con 56.800 euros, al considerarse probado el delito de acoso sexual que sufrió.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos