:::: MENU ::::

5 de marzo de 2017

  • 5.3.17
El 20 de enero de 2017 Donald Trump se convirtió en el nuevo presidente de los Estados Unidos, un hito histórico que no solo afecta a los estadounidenses. En un mundo globalizado y conectado como el nuestro, donde además todo depende de los mercados, todo lo que ocurre se acaba reflejando para bien o para mal en la economía. Por eso, la era Trump supone también cambios económicos.



La amenaza de deportar a millones de inmigrantes y, por tanto, impedir miles de millones de remesas para los países de los que son originarios, su intención de acabar con el sistema de salud impulsado por Obama, la advertencia de que se revisarán tratados comerciales internacionales con Asia, su intención de aplicar un nuevo modelo económico basado en el proteccionismo y su promesa de crear un nuevo plan energético explotando las reservas de gas y petróleo del país ya han sacudido los mercados de dentro y fuera de EE.UU.

Y esto es sólo el principio. ¿Cómo afectará Trump a las finanzas y al trading? En primer lugar, ya hemos visto alguno de sus efectos con la caída de las monedas de los países latinoamericanos. Sin duda, México es uno de los peor parados; el peso se ha desplomado a niveles de 2008. Pero también las divisas de otros países como Brasil, Argentina, Colombia y Chile han caído tras la victoria del republicano.

Tampoco las economías asiáticas van a salir reforzadas. China es un claro ejemplo. El nuevo presidente de EE.UU ya ha declarado que el país chino es su “enemigo”. Las tasas de importación que pretende establecer afectaría y mucho a las finanzas de China.

En el lado opuesto de la balanza encontramos algunos sectores tradicionales. Los analistas coinciden en que la victoria de Trump impulsará a las compañías de sectores clásicos, como la banca o el petróleo. Al renegar de las energías renovables, las empresas eléctricas, mineras y gasistas van a salir reforzadas. En cambio, el sector de las nuevas tecnologías e Internet, como Google o Facebook, saldrán perdiendo. No en vano, estas empresas apoyaban a Clinton en la campaña.

Del mismo modo, los analistas consideran que los inversores, al menos a corto plazo, van a huir de la bolsa para refugiarse en valores tradicionales, como el oro, el yen japonés o el bund alemán. Por el contrario, el dólar saldrá perjudicado. Al igual que el Ibex 35, aunque los expertos no creen que la bajada sea tan extrema como la que se vivió en junio del año cuando se votó sí al Brexit.

No hay duda de que el mercado está nervioso y de que cuando eso ocurre hay grandes y pequeñas caídas, junto a algunos ganadores. A juzgar por los movimientos del nuevo presidente de los Estados Unidos, lo más recomendable es invertir en los sectores energéticos, financieros y de telecomunicaciones. También las petroleras nos pueden dar beneficios, ya que Trump apoya una regulación mínima en el fracking. Y por supuesto el oro. En tiempos de cambios e incertidumbre, el metal noble siempre es una apuesta segura.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos