:::: MENU ::::

23 de febrero de 2017

  • 23.2.17
Parece que fue ayer pero han transcurrido diez años ya. El 23 de febrero de 2007, la entonces directora general de Servicios Sociales e Inclusión de la Junta de Andalucía, Purificación Causapié, visitaba Montilla para inaugurar oficialmente el Centro Municipal de Servicios Sociales. En compañía de la delegada para la Igualdad y Bienestar Social, Victoria Fernández y del alcalde de Montilla, Antonio Carpio, Causapié visitó las instalaciones, que se levantaron sobre unas antiguas escuelas edificadas en el popular barrio del Cerrillo de San José durante la dictadura de Primo de Rivera.



Las dependencias, que cuentan con una superficie de 1.541 metros construidos sobre una parcela de 714 metros, suponían, en palabras del desaparecido Antonio Carpio, “un salto cualitativo en la prestación de estos servicios municipales y la dignificación de la atención a los usuarios que diariamente acceden a los mismos”.

Para su puesta en valor, el Consistorio montillano aportó algo más de 442.000 euros, mientras que la Junta colaboró con 292.933 euros, lo que supuso el 40 por ciento del total del proyecto, que superó los 735.000 euros. A su vez, ambas administraciones debieron asumir un gasto cercano a los 100.000 euros para equipar la nueva sede, que además acoge el Centro Municipal de Información a la Mujer.

El proyecto arquitectónico, redactado por el montillano Arturo Ramírez Laguna, respetó la imagen exterior del inmueble, si bien se aprovecharon sus altas techumbres para abrir una entreplanta en la que se ubicó una sala de reuniones y dos salas para talleres. La empresa local Construcciones San Francisco Solano inició en mayo de 2004 la rehabilitación del edificio, que permitió paliar las deficiencias de espacio que presentaba el anterior centro de la calle Enfermería, cedido por CajaSur en 1992.

Durante su primer año de funcionamiento, el Centro Municipal de Servicios Sociales atendió a un total de 4.687 usuarios desde los diferentes servicios de información, orientación y asesoramiento. No obstante, destacó el incremento que experimentaron las solicitudes para la prestación del programa de Ayuda a Domicilio, que comprendía la atención a personas con dificultades para realizar sus labores domésticas o para llevar a cabo acciones tan básicas como la del aseo personal.



Tres años más tarde, concretamente el 6 de marzo de 2010, el Centro Municipal de Servicios Sociales se rotuló con el nombre de Lola López Baena, exconcejala del Ayuntamiento de Montilla que falleció en abril de 2008 a la edad de 48 años, tras una larga enfermedad.

Ante un nutrido grupo de representantes municipales y de colectivos ciudadanos de la comarca, la entonces alcaldesa de la ciudad, Rosa Lucía Polonio, junto al hermano de la homenajeada, Rafael López Baena, descubrieron una placa que, a partir de aquel día, recuerda la figura de esta montillana que, entre 1991 y 2003, formó parte de la Corporación Municipal, primero como concejala en la oposición y, más tarde, como delegada de Mujer, Participación Ciudadana y Servicios Sociales.

Entre los muchos objetivos alcanzados en esta década, destaca la reciente Acreditación en Calidad en Servicios Sociales Comunitarios, un reconocimiento de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA) que evalúa la prestación y el funcionamiento de estos servicios a la ciudadanía y que, en palabras del teniente de alcalde de Bienestar Social, Francisco Lucena, "reconoce el trabajo que se viene desarrollando por el Ayuntamiento y por los trabajadores de este servicio diariamente con unos altísimos estándares de calidad".

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: J.P. BELLIDO


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos