:::: MENU ::::

28 de diciembre de 2016

  • 28.12.16
La Conferencia Episcopal Española y el Pontificio Colegio Español de San José en Roma están ultimando ya las instalaciones de la nueva Casa San Juan de Ávila en la capital de Italia, como servicio pastoral a las diócesis y parroquias y a todos aquellos peregrinos que viajan hasta el epicentro del catolicismo buscando un lugar familiar y acogedor para alojarse.



La Casa San Juan de Ávila de Roma abrirá oficialmente sus puertas el próximo mes de febrero, si bien se encuentra operativo desde septiembre. "En estos primeros meses, hemos recibido numerosos grupos y peregrinaciones de diversas parroquias y diócesis de España, recibiendo de todos ellos la enhorabuena por las instalaciones y por los servicios que ofrece", resaltan desde el centro.

La Casa San Juan de Ávila de Roma dispone de 96 habitaciones distribuidas en cuatro plantas con ascensor, algunas de las cuales adaptadas para personas con diversidad funcional. Todas las habitaciones están perfectamente equipadas con baño completo y disponen de sistema de climatización individual, teléfono, conexión Wi-Fi a Internet y televisión. En cuanto a la tipología de las mismas, hay habitaciones dobles, triples y apartamentos para cuatro personas, que permiten una capacidad total de acogida de 218 plazas.

Goza, además, de amplias zonas comunes para las distintas actividades: un amplio hall de entrada y servicio de recepción las 24 horas; dos salas de conferencias; varias salas de reuniones para grupos pequeños; comedor con capacidad para 150 personas; y una capilla que puede acoger a grupos de hasta 100 personas.

A todo ello hay que sumar una amplia zona verde y deportiva, que cuenta con campo de fútbol, campo de baloncesto/voleibol y piscina, además de un parque de juegos para niños y parking para autobuses y coches.

Además de los servicios comunes de hospedaje, la Casa ofrece a los responsables de organizar una peregrinación un servicio de orientación y asistencia a peregrinos. Un equipo de personas está a disposición de los interesados para auxiliar y orientar en todo lo necesario para organizar la peregrinación antes de llegar a Roma o durante la estancia en la Ciudad Eterna.

Una figura clave del Siglo de Oro

San Juan de Ávila nació en Almodóvar del Campo (Ciudad Real) el 6 de enero de 1500 y falleció en Montilla el 10 de mayo de 1569. Fue fundador de centros de Teología y Humanidades en Baeza, Granada y Córdoba, así como de varios colegios en Jerez de la Frontera, Priego de Córdoba, Montilla, Úbeda, Sevilla, Alcalá de Guadaira, Palma del Río y Écija. Sus reliquias presiden el altar de la Basílica Pontificia de San Juan de Ávila, una iglesia situada en la calle Corredera de Montilla, cuya construcción comenzó en 1726 y que, por diversos avatares históricos, no fue concluida hasta 1944.

Orientador espiritual de San Francisco de Borja, San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Jesús y Fray Luis de Granada, este montillano adoptivo preparó escritos y memoriales para los concilios de Trento y Toledo, contribuyendo en gran medida a la posición preeminente que ostentó la localidad durante el Siglo de Oro. Con su proclamación esta mañana, San Juan de Ávila se une a otros grandes doctores de la Iglesia nacidos en España, como San Isidoro de Sevilla (560-636), Santa Teresa de Jesús (1515-1582) y San Juan de la Cruz (1542-1591).

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos