:::: MENU ::::

29 de diciembre de 2016

  • 29.12.16
Las instalaciones de Los Raigones, uno de los lagares más emblemáticos de la Sierra de Montilla, acogieron al mediodía de ayer la Salutación al Vino Nuevo, un protocolario acto promovido por la Cofradía de la Viña y el Vino de Montilla que, este año, alcanzó su vigésimo quinta edición.





Jesús Pérez, gerente de la administración de loterías El Racimo de Oro, saludó el nacimiento del nuevo vino tras la tardía vendimia que se cerró el pasado mes de octubre en el marco Montilla-Moriles. “Presentamos hoy el vino recién nacido, un bebé apenas, cuyo primer contacto con la vida es este aula de la Universidad del Jarrillo”, resaltó el salutador en un divertido discurso en el que no faltaron las emocionadas palabras de recuerdo hacia su padre, Francisco Pérez Jurado, uno de los impulsores de la Ruta de los Lagares de la Sierra de Montilla.

Jesús Pérez, cofrade Racimo, tomó el relevo de su antecesor, José López Bellido, que desde hace varios años cría sus propios vinos en la acogedora Bodega de Escipión, un templo erigido en honor del dios Baco que se sitúa bajo el empedrado de la popular calle Ancha de Montalbán.

En una presentación muy aplaudida, José López Bellido, cofrade Levadura, compartió el currículum vinae del salutador del vino nuevo con los integrantes de esta peculiar corporación que tiene como principal objetivo el de contribuir al conocimiento de las excelentes cualidades de los vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles.





El acto, que fue conducido por el ingeniero agrónomo Luis Navarro, cofrade Andana, contó entre sus invitados con el montillano Francisco José Jiménez Espejo, presidente de la Asociación de Científicos Españoles en Japón, y de Manuel Ceballos Carmona, responsable de la firma Santa Amalia Alta Decoración, referente en la producción de tejidos para el hogar.

A modo de colofón, el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, instó a los miembros de la Cofradía de la Viña y el Vino a estar “más presentes” en todos los actos que se promueven en la localidad para “aprovechar el potencial que atesoran como grandes embajadores de esta tierra”.

A su vez, el primer edil montillano alabó el trabajo de los viticultores, de los bodegueros y de los cooperativistas que, “gracias a un proceso casi mágico, dan a luz ese vino tan singular que hace única a la zona Montilla-Moriles”. Por último, Rafael Llamas felicitó al salutador del vino nuevo del año próximo, que como desveló el propio Jesús Pérez, será el fotógrafo Rafael Ruiz Luque.

Un colectivo comprometido con el vino

Desde su fundación en 1990, los integrantes de la Cofradía de la Viña y el Vino de Montilla han demostrado su compromiso con la promoción y con la defensa de los caldos que se elaboran en la zona. No en vano, el colectivo tiene como principal objetivo contribuir al conocimiento de las excelentes cualidades de los vinos de la Denominación de Origen Montilla-Moriles a través de la organización de actos periódicos de carácter cultural como son las Exaltaciones y Salutaciones al Vino, así como ceremonias de investidura de nuevos Cofrades, Cofrades de Mérito, Embajadores y Mentores a personas que destacan por la defensa y vinculación al vino de Montilla.





El colectivo, del que forman parte personalidades de la cultura como el Nobel Mario Vargas Llosa, el escritor Antonio Gala o el conocido hispanista Ian Gibson, también organiza anualmente la Ruta de los Lagares de Montilla-Moriles, fomentando además el hermanamiento con denominaciones de origen de productos afines al vino.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos