:::: MENU ::::

12 de noviembre de 2016

  • 12.11.16
El Colegio Salesiano de Montilla y el Coro Santo Domingo Savio, adscrito al propio centro educativo, volverán a subirse hoy a las tablas de un teatro para interpretar la obra de Edgar Rice Burroughs, Tarzán, escrita en 1912. En esta ocasión, el colectivo montillano ha viajado hasta la localidad sevillana de Alcalá de Guadaira, donde ofrecerán dos pases de este musical en el Teatro Gutiérrez de Alba, a las 18.00 y 20.30 de la tarde.



El musical, dirigido tanto para un público infantil como alumnos, ha conseguido atraer a más de 4.000 espectadores en toda Andalucía en sus diferentes representaciones desde que fuera estrenado en el Teatro Garnelo de Montilla hace algo más de año y medio. Un proyecto en el que participan 45 alumnos del propio centro, de edades comprendidas entre los 9 y los 16 años, así como de varios exalumnos que permanecen todavía ligados al mismo, dirigidos por José María Luque Jurado.

Con un libreto original y con la base melódica que Phil Collins compuso e interpretó para la película de animación que la factoría Disney presentó a finales de los años noventa –y cuya banda sonora original logró un Globo de Oro, un Premio Grammy y un Oscar a la Mejor Canción por You'll Be in My Heart–, el montaje de esta obra musical ha supuesto una doble dificultad por el complejo decorado que requiere, y las grandes dosis de imaginación y creatividad necesarias para recrear una jungla salvaje sobre las tablas de un teatro.

Además, la interpretación de las canciones correrá a cargo de los miembros del Coro Santo Domingo Savio, lo que ha supuesto una preparación musical extra para los integrantes de esta formación, que atesora ya más de una década de historia.

Un proyecto que ha cosechado un gran éxito en las distintas localidades andaluzas en las que se han interpretado los avatares del destino de una pareja inglesa y su bebé de apenas seis meses que se ven empujados a tratar de sobrevivir en plena selva africana donde, contra todo pronóstico, sólo sobrevive el más pequeño de la familia al ser adoptado por una gorila tras la muerte de sus padres a manos de una voraz leoparda.

I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos