:::: MENU ::::

12 de octubre de 2016

  • 12.10.16
El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) ha publicado la orden que establece las condiciones, requisitos y funcionamiento, así como las funciones de las Unidades de Atención Infantil Temprana con la finalidad de desarrollar los contenidos relacionados con las funciones asignadas al sistema sanitario público de Andalucía, adaptando las estructuras actuales de organización del Servicio Andaluz de Salud, por el que el sistema sanitario andaluz iniciará el trámite de derivación de la población infantil a este servicio.



Estas unidades tienen como función primordial la valoración de la idoneidad de intervención, en función de los resultados de pruebas psicométricas y/o escalas de desarrollo, ante la sospecha de trastornos de desarrollo o riesgo de padecerlos y la instauración del plan inicial de intervención.

Las Unidades de Atención Infantil Temprana constituyen el primer nivel de atención específica en el SAS para la población infantil con trastornos en su desarrollo o riesgo de padecerlos. Su ámbito territorial estará determinado por la población que tenga asignada y constituye el dispositivo de coordinación del resto de las actividades asistenciales que se presten en el proceso de atención temprana dentro del sistema sanitario público andaluz. Para el desarrollo de estas funciones asistenciales se adscriben a los Distritos de Atención Primaria de Salud.

Las Unidades de Atención Infantil Temprana estarán constituidas por un equipo de profesionales que, con carácter interdisciplinario e intercentros, cubrirá áreas de Pediatría y Psicología. Dicho personal estará integrado por un pediatra de Atención Primaria y un licenciado en Psicología, con especialidad de Psicología Clínica con formación específica y experiencia en Atención Temprana, cuya selección pública se está ultimando estos días.

Estas unidades podrán contar con apoyo del personal auxiliar de gestión y servicios que se le pueda adscribir. Como prevé el Decreto 85/2016, de 26 de abril, se crean un mínimo de 11 Unidades de Atención Temprana en las ocho provincias andaluzas (dos en las de Cádiz, Málaga y Sevilla), que pueden llegar a 14.

Conforme a lo previsto en el Decreto de Atención Temprana, ante la detección de trastornos del desarrollo o señales de alerta en una persona menor de seis años por cualquier ámbito, el pediatra de Atención Primaria procederá a su confirmación e iniciará el trámite de derivación a la Unidad de Atención Infantil Temprana que territorialmente le corresponda. Ésta, tras valoración y decisión de idoneidad de la necesidad de intervención, remitirá el caso con carácter inmediato al Centro de Atención Infantil Temprana (CAIT) de referencia.

Según establece el Decreto aprobado el pasado mes de abril, corresponde a las Unidades de Atención Infantil Temprana, la labor de promover, coordinar y hacer operativas, en su ámbito de competencias, las actividades contenidas en el Plan Integral de Atención Infantil Temprana, y que den una respuesta intersectorial, interdisciplinar y multiprofesional, inserta en un modelo de intervención uniforme, centrado en la población infantil, familia y entorno.

También tienen que impulsar las actividades dirigidas a la prevención primaria de las alteraciones del desarrollo, de prevención secundaria y de las correspondientes a la prevención terciaria, fundamentalmente con programas de intervención para la atención individualizada.

Asimismo, emprenderán las actuaciones de atención directa a las familias como parte del proceso de intervención dirigidas a orientar a la familia sobre las características generales del CAIT, donde se vaya a realizar la derivación, así como explicar con claridad y en lenguaje comprensible, el motivo por el que han sido derivados a su Unidad y la orientación sobre las pautas de intervención en lo referente a su derivación al servicio especializado en un CAIT.

Además, realizarán tareas de evaluación de las derivaciones realizadas por el pediatra y coordinarán la atención para promover la mejora continua de las acciones desarrolladas por los pediatras de atención primaria en la detección, la realización de estudios complementarios y/o derivaciones a otras especialidades del SAS que faciliten el diagnóstico etiológico-sindrómico y la derivación de la población infantil.

Decreto en marcha

Con esta publicación normativa se avanza un paso más en el desarrollo del nuevo modelo de atención temprana en Andalucía, que fue aprobado a través de un decreto regulador para ofrecer con las máximas garantías esta prestación universal, gratuita y de calidad.

El consejero de Salud, Aquilino Alonso, anunció la publicación inminente de otra de las órdenes que contempla el Decreto, la de la autorización administrativa de los Centros de Atención Infantil Temprana, que ya que se encuentra en proceso de alegaciones, respetando así el compromiso de la participación de las entidades del sector. Con ella, se persigue contribuir a la homogenización de estos centros y avanzar en los objetivos establecidos en el Decreto.

Por otro lado, el titular de Salud explicó que se están poniendo en marcha en los centros las infraestructuras y el equipamiento de las 11 Unidades de Atención Temprana y se está llevando a cabo la selección de profesionales que trabajarán en dichas unidades, concretamente 11 de Pediatría de Atención Primaria y 11 de Psicología Clínica.

Aquilino Alonso hizo hincapié en el aumento de la partida presupuestaria destinada a esta prestación, lo que "posibilitará desarrollar la aplicación del Decreto en su totalidad garantizando un incremento de los recursos y una mejora de los tiempos de respuesta".

Así, en la actualidad, 58 centros que dependen de los diferentes ayuntamientos que ofrecen esta prestación ya han renovado el convenio con la Consejería de Salud, adaptándolo al nuevo decreto y permitiendo que a lo largo del mes de octubre se pase de 4.656 a 6.084 menores atendidos.

De igual modo, en los 108 centros concertados mediante el acuerdo marco recientemente resuelto se ha asignado el número de sesiones necesario para absorber la lista de espera. "Es una prioridad absoluta" de la Junta acabar con las listas de espera para recibir atención temprana en Andalucía", afirmó.

Aquilino Alonso recordó también que se aumentará no sólo el número de las sesiones que reciben estos menores, sino también la duración de las mismas, a la vez que se establecerán diferentes niveles de intensidad, adaptados a cada plan de tratamiento. De hecho, ya el pasado mes de septiembre las sesiones pasaron de 45 minutos a una hora para la atención del niño y la familia.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO / JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos