:::: MENU ::::

11 de octubre de 2016

  • 11.10.16
Victoria amarga del equipo Juvenil de Apedem por 3 goles a 4 ante el C.D. Egabrense en un partido que se saldó con la desafortunada lesión del lateral Alberto Escribano durante el calentamiento, que fue atendido en el mismo estadio por los servicios médicos del equipo egabrense con una gran eficacia. Posiblemente no era la mejor manera de comenzar un encuentro donde se marcarían siete goles, con jugadas polémicas, constantes pérdidas de tiempo o amonestaciones. Un partido muy entretenido de cara al espectador.



El equipo vinícola encajaba el 1-0 en el minuto 17 en una falta lejana mal botada y que no se acierta a sacar con claridad desde la defensa. El balón bota varias veces entre los jugadores de ambos equipos y Pedro, el más listo de la clase, acaba empujando a gol dentro de la portería defendida esta vez por el meta Carlos Repiso.

Tras una primera media hora de encuentro donde los montillanos apenas aparecieron, fue por el minuto 32 cuando una mala entrega al lateral del meta egabrense Roldán, dejó sólo a Adrián que cedió a Álex y no acertó a encontrar portería. Pocos minutos después vendría una parada del meta local a tiro del mismo Álex que sacó en la misma escuadra el meta local. Últimos minutos con constantes pérdidas de tiempo por parte de los locales.

Sin embargo, en el alargue del primer acto (hasta 4 minutos), llegó la jugada de la polémica: balón en profundidad al delantero egabrense Ramón que pisa área y, quizás algo escorado, es derribado por el central Trillo en un claro penalti que vio todo el estadio menos el colegiado. El esférico acabó en córner donde los locales cobrarían más ventaja haciendo el segundo gol. Esférico que quedó muerto tras un despeje y a placer, de nuevo, Pedro bate al meta Carlos de tiro fuerte.

No arreglaría nada el preparador vinícola en el tiempo de descanso. Cuando no había pasado ni dos minutos del inicio del segundo acto y el equipo visitante recibía el 3-0 que parecía sentenciar el encuentro. Falta cercana al córner que fue sacada con rapidez y, con los montillanos descolocados, disparó el recién entrado en juego Fran Ponferrada, acabando el balón dentro de la portería vinícola en el minuto 47. Los tres goles fueron de la misma manera y quizás por falta de concentración de los Juveniles de Apedem.

Lógicos cambios por parte montillana que pondrían en el campo a Edu y Raúl, dos revulsivos que revolucionaron el partido. Poco después entró Paco, seguido por el meta Luija que entraría como jugador de campo, los cuales cambiaron el signo del partido.

A base de coraje los vinícolas fueron llegando al área del meta David, recién entrado en el descanso y fruto de ese esfuerzo llegaría el primer gol para los montillanos. Tras un pase de la muerte por banda izquierda que entre Raúl y el lateral Jesús, acabaron introduciendo el esférico dentro de la portería en el minuto 67 y consiguiendo el 3-1.

Siguieron los juveniles montillanos empujando y pronto encontrarían el 3-2, de nuevo metiendo un balón dentro del área donde llega Raúl y de tiro fuerte hizo el segundo en el minuto 76. Los egabrenses, que se echaron atrás ya que no estaban acertados a la hora de conectar el contragolpe, dejaron a los del CD Apedem una línea atrás de 3 con espacios constantes.

De este modo llegó el premio al mismo con el empate a 3. De nuevo Raúl, anticipándose a los centrales, se quedó sólo delante del meta David, batiéndolo y llevando la alegría a los aficionados vinícolas allí presentes. Siete minutos para el final y se igualaba un partido que parecía sentenciado.

No tendrían suficiente los vinícolas que, de manos del entrenador, siguieron atacando y buscando la estocada final a una remontada inimaginable. Y así fue cuando el balón, dividido entre líneas por varios rechaces, cayó en los pies de Raúl que marcó el 3-4 a bocajarro provocando la explosión de alegría del equipo amarillo. Corría el minuto 87.

En 20 minutos de ensueño, el equipo montillano le dio la vuelta a un partido que por sus errores se había puesto muy cuesta arriba. Tocados y hundidos los egabrenses propiciaron mas concentración en los vinícolas que dejaron pasar los minutos finales, más el alargue de 5 minutos, para poner punto y final a una remontada inimaginable por parte de los Juveniles de Apedem.

El próximo partido del Juvenil Apedem se disputará en el municipal de Montilla, después de dos salidas consecutivas. Será el próximo domingo 16 de octubre, a las 17.00 de la tarde, en un nuevo derbi de cercanía al siempre peligroso C.D. Montalbeño, equipo de la zona media de la tabla que viene de conseguir una victoria de prestigio ante el A.D. Apademar en su estadio por 6 goles a 1. Un partido, por tanto, siempre vibrante que no se sabe por dónde puede salir y que los vinícolas, después de dos semanas, vuelven a su estadio para ser vitoreados por su público e intentar sacar los puntos adelante.

C.D. Egabrense 3--4 Juvenil Apedem

C.D. Egabrense: Rafael Roldán, Jesús Roldán, Pedro Pérez, Francisco Borrallo, Alejandro Bollero, Antonio Prieto, Daniel Sabariego, Francisco Molina, Ramón Parejo, Alejandro Castro y Jesús Núñez. También jugaron David Gallardo, Javier Sabariego, Francisco Ponferrada, Alejandro Osuna y David Cuevas.

Juvenil Apedem: Carlos Repiso, Mario Albornoz, Alberto Márquez, Antonio Rafael Trillo, Francisco Jiménez, Javier Ruz, Juan Sánchez, Miguel Ángel Naranjo, Adrián Alguacil, Alejandro Hierro y Manuel Castro. También jugaron Luis Javier Robles, Rafael Algaba, Eduardo Rueda, Francisco Espejo y Raúl Melgarejo.

Goles: 1-0 Pedro Pérez (m. 17); 2-0 Pedro Pérez (m. 44); 3-0 Francisco Ponferrada (m. 48); 3-1 Jesús Roldan (m. 67); 3-2 Raúl Melgarejo (m. 76); 3-3 Raúl Melgarejo (m. 85); 3-4 Raúl Melgarejo (m. 87)

PACO ALCAIDE / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: C.D. APEDEM MONTILLA


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos