:::: MENU ::::

6 de septiembre de 2016

  • 6.9.16
La Plaza de la Merced despidió anoche los actos centrales de la LXI Fiesta de la Vendimia Montilla-Moriles con una de las citas más consolidadas de esta celebración: el Concurso de Destreza en el Oficio, organizado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles y la Hermandad del Señor en la Santa Cena, María Santísima de la Estrella y Nuestra Señora de las Viñas.





Una decena de jóvenes, algunos con apenas la edad suficiente para alcanzar el barril, subían anoche a las tablas del escenario instalado en la remozada plaza para mostrar su destreza con la venencia. Finalmente, la morilense Inmaculada Carmona se impuso en la categoría Infantil, donde se registró una participación muy significativa de la Escuela de Venenciadores de Moriles.

Por su parte, el montillano José Manuel Ruiz se alzó como el mejor venenciador de la categoría Senior, para mayores de 18 años. Además, logró el segundo premio del concurso de volteo, cuyo primer puesto recayó en el montillano Jesús Sánchez Jiménez, que quedó segundo en la modalidad de Venencia.







El jurado estuvo formado por el concejal de Promoción Económica, Innovación y Turismo, Manuel Carmona; el gerente del Consejo Regulador, Enrique Garrido; Rafael Delgado, en representación de la Hermandad de la Santa Cena; Salvador Córdoba, presidente de la Peña Flamenca El Lucero; y un representante de las bodegas y cooperativas del marco Montilla-Moriles. Todos ellos destacaron la gran calidad de los participantes y la maestría en el desarrollo de los diferentes oficios tradicionales.

Así, a lo largo de la celebración del concurso, no solo se evaluaron aspectos como la indumentaria y la conjunción en el desarrollo de la participación, la limpieza en el trabajo, la técnica y el manejo o la dificultad de los ejercicios, sino que, en el caso de la categoría Senior y de Volteo, los concursantes demostraron su conocimiento sobre la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, respondiendo a algunas cuestiones planteadas por el jurado.





Junto a la nueva cantera de venenciadores, el Concurso de Oficios Tradicionales también quiso agradecer anoche el trabajo desarrollado por quienes durante décadas han llevado los vinos de Montilla-Moriles a diferentes puntos de España. De esta forma, la organización homenajeó al montillano Rafael Redondo que, desde hace cincuenta años, venencia en grandes citas en Madrid, así como a los hermanos manchegos Ceferino y Juan Pérez Bullido, quienes comenzaran su trayectoria como delegados de las Bodegas Pérez Barquero hasta abrir su propia taberna con vinos de la Denominación de Origen.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE FOTOGRAFÍCO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos