:::: MENU ::::

19 de septiembre de 2016

  • 19.9.16
¿Cuántos casos de corrupción que afectan al partido en el Gobierno, al partido de Mariano Rajoy, al Partido Popular –que tiene a todos sus extesoreros acusados de irregularidades contables, de administrar cajas b, de cobrar comisiones, de financiación ilegal, etcétera– hacen falta? ¿Cuántos casos serán necesarios para que no admitamos ninguno más y exijamos responsabilidades judiciales y políticas a una formación que hace de la corrupción un mecanismo ordinario de funcionamiento y organización?



¿Cuánto hay que esperar para censurar y repudiar al primer y único partido imputado por financiación ilegal en la historia de la democracia de nuestro país? ¿Cuántos casos hacen falta para que decidamos que esto no puede seguir así, para impedir que un partido político con las manos manchadas de corrupción siga chupando de los fondos públicos, ocupando instituciones donde establece relaciones clientelares y toma iniciativas con fines partidistas?

¿Cuánto hay que aguardar para no tolerar que nos tome por tontos y continúe engañándonos sistemáticamente con promesas falsas y endosándonos “ajustes” que sólo favorecen a los poderosos, a los bancos, a los empresarios, a los ricos, a sus correligionarios? ¿Cuántos hacen falta?

¿Cuántos Gürtel, Púnica, Bárcenas, Acuamed, Pokémon, Campeón, Palma Arena, Nóos, Brugal, trajes a Camps, Imelsa, Taula, tarjetas Black... hacen falta para tomar medidas contra quien, con tanto descaro e insistencia, se considera impune para abusar de los españoles, empobrecer a los ciudadanos, saquear las instituciones, colocar a compinches de manera discrecional en puestos de privilegio, actuar de manera sectaria en su forma de gobernar, ofender a la inteligencia de los españoles y dilapidar el prestigio de España en el ámbito internacional? ¿Cuántos casos hacen falta para expulsar del poder a un partido tan carcomido de corrupción?

¿Cuántos Bárcenas, Soria, Granados, Rato, De la Serna, Mato, Matas, Barberá... vamos a aguantar antes de aborrecer a un partido en el que sus miembros conviven y actúan en un ambiente absolutamente minado por la corrupción?

¿Cuántos hay que dejar pasar antes de exigir responsabilidades a un presidente del Gobierno que envía mensajes de apoyo a delincuentes en la cárcel? ¿Cuántos hacen falta para que los ciudadanos perciban el peligro que representa tanta corrupción para la democracia y nuestro sistema de convivencia? ¿Cuántos hacen falta aun?

DANIEL GUERRERO


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos