:::: MENU ::::

22 de agosto de 2016

  • 22.8.16
Las bodegas y cooperativas del marco Montilla-Moriles confían en mantener este año la producción de vino dulce Pedro Ximénez para tratar de satisfacer la demanda de los mercados. Así lo explicó a Montilla Digital el presidente de la cooperativa Nuestra Señora de la Aurora de Montilla, Juan Rafael Portero, que hoy mismo abrirá en uno de los márgenes de la antigua travesía de la carretera nacional N-331 la pasera en la que se extenderán al sol los racimos de uva durante algo más de una semana, con el objetivo de procurar su deshidratación y la concentración de sus azúcares.



“Inicialmente, nuestras previsiones son parecidas a las del año pasado porque prácticamente no quedan existencias de vino dulce, de ahí que nos hayamos planteado hacer una cantidad similar”, explicó el presidente de La Aurora que, en 2015, fue la cooperativa del marco que destinó mayor cantidad de fruto a su pasera, rozando los tres millones de kilos.

“Este año extenderemos entre 2 y 2,5 millones de kilos de uva”, avanzó Juan Rafael Portero, quien justificó esta leve reducción con respecto a la campaña anterior aludiendo al comienzo más tardío de la vendimia en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles. “Hemos reducido un poco las previsiones porque este año abrimos la pasera con 17 días de retraso con respecto al año pasado y no queremos arriesgar”, señaló el presidente de La Aurora.

Y es que la gran enemiga de las paseras es la humedad. Un exceso de agua en el ambiente puede provocar la proliferación de hongos en los frutos y, consecuentemente, la aparición de podredumbre gris, una enfermedad criptogámica que complica el proceso de crianza del vino, haciendo la fermentación más compleja.

Junto con la cooperativa La Aurora –que este año volverá a mantener su colaboración con La Unión, de manera que los socios de ambas entidades pueden aportar uva en cualquiera de ellas–, los principales productores de vino dulce Pedro Ximénez en el marco Montilla-Moriles siguen siendo las Bodegas del Pino de Montalbán, las Bodegas Galán Portero de Montilla, la cooperativa La Purísima de Puente Genil y Bodegas San Acacio de Montemayor que, en campañas anteriores, ha sido la primera en instalar su pasera, dado que los viñedos de sus socios se ubican mayoritariamente en terrenos arenosos, lo que hace que las uvas maduren entre una semana y diez días antes que en el resto de la comarca.

“Hay viñas tradicionales, cultivadas siguiendo el sistema de vaso, que tienen algo menos de producción y cuyos frutos alcanzan antes los 13 grados Baumé que pedimos para poder aportar uva a nuestra pasera”, detalló Juan Rafael Portero, quien recordó que el grueso de la vendimia se desarrollará este año en el mes de septiembre. “Es probable, incluso, que se alargue hasta primeros de octubre, por lo que confiamos en que el tiempo nos acompañe”, manifestó el también vicepresidente del Consejo Regulador.

Más de 10 millones de kilos sobre las paseras el pasado año

La zona Montilla-Moriles destinó el pasado año más de 10 millones de kilos de uva a la elaboración de vino dulce Pedro Ximénez, una cifra que rebasa en un 50 por ciento la cantidad de fruto que se extendió sobre las paseras durante la vendimia anterior y que la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía situó en siete millones de kilos.

El aumento de la demanda de este vino por parte de los mercados nacionales e internacionales ha llevado a las bodegas y cooperativas del marco Montilla-Moriles a incrementar su producción de manera paulatina. “La extraordinaria calidad del vino dulce Pedro Ximénez ha propiciado que haya aumentado la demanda en los últimos años”, resaltó el presidente de La Aurora, que hizo hincapié en que “el marco Montilla-Moriles tiene la suerte de contar con un vino con salida en el mercado y eso ayuda que el precio que reciben los viticultores por su uva sea algo mejor”.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos