:::: MENU ::::

14 de agosto de 2016

  • 14.8.16
El cuerpo de agentes de Medio Ambiente de la Junta en la provincia de Córdoba, actualmente conformado por 83 efectivos, realizó más de 4.500 inspecciones durante el primer semestre del año. El balance de actuaciones, presentado por el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, destaca la multitud de servicios ligados a la protección del medio ambiente llevados a cabo en este periodo.



Por programas, la mayor parte ha correspondido a gestión del medio natural, con 3.433, seguidas por espacios naturales y uso público, con 696, 265 en vías pecuarias, corredores y puertas verdes, 110 en prevención y calidad ambiental y 2 en aguas.

Las actuaciones realizadas corresponden al Plan de Inspección y Control Medioambiental, destacando las concernientes a la geodiversidad y biodiversidad, caza y pesca, gestión y aprovechamientos forestales, espacios naturales y uso público, así como vías pecuarias.

El delegado informó, asimismo, de la renovación de cuatro vehículos que utilizan los agentes de Medio Ambiente, correspondientes a un todoterreno pick-up de doble cabina y tres vehículos todocaminos 4 x 4. "Con la adquisición de estos nuevos vehículos, se pretende que los agentes de Medio Ambiente puedan prestar un servicio más eficaz y seguro", apostilló.

Se trata de una renovación parcial de la flota de vehículos, mejorando las prestaciones de los vehículos anteriores, con funcionalidades que aumentan la versatilidad de los mismos, como señales de alarma, identificación corporativa, sistema de recirculación de aire y de aire acondicionado. "Una herramienta fundamental para el transporte de fauna silvestre con destino a los centros de recuperaciones de especies amenazadas”, señaló Algar.

El responsable de Medio Ambiente destacó que con estas intervenciones se pretende alcanzar un elevado nivel de protección del medio ambiente mediante la protección y seguimiento de la flora y fauna silvestre, la conservación y seguimiento de las especies de caza y pesca continental, y en el fomento de su aprovechamiento sostenible; así como velar por el buen estado y uso de las instalaciones y equipamientos, el control de ocupaciones en vías pecuarias y la vigilancia y conservación de las mismas.

Asimismo, apuntó Algar, se impulsan las actuaciones de vigilancia, control e información que fomenten la práctica ordenada de actividades de uso público y de turismo de naturaleza, asegurando el buen estado de las instalaciones y servicios que se desarrollen en el medio natural.

Servicio Público de Protección Medioambiental

En cuanto a las intervenciones ligadas a la extinción e investigación de las causas de los incendios forestales, durante el primer semestre de 2016, se registraron en el Centro Operativo Provincial un total de 13 siniestros entre conatos e incendios forestales. A lo largo del mes de julio se sumaron 22 siniestros más, y uno en agosto. En total fueron 7 incendios (superficie mayor a 1 hectárea), 25 conatos, y 4 siniestros en terreno no forestal.

El más relevante fue el del Paraje Natural de Cordobilla, en Aguilar de la Frontera, con 18 hectáreas forestales y dos agrícolas, aunque el que afectó a mayor superficie fue el de Belalcázar, con 43 hectáreas forestales y 124 agrícolas quemadas a causa de un rayo. Y de estos 36 siniestros, ocho se han producido en el término municipal de Córdoba capital.

La Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIIF) –compuesta por 10 agentes de Medio Ambiente en la provincia de Córdoba– ha investigado la totalidad de los siniestros ocurridos en terreno forestal.

De este modo, del total de siniestros registrados en lo que va de año, se ha determinado que 4 se han producido en terreno agrícola o urbano, 4 han sido intencionados, 4 han sido por negligencias, 2 por accidentales derivados del tráfico, 1 por causas naturales por un rayo, 2 se desconocen las causas y 18 todavía se encuentran en fase de investigación.

Aparte de las causas naturales, Francisco de Paula Algar señaló que el 62 por ciento de los incendios están producidos por la intervención humana, por lo que hizo un llamamiento para extremar la prudencia, sobre todo en estos meses de máximo riesgo.

Además, los agentes de Medio Ambiente en este periodo de tiempo realizaron 245 recogidas de especies de fauna silvestre, principalmente aves, que fueron trasladadas al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de los Villares. De los 245 ejemplares, fueron 229 ingresados vivos y 16 muertos. De los animales ingresados vivos, 55 de ellos se han recuperado totalmente y 90 se encuentran en fase de recuperación.

El delegado destacó la importancia de la colaboración ciudadana, ya que la gran mayoría de las detecciones de estas especies que se encontraban heridas o desnutridas han sido rescatadas gracias a las llamadas de la ciudadanía al teléfono de recogidas (902 484 802) o a través del 112.

Respecto a las actuaciones ligadas a la lucha contra el uso de cebos envenenados y artes ilegales de caza, la Brigada de Investigación de Venenos (BIVE), en lo que va de año, ha realizado 26 inspecciones, de las cuales 14 han sido preventivas y 12 urgentes, en las cuales se han levantado un total de 12 cebos o cadáveres presuntamente envenenados, los cuales han sido enviados al Centro de Análisis y Diagnóstico (CAD) de Málaga, perteneciente a la Junta de Andalucía.

Algar destacó la importante labor que realizan los agentes de Medio Ambiente en el ejercicio de sus funciones, y resaltó que gracias a su distribución por toda la provincia, los agentes tienen un "contacto directo y diario con los ciudadanos, a los cuales atienden, informan y asesoran para el cumplimiento de la normativa vigente y para fomentar las buenas prácticas en la conservación del medio natural".

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos