:::: MENU ::::

13 de julio de 2016

  • 13.7.16
Manuel Raigón Barranco, presidente de la Casa de Montilla en Córdoba, fue el encargado de abrir anoche las fiestas grandes de la ciudad con unas emotivas palabras dedicadas al patrón, San Francisco Solano y a quienes, como él, tuvieron que abandonar su localidad natal para forjarse una nueva vida. Durante su alocución, que arrancó pasadas las 22.00 de la noche en el Paseo de Las Mercedes, Raigón Barranco no quiso olvidar los orígenes y motivos que llevaron a El Santo a ser reconocido mundialmente y, por supuesto, a ser patrón de su ciudad natal.







El encargado de presentar al pregonero no fue otro que su antecesor, el periodista montillano Francisco Solano Márquez Cruz, amigo y compañero de Manuel Raigón, con en el que compartió micrófonos en Radio Popular de Montilla, así como su actual "exilio cercano" en la capital cordobesa, donde ambos residen.

El que fuera director de La Voz de Córdoba, uno de los socios más activos de la Casa de Montilla en Córdoba, se refirió a ese "cordón umbilical y sentimental" que comparten todos los vecinos de la ciudad que, por una u otra razón, se vieron en la tesitura de abandonarla pero que, sin embargo, mantienen bien presente en su memoria.

Evocando sus recuerdos de infancia y sus primeras ferias en el Paseo de Cervantes, Manuel Raigón defendió la "importancia" de las fiestas de Montilla para quienes viven lejos de su pueblo, dado que el ferial –que hasta 1989 se emplazó en el Paseo de Abajo– se convierte en "un espacio para el encuentro, para la amistad, para el rejuvenecimiento, para la nostalgia, y sobre todo para las ilusiones".

"El cambio de emplazamiento de la feria a la Avenida de las Camachas en 1990 fue, a mi criterio, un punto de partida para engrandecer y magnificar nuestra Feria de El Santo", señalaba el pregonero sobre el escenario del Paseo de Las Mercedes, entre decenas de caras conocidas, muchas de ellas de socios de la Casa de Montilla de Córdoba, un colectivo que preside desde hace seis años Manuel Raigón, tras contribuir a su fundación.

Vecino de la calle La Feria, Raigón no quiso evitar sus recuerdos de niñez en aquellas fiestas que se celebraban junto a su casa paterna del Juego Pelotas, desde donde distinguía los peculiares eslóganes de los vendedores ambulantes, "pregonando y gritando con alegría y mucho arte todos ellos sus mercancías y sus oficios".

De esta forma, el presidente de la Casa de Montilla en Córdoba evocó a Luis, pregonando sus molletes calientes y sus hojaldres; al de los polos y los helados; al de la cal viva; al afilador; o a los cabreros, que también gritaban “¡Leche barata, mujeres!”. Igualmente, hizo memoria del Tío de las Piñas, con su borriquillo y con su característico pregón: “¡Niños y niñas, llorad por piñas; tiraos al suelo para que vuestras madres os den dinero. Niños y niñas, llorad bastante que el tío de las piñas se va esta tarde!”.







"Durante todos mis años en los medios de comunicación, primero en Radio Popular de Montilla, posteriormente en Radio Popular de Córdoba y COPE Córdoba, siempre ha sido mi intención dar a conocer en la medida de mis posibilidades nuestra tierra y sus primores", reconocía el pregonero que, curiosamente, fue el primer montillano en contraer matrimonio en la iglesia-santuario de María Auxiliadora.

Un objetivo compartido, como recordó, con el patrón de Montilla, quien llevó "el nombre de nuestro pueblo a confines jamás soñados", además de escribir "con su vida una de las páginas de oro más brillantes de la evangelización de América".

Por ello, Manuel Raigón, pese al miedo inicial de protagonizar el pregón de la Feria de El Santo "por la enorme responsabilidad que conlleva", no dudó en dedicar sus palabras al patrono de la ciudad, "por su gran hazaña espiritual y humana" que le llevó a ser, además del patrón de Montilla, de más de 250 ciudades en América.

Tras el acto del pregón, que se cerró con el tradicional brindis y que fue conducido por la joven montillana Irene María Blanca Cruz, el Paseo de Las Mercedes se inundó con unas originales coplas de El Santo de la mano de Mariví y Curro, minutos antes de que diera comienzo el pasacalles inaugural de Feria desde el Centro Cultural "Alcalde Antonio Carpio" hasta la avenida de Las Camachas, donde se inauguró el alumbrado extraordinario cuya portada reproduce los antiguos arcos de la Puerta de Aguilar.

I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO
REPORTAJE GRÁFICO: I. TÉLLEZ


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos