:::: MENU ::::

23 de julio de 2016

  • 23.7.16
Los cerca de 200 expedicionarios de toda Iberoamérica que forman parte de la Ruta Quetzal BBVA vivieron ayer uno de los momentos culminantes de esta edición: la visita a la Casa del Inca Garcilaso, el lugar en el que residió durante treinta años uno de los protagonistas de este viaje iniciático declarado “de Interés Universal” por la UNESCO.





La colorida comitiva, formada por 180 jóvenes de España, Portugal y toda Iberoamérica, junto a periodistas, monitores y personal de organización, llegó en torno a las 11.00 de la mañana al Paseo de Cervantes, donde los aguardaba una representación municipal con el alcalde, Rafael Llamas, y la primera teniente de alcalde, Conchi Espejo, a la cabeza.

Tras instalar el campamento en el interior del castillo de El Gran Capitán, donde pernoctaron, los expedicionarios se dividieron en cuatro grupos para, de la mano de Virginia Torres Ramírez, Juan Casado Alcaide, Rafael Salido Sánchez y Antonio Luis Jiménez Barranco, visitar la Casa del Inca, el convento de Santa Clara, la Basílica de San Juan de Ávila y la Casa de las Aguas, donde la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque organizó una exposición extraordinaria centrada en las figuras del Inca Garcilaso y de Miguel de Cervantes.

Pasadas las 14.00 de la tarde, los expedicionarios se dieron cita en el Salón Municipal San Juan de Dios, donde tuvo lugar la recepción oficial de la Corporación Municipal a la Ruta Quetzal BBVA, veinticuatro años después de su primera y única visita a Montilla. "Fue en 1992 cuando el programa, que entonces se denominaba Aventura’92, recaló en esta ciudad con Miguel de la Quadra-Salcedo, al frente", recordó Rafael Llamas, quien hizó hincapié en que la localidad es una de las capitales del mestizaje.

"Aquí han visto la luz o han vivido figuras de la talla del Inca Garcilaso, San Juan de Ávila, El Gran Capitán, Miguel de Cervantes o San Francisco Solano, patrón de ésta, su ciudad natal, pero también de otras tan importantes como Lima, Potosí, Cartagena de Indias, Santiago de Chile o La Habana", recalcó el alcalde ante los expedicionarios.





Tras la recepción oficial en el Salón San Juan de Dios, los ruteros se dirigieron caminando hasta las instalaciones de Alvear, la bodega más antigua de Andalucía, donde el Ayuntamiento, en colaboración con la propia firma vinícola, Supermercados Contreras Covirán, Frutas Romero y la Centuria Romana Munda, ofrecieron un almuerzo.

Posteriormente, los expedicionarios disfrutaron de un baño en las piscinas del Polideportivo Municipal para, a las 19.00 de la tarde, regresar al castillo de El Gran Capitán, donde tuvo lugar una de las actividades más aplaudidas y valoradas de la jornada: una magnífica conferencia del escritor peruano Fernando Iwasaki, columnista del diario ABC y director de la Fundación Cristina Heeren de Arte Flamenco, quien profundió en la vida y en la obra del autor de Los Comentarios Reales.

El intenso programa de la Ruta Quetzal BBVA en Montilla concluyó con una visita a la Parroquia de Santiago Apóstol, donde se conserva el Santo Cristo de Zacatecas, uno de los mejores exponentes del patrimonio colonial que llevaron los españoles a las Indias. Tras las palabras de bienvenida del párroco, José Félix García, y un breve recorrido por la vinculación que el templo mantiene con América, a cargo de Antonio Luis Jiménez, tuvo lugar un concierto del Aula de Música de la expedición, dirigida por Borja Juan Morera.

Capataces de honor de los vinos de Montilla

Tal y como avanzó ayer Montilla Digital, los expedicionarios de la Ruta Quetzal serán los nuevos capataces de honor de los vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, tal y como anunció el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, durante la recepción oficial que la Corporación Municipal les ofreció en el Salón Municipal San Juan de Dios.

"Los vinos de Montilla-Moriles forjan lazos de amistad igual que lo hace la Ruta Quetzal, por eso queremos reconocer con este nombramiento a este viaje iniciático que ha inoculado el amor por el Nuevo Continente a más de diez mil jóvenes de sesenta nacionalidades, auténticos embajadores de la interculturalidad y del mestizaje", manifestó el alcalde.





De este modo, este programa auspiciado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, que combina la educación en valores, con el intercambio cultural, la formación en emprendimiento social y la aventura, se erigirá a lo largo de todo un año en defensor de los vinos de la zona Montilla-Moriles, a partir del acto que tendrá lugar el próximo sábado 3 de septiembre en el mismo castillo donde los expedicionarios pernoctaron ayer tras su intensa visita a la ciudad.

"La industria vitivinícola sigue teniendo una importancia capital para los vecinos de esta comarca, dado que existe una dependencia cultural que vincula esta zona con la producción de sus vinos generosos", continuó Rafael Llamas, quien reconoció que ha sido "precisamente esa importancia que le concedemos a nuestros vinos" la que ha llevado al Consistorio a querer distinguir a la Ruta Quetzal con el máximo reconocimiento que se otorga durante la Fiesta de la Vendimia.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos