:::: MENU ::::

25 de julio de 2016

  • 25.7.16
El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Francisco de Paula Algar, fue el encargado de presentar el balance de inspecciones y actuaciones de control llevados a cabo por la Brigada de Investigación de Venenos en la provincia de Córdoba desde que fue creada en marzo de 2014.



La Brigada de Investigación de Venenos (BIVE), dependiente de la Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, está integrada por una decena de agentes de Medio Ambiente distribuidos por toda la provincia de Córdoba, especializados en la lucha contra el veneno en el medio natural. Además, la Brigada también cuenta con una Unidad Canina Especializada en la detección de tóxicos en cebos y cadáveres de animales integrada por cuatro perros.

Según informó el delegado, las actuaciones de la Brigada se realizan a través de un protocolo de actuación concreto, y pueden ser de carácter preventivo que consiste en inspecciones programadas, sujetas a un calendario establecido, que tendrían por objeto la localización de posibles cebos o cadáveres de animales envenenados. Estas actuaciones estarían especialmente orientadas a zonas de riesgo y, por lo general, se realizan con el apoyo de la Unidad Canina Especializada.

Por lo que respecta a las actuaciones de carácter urgente, que se producen en casos de alerta por aparición de cebos o cadáveres de animales presuntamente envenenados, se realiza una ejecución de inspecciones orientadas a la intervención en casos de alerta. De confirmarse la presencia de posibles cebos envenenados intervendría como apoyo la Unidad Canina Especializada.

En ambos casos, los Agentes junto con la Unidad Canina Especializada, son convocados en algún lugar visible del pueblo en cuyo término municipal se vaya a realizar la inspección, con el objetivo claramente disuasorio de que se conozca que se realizan estas inspecciones. A continuación, se dirigen a la finca que se vaya a inspeccionar, avisando al titular en el mismo momento de proceder a la inspección. En estas inspecciones se suele recorrer gran parte de la finca acompañados por los perros y se inspeccionan naves y vehículos en busca de sustancias de uso prohibido.

Entre las funciones en la erradicación del uso de venenos, el delegado destaca que los Agentes de Medio Ambiente realizan inspecciones en coordinación con el Seprona e investigación policial, levantan muestras biológicas y de indicios de delito, elaboran informes técnicos, complementarios y diligencias para su incorporación en los expedientes administrativos y atestados. Además, inspeccionan el Libro Oficial de Movimientos de productos tóxicos en los establecimientos autorizados y realizan inspecciones de control de los diferentes medios prohibidos de caza en el medio natural.

El delegado subrayó que siendo un delito el uso del veneno, los Agentes de Medio Ambiente poseen la condición de Policía Judicial Genérica, tal y como establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por tanto sus inspecciones técnico-oculares, recogida de muestras, entre otras, tienen validez en un proceso judicial.

Especies amenazadas por el uso del veneno

El elenco de especies afectadas por el uso del veneno es muy amplio ya que al tratarse de un método nada selectivo, afecta a cualquier especie que ingiera el cebo. Especialmente sensibles son las especies necrófagas, como el buitre negro o el alimoche, tanto por la ingestión directa de los cebos como por la de los cadáveres de otros animales envenenados, ya que el carácter residual de estas sustancias hace que siga activo en los organismos sobre los que incide.

Para Algar, “el uso del veneno supone no sólo una grave amenaza para las especies silvestres y sus ecosistemas, sino también puede suponer un alto riesgo para la salud pública, ya que hay que considerar la cercanía de núcleos de población a los lugares donde en ocasiones han sido hallados cebos envenenados”.

Todos los cebos y cadáveres de animales presuntamente envenenados son remitidos al Centro de Análisis y Diagnóstico (CAD) de Málaga, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía que ha convertido la lucha contra el veneno en una de sus prioridades.

En base a los resultados de las muestras analizadas por el CAD, se determina que la principal sustancia en los casos de envenenamiento es el Aldicarb seguido del Carbofurano, ambos compuestos han sido retirados del mercado, señaló el delegado.

“El uso y la tenencia de estas sustancias pueden ser constitutivos de delito, por lo que es importante informar a la ciudadanía que posea todavía algunos de estos productos u otros cuyo uso ya no esté permitido, para que se dirija a las autoridades correspondientes y así poder realizar su oportuna entrega”, afirmó Algar.

El responsable de Medio Ambiente animó a la ciudadanía a poner en conocimiento a los Agentes de Medio Ambiente cualquier indicio de uso de venenos y resaltó la labor fundamental de concienciación a la ciudadanía que realizan los agentes sobre las actuaciones en el medio natural.

El total de inspecciones realizadas por la Brigada desde su creación en 2014 ascienden a 91, 42 de ellas preventivas y 49 urgentes. En lo que va de 2016, se han realizado 25 inspecciones, de las que 13 han sido preventivas y 12 urgentes.

Durante los años 2014 y 2015 y según los datos obtenidos en este periodo, se constata que de 66 inspecciones realizadas, en 17 casos se determinó la presencia de cebos o cadáveres de animales envenenados de un total de 37 localizados. Es decir, un 25,75 por ciento de las inspecciones de la BIVE dieron como resultado la localización de cebos o cadáveres de animales envenenados.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos