:::: MENU ::::

20 de junio de 2016

  • 20.6.16
Manuel Algaba, un montillano que sufre una discapacidad por enfermedad, denuncia la falta de representación y defensa de los derechos de los trabajadores en el Grupo Sifu, actual concesionario del servicio de limpieza de los colegios públicos de Montilla. Algaba, que venía desarrollando desde hacía tres años su trabajo para dicha empresa, fue despedido el pasado mes de octubre "sin poder haber aclarado los hechos por los que me han dejado sin trabajo".



Según ha explicado a Montilla Digital el propio afectado, los hechos se remontan al pasado septiembre cuando, tras unos meses trabajando como jardinero, regresó a su puesto habitual como limpiador. En los primeros días desde que empezara el curso escolar, una discusión con un compañero sobre la distribución del trabajo –y que, según Algaba, "casi llegó a agresión"– generó un "encontronazo" con la supervisora local que, a juicio del extrabajador, desencadenó el despido.

"Fue el compañero quien intentó agredirme con una silla. Sin embargo, tras este incidente nos reincorporamos ambos a nuestro puesto de trabajo, aunque el compañero en otro centro, tras aclararlo con el gerente de la empresa en Córdoba", recuerda Algaba.

Con todo, no fue hasta dos semanas más tarde cuando la delegación de Sifu en Córdoba le citó para presentarle la carta de despido sin que "en ningún momento se me diera la oportunidad de dar mi versión sobre los hechos", según refiere el propio afectado.

"Al llegar a Córdoba me plantaron la carta de despido sin permitirme explicar cómo había ocurrido esa discusión y, simplemente, me comunicaron que estaba en la calle", relata el extrabajador, quien reconoce que aunque aquel capítulo con el compañero pudo ser un "motivo justificado" para rescindir su contrato, la empresa no actuó de la misma forma con el otro compañero implicado.

Con la carta de despido entre sus manos, la cual se negó a firmar, Manuel Algaba viene reclamando una reunión tanto con la delegación provincial de Sifu como con la sede central de la empresa, "sin que nadie haya dado una respuesta hasta el momento", según lamenta el propio extrabajador de la firma, que cuenta con más de 4.000 trabajadores en todo el territorio nacional.

"No soy el primer trabajador al que echan por tener una relación tensa con la supervisora y, a pesar de las quejas, no hemos conseguido que nadie nos escuche", subraya Algaba, quien ha denunciado la falta de un delegado que defienda los derechos de los trabajadores de Sifu ante el Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Montilla y ante las organizaciones sindicales, sin que por el momento haya obtenido respuesta alguna.



"Es injusto que a los trabajadores se nos eche sin más explicación que la versión de la supervisora, sin dar oportunidad ni siquiera a conocer nuestra versión, y que el trabajador se vea desamparado", puntualiza Algaba, quien lamenta que pese a ser conocidos estos episodios, el Ayuntamiento de Montilla haya renovado la concesión del servicio de limpieza de los centros educativos durante cuatro años más.

Mientras tanto, desde Sifu aseguran que el despido de Manuel Algaba se produjo tras conocerse el "episodio violento" con otro trabajador y que, según la versión de la empresa, "venía a sumarse a sanciones anteriores por situaciones similares".

Asimismo, desde la empresa concesionaria del servicio de limpieza señalan que el extrabajador fue atendido tanto en la reunión en la que se le comunicó el despido, como posteriormente. "Existe una supervisora en Montilla y no ha habido ninguna queja hasta el momento, por eso hemos renovado recientemente el servicio con el Ayuntamiento de Montilla", sostiene la entidad, en declaraciones a este periódico.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos