:::: MENU ::::

2 de junio de 2016

  • 2.6.16
El Ayuntamiento de Montilla acogió en la tarde de ayer la presentación de la Guía de Buenas Prácticas en Prevención de Riesgos Laborales en el Sector Agrícola, una iniciativa impulsada por la Delegación de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía, junto con Asaja-Córdoba, UGT y CCOO, cuyo objetivo es reducir la siniestralidad laboral entre los trabajadores del campo.



El acuerdo alcanzado en la última Comisión Provincial de Riesgos Laborales se ha plasmado en un tríptico informativo donde se recogen las principales causas de accidentes en el agro, así como normas generales de seguridad, obligaciones que son necesarias cumplir o elementos de protección básicos, entre otras cuestiones.

"El objetivo de esta campaña no es otro que el de bajar la siniestralidad laboral en la provincia, gracias a esta guía, de carácter eminentemente práctico, en la que se analizan siniestros reales que se han registrado en el campo andaluz y se señalan las medidas que deberían haberse llevado a cabo para evitarlos", señaló la directora del Centro de Prevención de Riesgos Laborales, Rosa Montero.

Esta nueva campaña, que se suma a iniciativas similares llevadas a cabo con anterioridad en la provincia en sectores como la construcción, se centra especialmente en las medidas de seguridad que deben adoptarse para el uso de maquinaria y material agrícola, ante el aumento de accidentes que se vienen registrando en la provincia desde hace varios años.



"Es necesario poner en marcha mecanismos para reducir la sinistralidad, que el pasado año se incrementó en la provincia en un 300 por ciento en casos de accidentes mortales con respecto a 2014, con cuatro víctimas", defendió secretario de Salud Laboral de CCOO de Córdoba, Carlos Núñez, quien hizo hincapié en que "en el primer trimestre de este año, los siniestros han aumentado un 21 por ciento, con más de 500 casos con baja laboral".

Por ello, los sindicatos mostraron su satisfacción por una guía que "da un paso más en la necesidad de formar e informar" en prevención de riesgos laborales y que, además, se convierte en la primera iniciativa de este tipo que se centra específicamente en el sector agrario andaluz.

"Estamos satisfechos con este libro porque es una medida necesaria para atajar la siniestralidad. Para ello, es necesaria la formación  y la información, pero también la inversión pública y una mayor contundencia en las sanciones a las empresas que incumplan con las medidas de prevención", reclamó, por su parte, el responsable de Salud Laboral de UGT Córdoba, Jaime Sarmiento.



En este sentido, desde los sindicatos lamentaron ayer que la crisis económica y la reforma laboral hayan influido "de manera negativa y de forma notoria" en un aumento de la siniestralidad. "La formación debe llevarla a cabo el empresario, pero el problema es que para ello son necesarias acometer inversiones", recordó Núñez.

Asimismo, el presidente de la Sectorial de Prevención de Riesgos Laborales de Asaja-Córdoba, Rafael Posadillo, reconoció que la siniestralidad laboral en el sector agrario "es muy elevada" y, por ello, "urge tomar medidas adecuadas". Posadillo señaló la necesidad de dar a conocer las obligaciones que, en materia de prevención de riesgos laborales, tiene el empresario, si bien recalcó que "la formación del trabajador es fundamental".

A juicio del representante sindical, la incorporación a la actividad agrícola de trabajadores procedentes de otros sectores también ha favorecido el aumento de accidentes porque, en su opinión, "no han sido formados para los riesgos que implican los aspectos propios de la agricultura".

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos