:::: MENU ::::

21 de junio de 2016

  • 21.6.16
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha avanzado que el Gobierno andaluz va a mejorar el Impuesto de Sucesiones en la comunidad, aumentando el mínimo exento de 175.000 a 250.000 euros y protegiendo las explotaciones agrarias, que quedarán exentas en un 99 por ciento de los casos, y corrigiendo el "error de salto", además de incorporar nuevas bonificaciones.



Susana Díaz ha señalado que, con esta mejora en Sucesiones, alcanza ya a cumplir su "palabra con los andaluces en los tres compromisos que adopté en materia de impuestos", tras la bajada de dos puntos en el tramo autonómico del IRPF y la devolución del denominado "céntimo sanitario" a los transportistas. De este modo, con la modificación prevista por la Junta, según ha apuntado la presidenta andaluza, se materializa el "compromiso de investidura de corregir el error de salto y dar oxígeno a trabajadores y clases medias".

En concreto, el Gobierno andaluz subirá el mínimo exento en Sucesiones de 175.000 a 250.000 euros, "lo que significa que, en el caso de un padre con tres hijos, cada uno de ellos tiene exento hasta 250.000 euros", ha detallado Díaz, que ha añadido que además la reforma del Impuesto corrige el denominado "error de salto para que, por encima de esa cantidad, no se produzca un desfase".

Asimismo, la medida anunciada protegerá las explotaciones agrarias andaluzas, garantizando la continuidad de su actividad, ya que "prácticamente el 99 por ciento de ellas quedará exento" del pago de este tributo. Susana Díaz ha mostrado su satisfacción por cumplir su "palabra de dar oxígeno y aire a los trabajadores y las clases medias", de forma que, sumando estas tres rebajas fiscales, "quienes más han soportado la crisis económica en Andalucía recuperan derechos y parte de ese esfuerzo", ayudando además "a estimular la actividad económica y el consumo".

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL



DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos