:::: MENU ::::

27 de junio de 2016

  • 27.6.16
La puesta en funcionamiento de la segunda fase del colector norte está permitiendo abastecer de agua más de 600 hectáreas cultivadas de olivar y viñedo de regadío. El Ayuntamiento de Montilla vio culminado a principios del pasado mes de mayo uno de los proyectos más esperados en la localidad: la entrada en servicio de una infraestructura hidráulica presupuestada en cerca de 1,5 millones de euros y cuya ejecución se llevó a cabo en cuatro fases, a partir del año 2009, a instancias de la Agencia Andaluza del Agua.



De esta forma, desde primeros de mayo, la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) gestiona ya los más de 700 metros cúbicos de agua que circulan por la nueva canalización y que, hasta entonces, se vertían sin posibilidad de reutilización.

“Esto permite incrementar el agua que se entrega a la Comunidad de Regantes de Tintín, con lo que además de atender una petición que llevaban tiempo realizando, procuramos un beneficio directo al medio ambiente y a un sector tan importante como el de la agricultura”, resaltó la teniente de alcalde de Servicios, Obras Públicas, Medio Ambiente y Agricultura, Raquel Casado.

En similares términos se manifestó el presidente de la Comunidad de Regantes de Tintín, Pedro Padillo, quien mostró su satisfacción por la conclusión del proyecto de construcción de la segunda fase del colector norte, que se ha centrado en la ejecución de 1.700 metros de canalizaciones que cuentan con un diámetro de 600 milímetros y con una estación de bombeo auxiliar en las inmediaciones de la finca de La Alcubilla. De igual modo, el nuevo tramo del colector norte dispone de tres bombas hidráulicas, capaces de impulsar un caudal de 300 metros cúbicos a la hora cada una de ellas.



En declaraciones a SER Andalucía Centro, Pedro Padillo reconoció que desde que los agricultores que conforman la Comunidad de Regantes de Tintín comenzaron a hacer uso del agua depurada en la EDAR de Montilla hace cinco años, el impacto en los cultivos de olivar y viñedo ha sido muy positivo.

“En el caso del olivar, el árbol adquiere más masa vegetativa, copas más grandes, así como más cantidad de fruto y de más calidad”, explicó Padillo, que hizo hincapié en que “en los años de máxima carga del olivo, la producción aumenta con respecto al olivar de secano en torno a un 70 por ciento”, toda vez que en años en los que el olivo ve mermada su producción, “la diferencia entre el riego y el secano es más del doble”.



Pero los beneficios también son notables en los viñedos, ya que el aporte hídrico procedente de la depuradora permite estabilizar las producciones y consolidar el fruto. Con todo, Pedro Padillo hizo hincapié en que el riego con aguas residuales depuradas exige un “continuo tratamiento y control” para evitar que proliferen “algas o microorganismos que puedan dañar las tuberías”.

Los técnicos redactores del proyecto dividieron la actuación en cuatro tramos. El último de ellos, con una longitud de casi un kilómetro, discurre en su primera parte paralelo a la Vereda de Duermas para, más adelante, desviarse hasta la línea de ferrocarril Córdoba-Málaga y, finalmente, conectar con el pozo de entrada de la EDAR de Montilla, que entró en funcionamiento en septiembre del año 2007.

“Tras muchos años de obras de construcción y de las recientes actuaciones para adecuar la entrada a la depuradora, podemos decir que todas las aguas residuales del casco urbano de Montilla están siendo ya depuradas”, recalcó, Raquel Casado, quien señaló que, en estos momentos, las únicas viviendas que vierten sus aguas residuales a cauces naturales o públicos son las que se encuentran diseminadas por el término municipal.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: J.P. BELLIDO / JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos